Club de Vaqueras apasionadas

Un foro paracompartir nuestra pasion por los vaqueros
 
ÍndiceÍndice  PortalPortal  CalendarioCalendario  FAQFAQ  BuscarBuscar  MiembrosMiembros  Grupos de UsuariosGrupos de Usuarios  RegistrarseRegistrarse  ConectarseConectarse  
Últimos temas
» ask.fm/queyotequiero
Jue Sep 05, 2013 3:58 am por queyotequiero

» ask.fm/queyotequiero
Jue Sep 05, 2013 3:57 am por queyotequiero

» por fin!!!
Jue Sep 05, 2013 3:53 am por queyotequiero

» Matrimonios de conveniencia
Mar Oct 09, 2012 9:10 pm por Viridiana

» el 2º de blake donovan
Mar Oct 09, 2012 9:08 pm por Viridiana

» Un poco tarde .... pero seguroooo
Miér Sep 07, 2011 12:17 am por AliciaLR

» Linda Warren
Miér Sep 07, 2011 12:03 am por AliciaLR

» Hola a todas
Vie Ago 12, 2011 8:08 pm por Oriana

» presentandome
Dom Mayo 08, 2011 7:43 pm por lunalunaluna

Mensajitos
Navegación
 Portal
 Índice
 Miembros
 Perfil
 FAQ
 Buscar
Buscar
 
 

Resultados por:
 
Rechercher Búsqueda avanzada
Temas similares
Foro
Compañeros
Crear foro

BINGO | Website counter | ONLINE CASINO | best casino bonuses | Virgin Casino

Comparte | 
 

 Implacable Bobbi Smith

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo 
AutorMensaje
Rosalinda
Admin
avatar

Mensajes : 37
Fecha de inscripción : 14/03/2011

MensajeTema: Implacable Bobbi Smith    Lun Mar 14, 2011 12:56 am

Implacable Bobbi Smith Argumento

Chicas aqui les dejo los capitulos de la novela k actualmente estoy corrijiendo, gracia por vuestra paciencia.




A finales de 1860 en Texas, Grand Spencer de quince años, pierde a su amado padre Dan el sheriff de Bluff quien fue baleado por un borracho en el cumplimiento de su deber. Cuando enterró a su padre, Grant se comprometió a perseguir sin descanso fuera de la ley. De este modo se une a los Rangers de Texas en cuanto pueda.
Su viaje de casería conoce a una joven que le hace despertar emociones que él no quiere vivir salvo su sed de venganza ahora el destino dio un giro donde ambos vivirán aventuras, romance acción y peligros


Bobbi Smith

LIBROS DE OCIO CIUDAD DE NUEVA YORK
¡Deténgase ahora mismo!
Él había ordenado. Jackson y sus hombres tenían la emboscada muy organizada. Sabían exactamente lo que estaban haciendo. Usted tiene un disparo en la cabeza. Tienes suerte de estar aún con vida, sI NO FUERA ASESINADO A TIROS
— No lo creo—.En su corazón, Dusty sentía como si una parte de ella ya había muerto. Sólo el odio de conducción para Jackson y sus hombres le dio la fuerza interior que necesitaba para seguir adelante. —¡Mi padre nunca debió haber sido asesinado! Él y Matt eran hombres buenos. Nunca habían hecho daño a nadie. Esos bandidos asesinaron a los dos y para qué? Por dinero Jackson y sus hombres piensan que el dinero es más importante que la vida de las personas?.
—Hay gente mala en este mundo. Es por eso que se convirtió en un Ranger. Quiero dejar que muchos de ellos como puedo, y yo voy a dejar de Jackson y su pronto los hombres de verdad.
—Y yo te voy a ayudar—. dijo ella con fiereza.
—No, no lo harás—. afirmó.
Ella le miró y le dijo: —Pero he oído a Jackson y sus hombres hablar, y sé a dónde van."
—¿Dónde?.
—No voy a decírtelo a menos que acepte que me llevar con Usted.—Ella se mostró desafiante ya que se encontró con su mirada desafiante.

Este libro está dedicado a mi primera nieta!
La perfecta Marie Willow!
Tabla de contenido
affraid


Última edición por Rosalinda el Lun Mar 14, 2011 1:30 am, editado 1 vez
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Rosalinda
Admin
avatar

Mensajes : 37
Fecha de inscripción : 14/03/2011

MensajeTema: Implacable Bobbi Smith Prólogo    Lun Mar 14, 2011 1:09 am

Implacable Bobbi Smith Prólogo
Gran Bluff, Texas
Finales de 1860
Era una de las últimas noches calurosas del verano. Grant Spencer de Quince años estaba con su padre, el sheriff del Gran Bluff, cuando uno de los hombres de la ciudad entro corriendo a la oficina.
—¡Sheriff Spencer! ¡Tienes que bajar al salón! Ellos necesitan tu ayuda. Hay serios problemas—.le advirtió Will Collins.
—¿Qué es lo que sucede?—.Dan Spencer vio la desesperación de Will y de inmediato se puso de pie y rodeó su escritorio. Era sábado por la noche en un fin de semana del día de pago, por lo que había estado esperando un alboroto. No era raro que los peones locales llegaran al pueblo y consiguieran divertirse un poco salvaje, pero Will sonaba como si el problema no fuera solo de simples vaqueros borrachos.
—Es Reynolds. Está borracho y ha amenazado con disparar todo el lugar!.
Dan estaba preocupado cuando comenzó a salir de la oficina. Al Reynolds era un alborotador real cuando estaba sobrio, y sólo se agravaba cuando estaba bebiendo.
—Quédate aquí—Dan se detuvo el tiempo suficiente para decirle a su hijo.
—Pero yo te puedo ayudar—.se ofreció Grant.
Dan entiende el deseo del muchacho de ir adelante, pero también sabía lo peligroso que puede ser el salón y quería que Grant estuviera seguro.
—Esta noche no. Quédate aquí en la oficina—.Era una orden.
Hubo momentos en los que llevo a Grant a lo largo de sus rondas, pero si Reynolds estaba tan borracho y tan peligroso como Will decía, el salón no era un lugar seguro para su hijo.
Dan salió de la oficina con Will Collins, detrás de él.
El Joven Grant se sentía incómodo cuando ellos se fueron. ¿No era el más valiente de los hombres, y Grant sabía que iba a ser de poca ayuda a su padre si la pelea se complicaba. Estaba preocupado por su padre de que enfrentara solo al borracho Al Reynolds. No es que su padre no pudiera manejarlo.
Claro que podía. Su padre era un hombre, un buen agente de la ley, y que había mantenido a Grand Bluff de manera pacífica desde hace mucho tiempo hasta ahora. Pero de la forma en que Will había estado actuando, no se sabía lo que realmente estaba pasando esta noche en el salón.
Grant quiso irse después con ellos. Él quiso agarrar una escopeta del caso de arma y sostener a su padre, pero él también sabía cuan enojado se pondría su padre si él no obedeciera su pedido de quedarse. De mala gana, él lo hizo. A regañadientes, se fue a pie por la puerta de la oficina a la espera del regreso de su padre.
Dan podía oír el ruido estridente de la lucha que venía desde el salón cuando él se acercó, y él sabía que esta situación no iba a ser fácil de controlar. Se detuvo el tiempo suficiente para hablar con Will.
—¿Usted tiene un arma?.
—No respondió el hombre asustado. —Luego de salir de su vista. Rápidamente corrió a esconderse en el callejón cercano a oscuras.
Ha habido un par de veces durante los años en que Dan había querido tener a un diputado que trabajara con él. A juzgar por el sonido de las cosas, esta noche fue una de esas noches. Pero no importaría ya qué, él era el sheriff y se ocuparía del problema.
Justo cuando Dan se acercaba a la parte frontal de la berlina, Al Reynolds salió volando por las puertas de vaivén y cayó pesadamente en la calle. Tom Lawson, uno de los peones de los ranchos cercanos, salió del salón y se quedó allí, riendo en el estado de ebriedad en el que yacía en el suelo.
—¿Tienes suficiente para una noche, Reynolds? —.se burló Lawson.
—¡No! ¿Y usted? —.En una rabia ciega, Al se puso en pie.
—He tenido todo lo que quiero de ti. — Lawson se volvió para irse hacia el interior. —Tengo que ir a conseguir más bebida.
—¡Pero no he terminado con usted! —Humillado y furioso, Al sacó su arma y disparó al otro hombre.
Incluso tan borracho como estaba, a tan corto alcance dio con su objetivo. Lawson se derrumbó quedando inmóvil.
Sonidos de disparos, gritos estallaron desde el interior del salón. Las chicas del salón y sus clientes se apresuraron a las puertas de vaivén para ver lo que estaba pasando al igual que Dan se enfrentó al borracho.
—¡Suelta el arma, Reynolds!—.Gritó Dan, pasando por su propio revólver.
Pero Al Reynolds no recibía órdenes de nadie. Antes de que Dan incluso pudiera remover su arma de fuego de su funda, Reynolds se volvió contra él y disparo. Dan se derrumbó y yacía inmóvil en la calle polvorienta.
Como Reynolds se quedó allí, mirando agonizante al alguacil, la realización de lo que había hecho poco a poco se hundió en él y entró en pánico.
—Regresa. ¡Todos ustedes! —.Él disparó algunos tiros salvajes en la dirección de la berlina y luego corrió hacia la noche. Él sabía que tenía que salir de la ciudad y rápido.
Los que están en el salón se pusieron a cubierto.
Después de haber visto despegar Reynolds, Will salió de donde había estado escondido en el callejón viendo, y se arrodilló al lado del sheriff caído.
—Sheriff-¿Cómo estás? —Se podría decir que el otro había disparado y estaba sangrando profusamente.
Dan se estaba muriendo y él lo sabía.
—Mi hijo" se las arregló con voz devastada por el dolor. —Vayan por mi hijo"
—Necesito ayuda—llamó en su desesperación. —Alguien consiga un doctor!.
Los que están adentro del salón estaban comenzando a aventurarse al exterior para ver qué había sucedido. Ellos estaban horrorizados por la escena que vieron delante de ellos. Un hombre corrió por el médico, mientras que otros comprobaban como estaba Lawson, sólo para descubrir que se estaba muriendo. Hal, el camarero, se desencadenó sobre Will y el alguacil.
—Ve a buscar Grant. Él está en la oficina del alguacil—. dijo Will.
Hal sólo necesito un rápido vistazo para ver la gravedad de la herida del alguacil y entender por qué Dan quería que fueran por su hijo. Se apresuró para llegar donde el muchacho.
No pasó mucho tiempo antes de que el Doc. Murray estuviera allí, arrodillado junto a Dan. Él echó un vistazo a la herida por arma de fuego y rápidamente se dirigió a los hombres que estaban de pie a su alrededor.
—Tenemos que llevarlo a mi oficina. ¡Ahora!
Todos los hombres se apresuraron en ayudar. Uno consiguió un carretón, y rápidamente se levantaron a Dan y lo colocaron en la parte posterior de ella para transportarlo por la calle a la oficina del médico.
Grant había estado esperando con nerviosismo el regreso de su padre. su preocupación había crecido ya que había escuchado varios disparos y luego un silencio total. Había estado a punto de sacar la escopeta de la caja del arma e ir a buscar a su padre cuando vio a Hal corriendo por la calle hacia él. Grant salió corriendo de la oficina a su encuentro.
—¿Qué es? ¿Dónde está mi padre? —. Grant le exige al camarero al encontrárselo en la calle.
—Le han disparado Grant. Ellos lo van a llevar a casa de Doc. Murray.
Grant no dijo ninguna otra palabra, solamente se va. Acababan de llevar a su padre a la oficina cuando llegó allí. Grant corrió adentro para encontrar a los otros hombres a punto de salir y el Dr. Murray trabajando duro para cortar la camisa de su padre para examinar la herida. Alzó la vista para ver al chico que venía.
—¡Papa!—Grant no pudo contener el grito ahogado que salió de su garganta.
Dan estaba sangrando mucho, a pesar de los esfuerzos del médico para detener la pérdida de sangre. Estaba casi inconsciente, pero al oír la voz de Grant, abrió los ojos y levantó la mano hacia él.
Grant fue a su lado en un instante, agarrando la mano de su padre mientras lo miraba.
—Estoy aquí, Papa estoy aquí.
La herida era grande, y el Dr. Murray sabía que no había nada que pudiera hacer para salvar a su paciente. Él se apartó para dar al padre e hijo privacidad para al poco tiempo que Dan tenia.
Dan miró a su hijo.
—Te quiero, hijo— logró decir.
—Te quiero, también—.dijo Grant con emoción, con voz ahogada. —Vas a estar bien. El Dr. Murray sacara la bala. Asi será.
—No, Grant—. señaló Dan con las ultimas fuerzas —Grant…yo.
Sus ojos se cerraron como durmiendo su vida alejadose de él.
—¡Padre! —.Grant miraba freneticamente al doctor sin poder hacer nada. —¡Doc Haz algo! Tienes que hacer algo.
El Dr. Murray sabía que no había nada más por hacer. —Lo siento, Grant.
—¡No! —.
Dejó a Grant a solas con su padre para llorar. Como él salió, vio que muchos de los hombres todavía estaban allí, esperando oír cómo el sheriff estaba haciendo, así que salió a hablar con ellos.
—Él no lo lograra muchachos—.les dijo con gravedad.
—¿Quién hizo esto? ¿Quién disparó al Sheriff Spencer y a Lawson?
—Fue Reynolds Al! —. gritó un hombre.
—¿Dónde está? ¿Adonde fue? —. El médico demando, que se hiciera justicia. —Dan Spencer había sido un buen hombre y un buen padre. Él no merecía ser fusilado a sangre fría por un tonto borracho.
—Él salió corriendo—. apunto Will.
—Entonces será mejor que junten un pelotón para buscarlo. Ese hombre es un asesino —. dijo enojado.
—¡El médico tiene razón! Vamos a iniciar la búsqueda de él. Tan borracho como estaba, ¡todavía podría estar en la ciudad! — Hal dijo.
Se propagaron a comenzar a la caza del asesino.
El Dr. Murray esperaba por Grant para salir de la oficina. Podía ver cómo el joven sufría y quería ayudar en todo lo que pudiese.
—Los hombres de la ciudad están en busca de Al Reynolds.
—Él es quien mató a mi padre.
—Si.
—Si no lo encuentran, lo haré—.dijo Grant ferozmente.
—Su padre era un buen hombre.
—Lo sé. —Grant se quedó en silencio, incapaz de decir nada más.
—Vamos a entrar—.alentó el Dr. Murray, tomando al muchacho hacia una pequeña sala de estar donde puedan estar a solas y hablar.
Grant se quedó con el médico, hasta que Hal y los otros hombres volvieron a hablar con ellos.
—¿Lo encontraste? —. preguntó Grant, llegando a sus pies para hacer frente a los hombres de la ciudad.
—No. Uno de los muchachos abajo del establo, dijo que lo vio cabalgar después de todo el tiroteo. Vamos a ir tras él con la primera luz —prometió Hal.
— Cabalgare con usted— Grant con una fuerte expresión feroz miró al camarero que había sido amigo de su padre.
Lamentablemente, Hal considero que el chico obligadamente se acababa de convertir en un hombre.
— Me imaginé que lo haría. Nos encontraremos en el establo a las cinco.
— Estaré allí.
—¿Podemos ayudar de cualquier manera? —Hal miró al doctor.
—Sí. Antes de viajar a cabo, iremos por Dan para poner a descansar sus restos.
Grant miro al doctor. Él recordaba el dolor que había sentido cuando habían enterrado a su madre seis años atrás y él sabían lo duro que éste iba a ser.
—Podemos enterrarlo al lado de mi madre.
—Sí, vamos a hacer eso—.le aseguró el Dr. Murray.
Grant volvió a entrar para decir su último adiós a su padre. Después de un tiempo, el Dr. Murray fue a hablar con Grant, y cuando Grant estaba dispuesto a irse, Hal todavía estaba allí esperándolo.
—Voy a pasar la noche con ustedes—.dijo Hal. El muchacho llevaba el cinturón de su padre la pistola y las cosas personales del sheriff que había tenido con él.
—Gracias—.la voz de Grant fue presa por la emoción mientras se dirigían a través de ciudad a la oficina del alguacil, donde él y su padre vivían en dos habitaciones del fondo.
—¿Necesitas algo? —. Hal le preguntó Cuando entró
—No—Grant quería decir "a mi padre", pero no lo hizo. —Pero Hal..
—¿Qué?.
—Estoy seguro de que papá hubiera querido que usted tenga esto. Grant le entregó placa del alguacil de su padre.
Hal se quedó mirando con profundo dolor, y sin embargo, se sintió honrado por el gesto.

—Voy a hacerte sentir orgulloso de mí, muchacho..
Grant no podía dormir esa noche. Se acostó en la cama, tenía la mirada perdida en la oscuridad, preguntándose qué futuro seria para él. Sus emociones lo atormentaban. Él se debatía entre la rabia y la tristeza. Anhelaba la comodidad de la cercanía de su padre. Él siempre se había sentido seguro cuando su padre estaba con él, y se dio cuenta ahora, nunca sabría de esa sensación de nuevo. Había hombres crueles, viciosos como Al Reynolds por ahí, y tuvieron que ser llevados ante la justicia. Tuvieron que ser obligados a pagar por sus malas acciones.
Hal se había acostado en una de las celdas de la cárcel, y él se levantó antes del amanecer. Él no se sorprendió al encontrar a Grant vestido, listo para montar, y usando el cinturón de la pistola de su padre. Poco se dijo mientras se dirigían hacia el establo para cumplir con los otros hombres que saldría con ellos. La pandilla galopaba a las afueraa de la ciudad, decidida a dar con el asesino.
No fue fácil. Al Reynolds había conseguido una buena ventaja sobre ellos, pero se quedaron en su camino durante días y días. Hubo momentos en que algunos de los hombres de la pandilla pensó en renunciar y volver a casa, pero la determinación feroz de Grant para llevar cabo con la justicia y encontrar al asesino de su padre le hacía continuar.
Y su persistencia en última instancia, ha dado frutos.
Finalmente se encontró con Reynolds en un pequeño cañón donde se acampó.
Reynolds estaba descansando junto a su fogata, bebiendo un poco de whisky y preparaba la cama para pasar la noche. Pensó que había hecho un gran escape. Pensó que había conseguido dejar lejos al pueblo Grand Bluff. Él pensó que nunca tendría que pagar por el asesinato del alguacil y Lawson. Fue justo en el medio de tomar un largo trago cuando una voz que reconoció con toda claridad como Hal se le acercó en la oscuridad.
—Ni siquiera le dio tiempo para pensar en tratar de salir corriendo, Reynolds. Tenemos todo cubierto por todos lados—. le dijo el camarero.
—¿Hal? —dejó escapar un sonido en estado de shock.
—Así es—.dijo Hal lentamente a medida que salió a la luz de la fogata junto con varios otros hombres.
Reynolds no podía creer lo que Hal, el camarero, llevara la insignia del sheriff o que el hijo de Dan Spencer estaba con ellos y llevara un arma que él había disparado directamente en el corazón de Al.
—Vamos a llevarte—. dijo Hal con firmeza.
Reynolds supo que él preferiría morir ahora, antes de que lo colgaran más adelante. Él comenzó a ir por su arma de fuego, pero Grant estaba listo para él. Grant le dio un tiro con la pistola dándole en su brazo y lo dejó en el suelo retorciéndose de dolor.
—Buen tiro, Grant. Vamos, ahora. Acabar con él—. uno de los otros hombres de la cuadrilla instó. Odiaba lo que Reynolds había hecho y quería ver a pagarle por sus asesinatos.
Reynolds miró de pie al hijo del sheriff sobre él, su arma aún dirigida directamente hacia él, y él sabía ahora lo que era el verdadero terror.
Hubiera sido fácil para Grant apretar el gatillo, pero no lo hizo.
—No. Voy a dejar que la ley decida su castigo—.dijo. —Va a volver para ser juzgado, Reynolds.
Los otros hombres de la pandilla estaban impresionados por el acopio propio de Grant, por el control y la determinación, que rápidamente ato al asesino gimiendo. Se ató su herida y luego esperó a que amaneciera para comenzar el regreso de vuelta a casa. La caza había terminado. Habían llegado y encontrado a su hombre.


UN MES MÁS TARDE
Grant se puso sobre la tumba de su padre, mirando hacia abajo en la pequeña cruz que marcó su última morada. Reynolds había sido condenado en el juicio y lo había ahorcado en la mañana. Grant había pensado que estaría en paz ahora, pero la muerte del asesino no había llevado a su padre de vuelta. Todavía estaba solo.
—Grant—El Reverendo Williams había visto al joven Spencer llegar al cementerio y le había seguido hasta allí para ver si podía ayudar de cualquier manera. —¿Te encuentras bien? ¿Puedo hacer algo por ti?.
—No—.
—Eres Bienvenido a vivir conmigo y mi esposa, si lo deseas.
Grant se apartó de la tumba de su padre para hablar con el reverendo.
—Te lo agradezco, pero Tom Grady me ofreció un trabajo en su rancho, y yo le dije que lo tomaría por ahora.
—¿Por ahora?.
Grant miró al predicador. A medida que sus miradas se encontraron, el reverendo Williams podría ver la feroz determinación de la dureza de la expresión del joven.
—Así es—. Grant había estado en los últimos días pensando mucho y él decidió que la mejor manera que podía honrar a su padre era convirtiéndose también en un representante de la ley. —Yo voy a trabajar para Tom hasta que esté lo suficientemente mayor para poder tener una placa.


Última edición por Rosalinda el Lun Mar 14, 2011 1:13 am, editado 1 vez
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Rosalinda
Admin
avatar

Mensajes : 37
Fecha de inscripción : 14/03/2011

MensajeTema: Implacable Bobbi Smith Capitulo 1   Lun Mar 14, 2011 1:09 am

Implacable Bobbi Smith Capitulo 1
Canyon Springs, Texas
Diez años después
La diligencia del conductor Charley Martín se sentía bien cuando tiró de las riendas del equipo de los caballos delante de la oficina de la pequeña Diligencia en la ciudad. Después de su carrera de seis días, se fue finalmente a casa, y se sentía bien. Él tenía ganas de pasar tiempo con su esposa, Mary Anne, y su hija, Justine o Dusty, como le gustaba llamarla.
Charley sonrió al pensar en Dusty. Ella estaba haciendose mayor, ahora ya tenía diecisiete años, pero su apodo de la infancia seguía igual de la misma forma. Ella había tenido problemas para decir su nombre cuando era pequeña. Su pronunciación de Justine había salido más cerca y lo pronunciaba como Dusty, y porque le gustaba estar al aire libre y ayudándole siempre en lo que podía, el apodo se le ajustaba. Ella no tenía miedo de los desafíos, y, después de haber visto el espíritu de su temperamento, él le había enseñado a montar a caballo y utilizar un arma de fuego. Su ciudad podría ser un lugar salvaje, y no se sabía lo que podría suceder en el camino tanto, quería que Dusty fuera capaz de defenderse a sí misma y a su madre. Había sido su falta y no podía esperar para tener una buena comida hecha en casa y dormir esta noche en una cómoda cama.
Hank Jones, el dependiente en la oficina de la Diligencia, había estado nervioso como él había estado de guardia para la Diligencia toda la tarde. Él había sabido que por hoy Charley estaba allí para su cobro y las noticias que él tenía para él eran malas. Cuando él vio a su amigo llegar en coche, él fue afuera a hablar con él, sabiendo que iba a ser una de las conversaciones más difíciles que él alguna vez había tenido en su vida.. Charley acababa de terminar de sacudir el equipaje abajo a los dos hombres que habían sido sus pasajeros por el viaje cuando él vio a Hank venir afuera.
—Hey, Hank Hemos hecho buen tiempo, teniendo en cuenta la tormenta que nos encontramos—.dijo Charley cuando bajó a hablar con su amigo.
—Es bueno que estés de vuelta. Ven adentro por un minuto—.dijo Hank.
Charley echó un vistazo abajo la calle, impaciente por dirigirse a casa, pero él sabía que el negocio era primero. Siguió a su amigo en la oficina y se sorprendió bastante cuando Hank lo esperaba en la puerta y luego la cerró detrás de ellos. Él se puso tenso, sabiendo que había algo que no estaba bien.
—¿Qué es?.
—¿Quiere sentarse Usted?.
—Diablos, no ¿Que está pasando? —.Su expresión se endureció.
—Es una mala noticia, Charley—.Hank le miró fijamente a los ojos cuando—Mary Anne lo siento—. él dijo,
—Lo sentimos. ¿Qué lo siento? ¿Qué pasa con Mary Anne? —.La confusión le alcanzó. No podía imaginar lo que Hank estaba hablando.
—Fue una mal fiebre que le vino realmente de repente Ella murió hace tres días.
Charley sólo podía mirarlo con incredulidad.
—¿Mary Anne, muerta? —No podía creer lo que estaba oyendo. Entumecido y confuso, de inmediato pensó en su hija. —¿Dónde está Dusty?.
—Randolphs la recogió.
Charley estaba agradecido por Randolph. Fred Randolph era dueño de la tienda local y era un buen amigo. Él salió por la puerta antes que Hank pidiera decir nada más.
Dusty estaba en la cocina en la casa de Randolph con su amiga Francie y la señora de Randolph ayudando a preparar la cena, cuando escuchó un fuerte golpe en la puerta principal. Miró a Francie con ansiedad.
—Podría ser mi padre—.Sabía que debía volver por la tarde a la ciudad que si hubiera sido capaz de mantenerse en la fecha prevista, y ella necesitaba desesperadamente estar con él.
Francie le dio un rápido abrazo y luego siguió a su madre en el vestíbulo. La señora Randolph había contestado simplemente la puerta y en ese momento vio al padre de Dusty de pie en el porche delantero. Un grito atormentado le escapó cuando ella corrió hacia él.
—¡Oh, papá—.el corazón roto, se fue a sus brazos, por último y dar rienda suelta a la tristeza que había tratado de controlar estos últimos días.
Charley la abrazó mientras miraba a la señora Randolph, todo el dolor que sentía se revelaba en sus ojos.
—Gracias por quearse con Dusty.
La señora Randolph le tocó el brazo con simpatía. Ella sabía y conocía que el momento llegaría y se dio cuenta que padre e hija necesitaban su privacidad para enfrentarse a lo que había sucedido.
—¿Por qué no va Usted y Dusty adentro a la sala? — ella se ofreció. —voy a estar con Francie en la cocina si nos necesita.
Señaló a Francie que se apartaran para dejarlos a solas.
Charley y Dusty se trasladaron a la sala y se sentaron en el sofá.
Un torrente de emociones llenó a Charley cuando él afrontó su futuro. Él todavía no podía creerlo. Mary Anne estaba muerta. El dolor de perder a su amada esposa era como un cuchillo en su alma. No tenía idea de lo que iba a hacer sin ella. Ella había significado el mundo para él y ahora una vez más, los pensamientos de su pérdida lo abrumaron.
Dusty se aferró a su padre, teniendo el consuelo en su abrazo amoroso. Ella sabía que su vida había cambiado para siempre, pero aún se tenían el uno al otro.
Cuando finalmente salió de la casa de Randolph algún tiempo después, Dusty fue con su padre para visitar la tumba de su madre en el pequeño cementerio detrás de la iglesia. La vista de la lápida blanca simple y recién removida la tierra hizo brotar las lágrimas de nuevo. Fue un largo tiempo antes de regresar a casa.
Mucho más tarde, Dusty estaba a solas en su habitación sin poder dormir. Se preguntó qué iba a suceder después. Su padre debió salir de la ciudad de nuevo en su próxima carrera en tan sólo dos días. Ella quería quedarse con él. Ella lo amaba. Él era todo lo que le quedaba. El sueño tardo mucho tiempo en llegar a ella esa noche para poder dormir.
Charley se sentó solo en la cocina en las primeras horas de la mañana, mirando la botella medio vacía de whisky puesta delante de él sobre la mesa. No podía subir las escaleras y dormir en la habitación donde murió su amada esposa. Él prefería pasar por ahí en la mesa. Había estado tratando de ahogar sus penas en el licor potente, pero había encontrado poca liberación en su borrachera. En todo caso, el licor le hacía sentirse aún peor. Indignado, él empujó la botella a través de la mesa lejos de él.
Charley frunció el ceño, preguntándose lo que el futuro le iba a traer. Su hija era una inocente. Ella era demasiado joven para dejarla allí en la casa sola, mientras que el hacia las carreras, y no tenían otros familiares cercanos. Poco a poco, se dio cuenta que la única manera de mantener segura a Dusty era llevarla con él. No sabía cómo iba a llevar a cabo la idea, pero no había nada más que podía hacer.
Tomo su decisión, y se apartó de la mesa y se levantó tambaleándose hacia la sala, para tratar de dormir en el sofá. Por la mañana, le diría a Dusty lo que había decidido. Sólo esperaba que ella se contentara con su decisión. De ahora en adelante, ella estaría viajando armada como guardia con él en la Diligencia.
Dusty se levantó temprano a la mañana siguiente y bajó las escaleras para encontrar a su padre dormido en el sofá. Ella se fue silenciosa a la cocina. Ella encontró la botella de whisky sobre la mesa y rápidamente la guardó antes de comenzar a preparar el desayuno para él. Ella estaba ocupada friendo el tocino con huevos y haciendo galletas cuando su padre apareció en la entrada. Él había sido y siempre sería su héroe, y ella fue a darle un beso en la mejilla.
—Buenos días, pensé que te gustaría desayunar algo— ofreciéndole ella, al volver a su cocina.
—Te lo agradezco—.dijo con una voz ronca cuando él fue a sentarse a la mesa. Su cabeza le latía con fuerza, y él sabía que no volvería a beber de nuevo pronto en cualquier momento. —Tenemos que hablar.
—Lo sé ¿Qué vamos a hacer? —.Dusty lo miró desde donde ella estaba parada junto a la estufa. La incertidumbre de la vida sin su madre era aterradora para ella. Todo había sucedido tan rápido. Todavía había momentos en los que esperaba ver a su madre entrar en la habitación o para encontrarla sentada en su sillón favorito en la sala haciendo sus labores.
—Bueno, por lo que se me ocurre, sólo hay una cosa que podemos hacer—. Charley la miró.
Esperó en silencio a que continuara.
—Sé que esto puede ser difícil para ti.
Un sentido inesperado de agonía la llenó, como si ella temiera lo peor, que podría estar planeando enviarla a alguna parte a un internado o posiblemente con algún pariente desconocido al Este.
—Pero quiero que empiece a ir conmigo en mi Diligencia de carreras.
Ella se sorprendió y sintió aliviada al mismo tiempo de saber que permanecerían juntos.
—No puedo dejarte aquí sola por ti misma, así que lo único que podemos hacer es que vengas conmigo—.Su mirada fija se encontró con la suya a través del cuarto. —Yo creía que podríamos conseguirle alguna otra ropa. Si cortamos su pelo y usted se viste como un muchacho, ninguno de los pasajeros sospecharía que usted es una muchacha, sobre todo con un nombre como Dusty, Usted podría montar la escopeta. Sé que usted se rendirá mucho, pero tengo que saber que usted está segura, y esto es el único camino—. Charley no estaba seguro de cómo iba a reaccionar. Él la miraba con cuidado, tratando de juzgar su reacción.
Dusty se sorprendió-
—¿Cortarme el cabello? ¿Y usar ropa de varones?
Fue un momento confuso y se dio cuenta de que su padre tenía razón. El disfraz podría funcionar. Ella se aseguraría de ello. Toda su vida iba a cambiar, pero no le importaba. Ella y su padre ahora sólo se tenían uno al otro, y necesitaban estar juntos. Ella lo miró, con lágrimas brillando en sus ojos. —Quiero estar contigo, papá. Eso es lo que importa.
Enormemente aliviado, esbozó una sonrisa melancólica cuando se levantó para ir a abrazarla.
—Vamos a comprar la ropa hoy, para que pueda empezar a prepararse.
Fue en la tarde del día siguiente cuando Francie llegó a la casa para ver Dusty.
—Me alegro que pudieras venir—.dijo, Dusty a su amiga cuando ella entro —Necesito su ayuda.
—Por supuesto, ¿qué puedo ayudarle? —.No habían hablado desde que Dusty había vuelto a casa con su padre.
Dusty rápidamente explicó cómo iba a viajar con su padre cuando él saliera de la ciudad al día siguiente.
—¿Entonces tu vas sólo a montar a caballo a lo largo de la carrera con los pasajeros mientras él está conduciendo?
—Es un poco más complicado que eso.
—¿Qué quiere decir? No lo entiendo.
—Bueno—.hizo una pausa por un momento, sabiendo que su amiga iba a estar en shock. —En realidad, cuando nos vayamos, voy a estar viajando armada como guardia para él.
—¿Tú eres que? —.Francie sólo podía mirarla.
—Quiero quedarme con mi padre, por lo que él dijo que yo podría viajar armada como guardia con él.
—¿De qué me está hablando? —.Ella todavía estaba tratando de aceptar sorpresivamente la noticia.
Dusty encontró la mirada fija de su amiga directamente. —Como mi madre se ha ido, esta es la única manera que puedo estar con papá, pero para eso necesito su ayuda. Venga conmigo a mi habitación.
Tomo a Francie de la mano y la llevó por el pasillo hasta su pequeña habitación, cerrando la puerta detrás de ellas.
—Aquí—Dusty le entregó un par de tijeras.
—¿Usted quiere que yo corte su pelo?.
—Sí verdaderamente corto. Si yo voy a hacer esto, tengo que parecerme como un muchacho.
—¿Está segura de esto? —.Francie miro las tijeras a la melena gruesa, hermosa, larga de cabello oscuro de su amiga
—Sí. Estoy segura—. Dusty miró a Francie, su expresión seria.
—Bien
Como verdadera amiga que era Francie se puso a trabajar.
Media hora más tarde, Francie estaba esperando en la sala cuando, Dusty apareció en la puerta.
—Bueno, eche un vistazo. ¿Qué te parece? —. Dusty preguntó. Ella había se había cambiado la ropa por una de muchacho que su padre había comprado para ella y estaba lista como nunca para comenzar su nueva vida.
Francie giró alrededor para estar enfrente de su amiga y estuvo asombrada por el cambio completo de su aspecto.. Allí, de pie delante de ella vestida con pantalones sueltos, una camisa de trabajo, botas y sombrero era alguien que parecía ser un muchacho de tal vez quince o dieciséis años.
—¡Yo no lo puedo creer!.
—¿Realmente me paresco un chico?"
—¡Oh, sí! —.Francie no dudaba que nadie en el pueblo reconocería a Dusty a primera vista. —Este disfraz va a funcionar.
—Papa se alegrara. Esto hará las cosas mucho más fácil para nosotros—.Dusty sonrió.
—¿Esta cómoda? —.Francie sabía que Dusty había tenido que apretar fuertemente sus pechos con una longitud de la tela para disfrazarlos.
—Voy a tener que acostumbrarme a ello. Tengo que hacerlo—.Se retorció y se encogió de hombros, acomodándose.
—Te Voy a echarla de menos durante su ausencia. —.Francie se acercó a ella y le dio un rápido abrazo, tranquilizador.
—Yo también te voy a echar de menos, pero estoy tratando de ver esto como una gran aventura. Siempre me he preguntado lo que papá hizo en sus viajes, y ahora me voy a averiguar.
—Ten cuidado.
—si lo tendré.
Se quedo un rato más y luego Francie tenía que ir a casa. Ella le dio un último abrazo, a Dusty, sabiendo que su amiga iba a tener un montón de historias fantásticas para decirle cuando volviera a la ciudad después de este primer viaje.
Charley volvió a casa al poco tiempo después que Francie se hubiera marchado. Él había estado abajo en la oficina de la Diligencia asegurándose de que todo estaba listo para que se fueran a primera hora de la mañana. Cuando Dusty se reunió con él en el pasillo, su primera mirada a su hija le dio una amplia sonrisa.
—Yo diría que está lista—.le dijo, impresionado por el cambio en su apariencia.
—¿Lo crees así?¿En serio? —. la aprobación de Francie era una cosa, pero ella necesitaba desesperadamente la aprobación de su padre.
—Completamente—. le aseguró, y luego bromeó—¿Sabes, siempre he querido un hijo, también.
—Y yo siempre quería ser un muchacho.
Charley sabía que era cierto.
Los dos rieron.
—Usted necesita una cosa más—. Él desapareció en su estudio durante un momento y luego volvió llevando un arma y su funda. —Si usted está montando armada conmigo, tienes que estar lista para los problemas.
—Papá—Dusty tomó la pistolera de él y la dejó a un lado sobre el tapete en el vestíbulo.
—¿Qué, cariño? —.Oyó la nota más grave en su tono y la miró, preguntándose si estaba preocupada por la salida a la mañana siguiente.
—¿Podemos ir hasta el cementerio una vez más y decir adiós mamá?.
—Vamos.
Él puso su brazo alrededor de ella y se fueron juntos de la casa.
En la oscuridad previa al amanecer a la mañana siguiente, Dusty se vistió y se ató el cinturón de la pistola. Como ella agarró su material y se dispuso a salir de la casa con su padre, que sabía que su vida nunca iba a ser la misma.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Rosalinda
Admin
avatar

Mensajes : 37
Fecha de inscripción : 14/03/2011

MensajeTema: Implacable Bobbi Smith capitulo 2   Lun Mar 14, 2011 1:20 am

Implacable Bobbi Smith capitulo 2

Un año después
Los Ranger de Texas Grant Spencer y Frank Thomas estaban tras la pandilla de Jackson y creían que se estaban acercando a los bandidos cuando descubrieron que la banda se habían separado. La frustración de Grant era real mientras estudiaba la dirección de sus pistas.
—Esto parece, dos de ellos están yendo hacia la Puesta del sol, y los otros dos montan a caballo al norte—.Grant dijo a Frank.
—Deben saber que estamos detrás de ellos dijo Frank.
—Bien. Quiero verlo correr asustados. —Estos bandidos eran unos ladrones y asesinos, y Grant quería que comparezcan ante la justicia. —Voy a ir después a caballo por ellos al atardecer.
—Ten cuidado.
Ambos sabían lo peligrosa que era una Puesta de Sol ilegal,
—No te preocupes. Lo haré. Tú tienes cuidado, también.
Compartieron una mirada de complicidad, antes de tomar su propio camino. Había muchas millas de largo para cubrir, pero sabían todas las dificultades y valdría la pena cuando finalmente se encontraran con Jackson y sus hombres y ponerle fin a sus formas de matar.
Era mucho más tarde esa noche cuando Les Jackson y Joe Williams holgazaneaban en su pequeña fogata incapaz de dormir.
—¿Quién cree usted que esta tras nosotros? —. Estaba preocupado Feo Joe
—Estoy pensando que son los Ranger de Texas.
—¿Los Ranger? —.Feo Joe se puso nervioso ante la idea.
—Sí. Quienquiera que está en nuestro rastro no dejan fácil y sabe exactamente lo que ellos hacen. Esto no es ninguna tropa provinciana. —Les gruñó en la repugnancia. Él siempre había estado orgulloso de él mismo siendo capaz de hacer limpio el trabajo y escaparse y no dejar rastros después de uno de sus robos o tiroteos, y le enfureció el estar perseguido todos estos días.
—Tal vez ahora que nos hemos separado, los perderemos—.señaló Feo Joe.
Se quedó en silencio durante un minuto y luego sonrió con frialdad, de repente queriendo conseguir un poco de venganza de los oficiales de policía que los rastreaban. —O tal vez es el tiempo para nosotros para dejar de correr.
—¿De qué estás hablando? Si se trata de Ranger—.Feo Joe lo miró como si estuviera loco.
—Sí, ¿y si son ellos?
—Tenemos que seguir avanzando. Tenemos que huir de ellos. Además, tenemos que cumplir con Jim y Cale como habíamos planeado. Ellos nos estarán esperando, y si no se presenta a tiempo, podrían pensar que algo nos pasó.
—No te preocupes. Vamos a estar en Canyon Springs en mucho de tiempo, paro cuando lleguemos a la ciudad, no habrá nadie en nuestro camino.
—¿Así que les vamos a poner una trampa a ellos? —.Feo Joe no era el hombre más brillante alrededor, pero finalmente descubrió lo que Les estaba hablando.
—Así es—.dijo Les, sonriendo realmente grande. —Y sé exactamente el lugar donde podemos poner la emboscada a quien nos esta siguiendo.
El mediodía del día siguiente Para Frank, le era difícil seguir el rastro de los proscritos. La soledad de la caza no le molestaba. Estaba acostumbrado a estar solo. Había estado en su propia desde que había huido de su casa cuando él tenía doce años para escapar de su padre borracho, abusivo. Su madre se había escapado el año anterior.
Frank se concentró en el trabajo que tenía que hacer. Era importante detener a los asesinos antes de que nadie más resultara herido. Estaba agradecido de que no había habido lluvia. El terreno era duro y resistente, y una tormenta podría haber lavado el camino. Era prudente, ya que se puso en marcha en un camino estrecho a lo largo de una pendiente empinada, pero aún tan alerta como él estaba, Frank no estaba preparado para la emboscada.
Les había puesto su trampa perfectamente.
Él y Joe el feo estaban esperando, escondidos entre las rocas más adelante, cuando el hombre que había estado detrás de ellos apareciera a la vista.
—Ya te dije que era de los Ranger el que nos seguía, —.Les susurró a Joe el feo, cuando él distinguió la insignia del Ranger que el oficial de policía llevaba
Ambos sonrieron malévolamente y abrieron fuego.
Vieron al Ranger ir por su pistola, pero eran demasiado buenos. Y vieron con satisfacción que fue golpeado. Su caballo se encabritó, arrojándolo a un costado de la carretera. A medida que el caballo se escapó, Joe Feo Les esperaban para asegurarse de que no había otros Ranger que siguieran detrás. Cuando estuvieron seguros de que el hombre que le había disparado estaba siguiéndolos solo, se apresuraron hacia abajo para ver cómo estaba.
—Agradable—.dijo Les a feo Joe mientras miraban por encima del borde. Se podía ver al hombre, tendido entre las rocas a mitad de camino por la ladera rocosa.
—¿Quieres que suba allá y asegurarme de que no nos va a dar más problemas?.
—Por su aspecto, él, no va a dar a nadie más problemas. Vámonos a montar los caballos.
Los dos asesinos enfundaron sus armas y se fueron a donde habían dejado sus caballos. Montaron y siguieron adelante. Los dos se sentían bien realmente acerca del resultado de la emboscada.
Era tarde, casi la puesta del sol, cuando Frank recobro el conocimiento. Se quedó inmóvil, mirando a su alrededor, completamente confuso. No recordaba nada, dónde estaba o qué estaba haciendo allí, o incluso su propio nombre.
El choque de lo último que había hecho lo sacudió profundamente. Él entró en pánico y trató de incorporarse, gimiendo en su primer intento de moverse. El dolor irradio a través de él. Su cabeza le palpitaba y le dolía el costado. Se había roto las costillas antes, y reconoció la agonía de la misma. Se quedó quieto y cerró los ojos otra vez por un momento, tratando de calmarse.
Abrió los ojos y estudió las rocas dentadas y la ladera escarpada. Trató usar la lógica, pero no fue fácil. Sintió una repentina necesidad de protegerse, de encontrar un sitio alejado de la vista y esconderse, pero él no entendía por qué. No había nadie más alrededor.
Estaba solo.
Él no vio señales de su caballo y si hubiera tenido siquiera un caballo en ese momento, él no podía recordar.
Frank levantó una mano a la frente tocándose y encontrándose con la sangre que tenía. Muy lentamente, se apoyó en un codo y, finalmente, logró incorporarse. Las olas de mareo le dejaron aún más desorientados y se las arregló para lograr ponerse de pie. Se quedó allí, perdido, confundido y débil. Él sabía que no había esperanza de que pudiera volver a subir la colina, por lo que se tambaleaba por la ladera, buscando cualquier cosa que ayude a activar la memoria para poder reconstruir lo que había sucedido. No había andado mucho cuando perdió el equilibrio y cayó de nuevo. Se desplomó y quedó inmóvil.
—¡Mire! —.El joven Andy Miller le gritó a su hermana cuando vio al hombre tendido en el suelo. —Te dije que escuche los disparos. ¡Hubo problema arriba aquí!.
Sara vio al hombre herido que yacía inmóvil entre las rocas.
—Vamos—.dijo Sarah, girando alrededor de su caballo para que pudieran encontrar una manera de llegar a él.
—¿Qué ocurre si él es un forajido o algo por el estilo? — dijo Andy preocupado.
—Creo que vamos a averiguar—.respondió ella con gravedad, ya que entró en la zona rugosa.
Sarah desmontó y corrió a arrodillarse al lado del hombre. Podía ver una gran cantidad de sangre en la cabeza y temía de que ya estaba muerto. Cuando ella se inclinó, ella se sorprendió al descubrir que aún respiraba.
—Él está vivo, Andy!.
Su hermano se apresuró a ayudarla.
Muy con cuidado, ella hizo rodar al forastero en su espalda, y fue entonces que vio su placa Ranger por primera vez.
—Es un Ranger—.Ella miró a su hermano, sorprendido. —Tenemos que volver a la casa.
—Alguien debió haberlo emboscado. ¿Y si vuelven a buscarlo? —.Su hermano pequeño estaba tan sorprendido como ella de descubrir que el desconocido era un Ranger. Él miró nerviosamente alrededor.
—Vamos, vamos a prisa para sacarlo de aquí mientras podamos—.Rápidamente, ella desprendió su insignia de Ranger y la puso en el bolsillo.
Ella sabía que el Ranger tenía suerte de estar vivo, pero herido e inconsciente como estaba, él no podía hacer nada por ahora. Se dio cuenta de que era un hombre grande y no iba a ser fácil ponerlo en uno de sus caballos, pero tuvieron que moverlo y rápido. Ella lo detuvo a ver si tenía otras heridas de bala, pero no las encontró. Aliviada de que todavía había una posibilidad de que podían salvarlo, ella le quitó el cinturón de la pistola y se la llevó con ella. Se las arreglaron para levantarlo y colocarlo en la espalda de su caballo y lo aseguraron lo mejor que pudieron. El terreno era demasiado áspero para traer su carreta y poder transportarlo. Sarah montó a caballo doble con Andy cuando ellos comenzaron despacio atrás hacia la casa de rancho.
—¿Crees que va a morir? —.preguntó Andy preocupado.
—Espero que no. Tenemos que hacer todo lo posible para salvarlo.
—Me pregunto qué dirá papá—. Él sabía que su padre no le gustaba que se lleve a extraños de los alrededores.
—Nos preocuparemos de eso más tarde.
Sarah estaba contenta de no encontrar a su padre en casa cuando ellos llegaron. Chet, uno de los ayudantes de su rancho, los vio montar a caballo y salió corriendo para ayudar.
—¿Quién es él? ¿Está muerto? —.Preguntó Chet.
—No. Lo encontramos en el barranco. Alguien le tendió una emboscada—. explicó—.Es un Texas Ranger"
El peón se sobresaltó. Sabía que podría significar un verdadero problema, si los forajidos vinieran buscando al extraño herido.
—Lo sé—. Compartieron una mirada inquieta. —Vamos a entrar.
Chet y Andy lograron llevar al Ranger y Sarah iba delante de ellos para abrir la puerta. Ella puso su cinturón de arma y su placa en la mesita junto a la puerta y luego les mostro el camino hacia su dormitorio.
—En mi habitación será más fácil—.dijo Sarah.
Ella rápidamente bajó las tapas y retrocedió cuando ellos levantaron al Ranger en la cama. Chet ayudó a quitar sus botas.
—Gracias, Chet.
—¿Hay algo más que quieres que haga?.
—Sólo rece para que lo logre—.le dijo—.y estar pendiente por si hay problemas."
—¿Crees que quien le disparó todavía podría estar por ahí?.
—No se sabe.
—¿Sabe usted dónde está nuestro padre? —. Andy le preguntó cuándo el peón empezó a salir de la casa.
—Él salió antes, pero no dijo dónde se dirigía o cuando él estaría de vuelta.
Andy y Sara sabía que cuando su padre se marcha de esa manera, él solía ir a la ciudad cercana de Eagle Ridge para beber y jugar. Había estado tratando de perderse en una botella desde que su madre los había dejado unos años antes.
—Andy, quédese con él mientras pongo un poco de agua a hervir.
Sara salió de la habitación con Chet y se fue a la cocina para conseguir lo que necesitaba para atender a las heridas del hombre herido. Ella regresó con una palangana de agua, toallas y una toalla, junto con un ungüento y un trapo para usarlo como vendaje. Se dio cuenta entonces de que la camisa que llevaba estaba cubierta con la sangre seca.
—Andy, me ayuda con la camisa.
Ellos con cuidado quitaron la camisa, revelando el ancho amplio y potente de su pecho y los hombros. Fue entonces cuando vio los moretones en sus costillas lesionadas. Con sumo cuidado, se dispuso a limpiar su herida en la cabeza. Cuando ella suavemente lava la sangre de su rostro, se dio cuenta de que era un hombre guapo.
—¿Él es verdaderamente afortunado de estar vivo, verdad? —.Andy dijo, sabiendo cuan cerca el Ranger estuvo de ser asesinado.
—Si, lo es. Ella sólo espera que el guapo desconocido fuera capaz de hacer una buena y completa recuperación.
Sarah terminó de vendar la cabeza y después comprueba las costillas. Con la ayuda de Andy, ella fuertemente apretó las vendas a su pecho para que ayuden a sanar.
—¿Entonces, que hacemos ahora? le preguntó Andy.
—No hay nada que pueda hacer salvo esperar—.Ella lo miró. Mientras lo revisaba—. No hay nada que nosotros podamos hacer, solo esperar ¿Por qué no trae usted una silla? Así uno de nosotros puede sentarse con él por si él comience a moverse. Yo no quiero que él se despierte y trate de salir de la cama sin la ayuda. Él podría caerse otra vez y hacerse daño o aún peor.
Andy salió a buscar una de las sillas de la cocina y la puso junto a la cama.
—Me sentaré con él primero—. ofreció.
—Gracias, Andy. Voy a limpiar todo y comenzare a hacer cena. Mientras esperamos que Papá regrese antes que sea demasiado tarde.
Ellos sabían que cuanto más tiempo permaneció bebiendo licor en la ciudad, más malo sería cuando se presentara en el rancho. Nunca había entendido sus arrebatos de ebriedad. Sólo sabían que era más seguro permanecer fuera de su camino cuando había estado bebiendo whisky.
—Quiero saber si nuestro Ranger comienza a moverse en absoluto—.dijo.
—Lo haré—.prometió Andy.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Rosalinda
Admin
avatar

Mensajes : 37
Fecha de inscripción : 14/03/2011

MensajeTema: Implacable Bobbi Smith Capítulo 3    Lun Mar 14, 2011 1:22 am

Implacable Bobbi Smith Capítulo 3
A la puesta del sol, Texas
Ya era tarde cuando el Texas Ranger Grant Spencer cabalgaba lentamente por la oscura y desierta calle principal de la ciudad sin ley. Vio el Saloon Golden Nugget más adelante y tiró de las riendas del caballo para desmontar. Él creía que estaba cerca de dos de las pandillas Les Jackson de asesinar a los ladrones. Los hombres armados tenía fama de beber y jugar, así que Grant imagino que el salón de la pequeña ciudad era el mejor lugar para empezar a buscarlos
Grant se llenó de determinación para cuando él abandonó su caballo en el carril de enganche y dirigió su camino calle arriba hacia el bar. Si Había una cosa que el aprendió en su vida, era que debía estar listo siempre para el problema, entonces él fue cauteloso cuando se acercó a la entrada del salón. El salón estaba abarrotado y ruidoso en el interior. El pianista tocaba una melodía estridente, mientras que las chicas del salón con poca ropa se pavoneaban por la habitación, esperando a los clientes. Grant estaba contento de que todo el salón estaba ocupado y nadie se daría cuenta que él estaba de pie a las afueras de las puertas de vaivén, protegido por el manto de la oscuridad. Quería echar un vistazo alrededor de la barra y ver si podía detectar a cualquiera de los pistoleros. Todos ellos eran conocidos por ser rápido en el revolver, y Grant no quería darles la oportunidad de ir por las armas.
Jim Harper, uno de los más rápidos en armas de fuego en la banda de Les Jackson, estaba teniendo un buen rato en el salón. Les había creído que la ley estaba acercándose a ellos, por lo que había tenido que separar a sus hombres por un tiempo con los planes de volver a reunirse cerca de Canyon Springs en un par de semanas. Harper y Cale Pierce inicialmente habían montado juntos a caballo, pero ellos habían separado sus caminos no hace mucho tiempo..
Harper había querido venir a la ciudad y divertirse un rato, y Cale había querido seguir montando a caballo. Harper estaba confiado que ellos habían superado a quien estuviera rastreándolos, y entonces él había entrado a la Puesta del sol esa tarde, listo para divertirse un poco en el salón.
La ciudad era conocida por sus caminos ilegales, entonces él creyó que podría relajar y divertirse allí durante unos días. Él había estado bebiendo en exceso desde entonces. Cuando la chica rubia del salón con mucho busto que él había oído llamar "Sugar" paso por delante de su mesa, él la cogió por el brazo y tiró de ella hacia abajo sobre su regazo, disfrutando de la sensación de sus curvas exuberantes apretadas contra él. Pensó que Cale había sido un tonto por seguir adelante. El hombre no sabía lo que estaba perdiendo. Él iba a tener un buen rato con la rubia curvilínea.
—¿Estas buscando un poco de diversión esta noche, zúgar? —.le preguntó Harper, fijando su mirada por encima revisándola ávidamente.
—¿Usted sabe quién soy—.ella ronroneó y se inclinó más cerca, entonces él podría conseguir una mejor visión de su hendidura, ampliamente mostrada por el escote de reducción baja de su vestido de satén rojo. Ella había estado viendo a este hombre desde que había entrado en el salón. No era el hombre más limpio allí, pero, obviamente, tenía dinero, y el dinero podría hacer que le perdonara una gran cantidad de errores aunque sean el mal olor. —¿No crees que me parezco a la diversión?.
—Ah sí. — babeó él, preparado para tomarla directo arriba. “Usted parece que quiere mucha diversión ¿Pero me puedes pagar? —.Se burló, retrocediendo un poco para burlarse de él y atraerlo. —No es barato o fácil.
—Oh, sí, tengo el dinero—.Harper sacó un fajo de billetes del bolsillo y se la metió por el escote de su vestido. —Y a mí siempre me gustan los desafíos
—Bueno, chico grande—.se rió zúgar entre dientes de forma sensual cuando ella lo besó apasionadamente en la boca—acaba usted de comprar una. Por supuesto, espero que esté a la altura.
—Oh, yo estoy.
—¿Cuánto tiempo vas a estar en la ciudad?.
—Lo suficiente para cuidar de ti, no tengo que estar en Canyon Springs a lo mejor por una semana.
—Sólo puedo mantenerte arriba por tanto tiempo—.ronroneó ella, gustándole la profundidad de sus bolsillos.
Se levantó y lo llevó con ella.
Harper no necesitó a ninguno alentador. Él estaba más que listo para hacerla ganar su paga.
Zúgar se abrió camino hacia la escalera al segundo piso con Harper que seguía de cerca. Cuando llegaron al pie de la escalera, no perdió el tiempo. Él la tomo en sus brazos, listo para llevarla al piso de arriba. Él había comenzado a besarla otra vez cuando oyó una voz que llamaba detrás de él.
—No te muevas, Harper.
Grant había descubierto al proscrito en seguida. Él no había visto ninguna señal de cualquier otro pistolero en el bar, entonces él había decidido tomar Harper mientras estaba distraído por la chica del salón.
Al sonido de la orden Harper se detuvo justo donde estaba. Su estado de ánimo de repente se puso serio cuando se dio cuenta que estaba en problemas grandes. Había pensado que había conseguido librarse y estar limpio, pero ahora sabía que había sido un tonto al bajar la guardia esta noche. De inmediato lamentó todos los consumos excesivos de alcohol que había estado haciendo, y de inmediato se arrepintió de no quedarse con Cale. Sin embargo, Pero las excusas no le sirvieron ahora.
El caos reinó en el Golden Nugget como todo el mundo se apresuraron a salir del camino. Sillas y mesas fueron botadas en la carrera.
Ken, el barman, no reconoció al hombre que había entrado en el salón con su revólver, y él comenzó a alcanzar abajo la escopeta él se quedó escondido justo detrás de la barra durante ese momento.
—Es un Ranger—.uno de los clientes gritó a Ken, después de detectar la insignia de identificación que el forastero llevaba.
Ken se olvidó de conseguir su escopeta y dio un paso atrás para permitir que el Ranger tomara las riendas e hiciera su trabajo.
La desesperación y el pánico lleno a Harper en la constatación de que se trataba de un Ranger que lo había localizado.
Grant lentamente cruzó la habitación, acercándose a él.
—Deje a la muchacha y gire. No haga ningún movimiento rápido—. ordenó.
A su mando, Zúgar casi se escurrió de los brazos de Harper's y se lanzó fuera de peligro.
Liberada de la distracción de la cercanía de la chica exuberante del salón de baile, el proscrito se volvió hacia el Ranger.
—Debe haber algún error—.dijo Harper con calma, tratando de ganar tiempo mientras trataba de averiguar qué hacer.
—Yo no cometo errores, Harper—.Grant mantuvo su arma apuntando directamente hacia el asesino. —Lance el arma a un lado.
Harper hizo como que iba a hacer lo que el Ranger había ordenado, pero, en verdad, no iba a bajar tan fácil. Sabía que su mejor oportunidad de hacer una carrera era allí misma, en el salón lleno de gente. No estaba dispuesto a entregarse sin luchar, se fue por su arma rapodamente, con la esperanza de encontrar alguna cobertura entre las mesas antes de que el Ranger pudiera reaccionar.
Pero Grant estaba listo.
En el instante en que el atacante hizo su movimiento para escapar, Grant hizo un tiro.
Su objetivo resultó certero.
Harper se derrumbó en el suelo del salón.
Grant se movió para colocarse al margen del proscrito muerto, convencido de que Jim Harper no estaría matando a más gente inocente.
—Debería haber escuchado cuando le di una orden—.dijo Grant con frialdad mientras recogía la pistola descartando al proscrito y la puso en su cintura.
—¿Quién era él?" Ken le preguntó mientras se acercaba hasta situarse al lado de Grant.
—Jim Harper.
—Era uno de los de la banda de Jackson, ¿no? —.Ken reconoció al instante su nombre
—Así es. ¿Cuánto tiempo ha estado en la ciudad?.
—Él justamente hoy montaba a caballo.
—¿Había alguien más con él?"
—No, él iba solo", azúcar se ofrece y vino a unirse a ellos. ¿Así que él fue parte de esa banda?"
—Así es. ¿Mencionó que podría reunirse con alguien? —.preguntó Grant.
—Esta noche era solo acerca de la bebida—.dijo al representante de la ley, y luego recordó algo que Harper había dicho.
—Él mencionó que él no tenía que estar en Canyon Springs para la otra semana.
—Canyon Springs.
—Grant asintió con la cabeza y miró al camarero. ¿Tienes a un empresario de carrozas fúnebres en la ciudad?.
—Desde luego que sí.
Ken envió a uno de sus clientes después de que el empresario de la funeraria y los compañeros rápidamente se presentaran para transportar el cuerpo del pistolero lejos.
Grant fue junto con el de la funeraria. Quería ir por las pertenencias del pistolero para ver si podía encontrar alguna pista de otros en donde el resto de la pandilla pudiese estar escondiéndose.
Zúgar se quedó a un lado de la habitación con su amiga Annie, viendo como tomaron al muerto fuera del salón. Ella había trabajado en el Golden Nugget desde hace un tiempo y había visto una gran cantidad de vida salvaje, pero se había quedado impactada por lo que acababa de suceder.
—No tenía idea de que era un asesino—.le dijo a su amiga.
—Gracias al cielo cuando el Ranger hizo su aparición.—dijo Annie.
—Tienes razón en eso. —Ella se estremeció ante la idea de estar arriba, a solas con un asesino vicioso. —Claro que le gustaría comprar ese hermoso Ranger una bebida si viene volver a entrar—.La idea de pasar tiempo con el representante de la ley guapo aliviar su estado de ánimo tenso.
—No, si puedo llegar a él primero—.desafió Annie con una sonrisa socarrona.
—Esperemos que tengamos la oportunidad.
Las dos estaban sonriendo pensando eso cuando se volvieron al trabajo.
Después de salir de la funeraria, Grant tomó su caballo hasta la librea del establo por la noche y luego fue al hotel para alquilar una habitación. A primera hora de la mañana, iba a enviar un telegrama a su capitán para hacerle saber que Jim Harper no estaría causando más problemas y que él estaría a cargo de Canyon Springs en el camino con el resto de la pandilla. Esperaba que la información que había recibido de la chica del salón era confiable, pues no había encontrado ninguna pista sobre el paradero de la banda entre las pertenencias del bandido.
Cuando él se acostó por la noche, Grant se encontró preguntándose como Frank estaría haciendo el rastreo de los otros miembros de la cuadrilla.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Rosalinda
Admin
avatar

Mensajes : 37
Fecha de inscripción : 14/03/2011

MensajeTema: Implacable Bobbi Smith Capítulo 4    Lun Mar 14, 2011 1:24 am

Implacable Bobbi Smith Capítulo 4

Se estaba haciendo tarde, cuando Sarah envió a Andy a la cama y tomó ella posesión para vigilia al Ranger herido junto a la cama. Su padre no había regresado de la Cordillera del águila aún, sin embargo, sabía que habría problemas cuando por fin volviera a casa, pero por el momento, lo único que realmente importaba era velar por el hombre herido. Ella se preocuparía por su padre más tarde.
Muy suavemente, Sarah tocó la frente del Ranger. Ella se sintió aliviada al encontrar que no había desarrollado una fiebre. Ella giró la lámpara en la mesita de noche abajo a un brillo más suave y se recostó en la silla para vigilarle..
Frank recuperó la conciencia poco a poco, volviendo de la paz del olvido a la agonía de la realidad. Los latidos en la cabeza eran casi insoportables.
Una repentina sensación de pánico le llenaba.
No había peligro
Algo estaba mal
Abrió los ojos y miró a su alrededor para encontrarse en un cuarto oscuro que nunca había visto antes. Su pánico empeoraba, y fue de repente que tenía que salir de allí rápido!
Intentó moverse, pero el dolor en el costado le detuvo en seco, y un gemido se le escapó al caer sobre la cama.
Sarah se había dormido por un momento. El sonido del gemido del Ranger la sobresaltó y la conmovió, porque ella sabía que significaba que era finalmente la mejor solución.
—Estás despierto Gracias a Dios.
El sonido de la voz femenina desconocida tan cerca a su lado sorprendió a Frank, y el observo y se encontró a una mujer hermosa, joven rubia sentada junto a la cama. Él frunció el ceño.
—¿Quién eres tú? —.preguntó, confundido. Ella era tan bonita, que sabía que sin duda le habría recordado si alguna vez la había visto antes. Trató de apoyarse en el codo, pero ella le puso una mano sobre su hombro para que dejara de moverse.
—Quédate quieto Usted ha sido herido. Mi nombre es Sarah.
Él la miró cuando él se echo hacia atrás, tratando de asimilar, pero no tenía ningún recuerdo de su encuentro nunca antes. Sin embargo, aquí estaba acostado en una cama con ella sentada a su lado.
—¿La Conozco?,
—No pero debo decirte todo lo que pasó, en primer lugar, dígame ¿cuál es tu nombre? "
Por un largo instante, su mirada de ojos negros se encontró con los suyos, y pudo ver la mirada encantadora en sus ojos.
Frank desesperadamente buscó una pista de su propia identidad, pero su mente estaba totalmente en blanco. —No sé—.respondió con honestidad.
—¿Qué? —. Sarah se sorprendió por su revelación.
—No tengo recuerdos de nada de Lo que me pasó a mí? —.Frank levantó una mano a la cabeza y se dio cuenta de que estaba vendada.
—Mi hermano Andy y yo escuchamos algunos disparos, y fuimos a ver lo que estaba pasando. Le encontramos en el fondo de un barranco. Alguien le había disparado y luego debió su caballo haberle tirado. Afortunadamente, la bala le había rozado apenas la cabeza.
—Tengo que irme de aquí pueden estar todavía ahí fuera—.El creia que alguien fue enviado a matarlo, sabía que tenía que tomar medidas.
—No, no trate de levantarse Por favor— presionándolo hacia abajo de nuevo. —Usted ha estado aquí durante horas ahora, y nadie se ha revelado. No vimos a nadie cerca donde le encontramos tampoco. Quienquiera que le disparó a usted debe haber continuado, creyendo que usted estaba muerto. ”Frank se sorprendió por lo débil que estaba. El dolor en el costado era insoportable, por no hablar de su dolor de cabeza.
—Déjame mostrarte algo. Puede que le ayudarle a recordar—.Sarah salió al vestíbulo y obtuvo su credencial de Ranger desde donde lo había dejado sobre la mesa. Regresó al dormitorio y se la entregó a él.
—llevaba esto cuando le encontramos hoy. Usted es Ranger.
Frank frunció el ceño mientras miraba la insignia de Texas Ranger. Se concentró, tratando de recordar todo lo que le ayudaría a recordar su pasado, pero no había nada excepto el dolor que lo asoló.
—No recuerdo—.Él agarró la insignia en su mano, con una mirada de torturada en su rostro. Sarah comprendió su miseria y quería ayudar, pero ella sabía que había poco lo que ella podía hacer en ese momento.
—Lo mejor que usted puede hacer por ahora es descansar—.le dijo. —Tu recuerdo volverá, sólo es cuestión de tiempo. "
—Espero que tengas razón.
—¿Quieres algo de comer o beber?.
—Agua
Ella rápidamente le trajo un vaso de agua y lo ayudó a sentarse un poco para que pudiera tomar unos sorbos. Sólo que poco esfuerzo lo dejó exhausto y él se recostó en la cama con cansancio.
—Voy a estar aquí si necesitas algo," dijo, empezando a alejarse.
—¿Qué Sarah?. —Frank miró a ella de nuevo.
Rápidamente se volvió hacia él, pensando que algo andaba mal.
Muchas gracias.
—Me alegro de que te encontráramos a tiempo.Sarah tocó suavemente el brazo.
—Yo también
Ellos no dijeron nada más mientras cerraba los ojos, buscando la liberación al dolor que sentía.
Era casi la medianoche cuando Sarah oyó que su padre montaba a caballo hasta la casa. Ella resbaló rápidamente de su dormitorio, cerrando la puerta silenciosamente detrás de ella entonces el Ranger no sería molestado.
—¿Que está sucediendo? ¿Qué demonios estás haciendo hasta tan tarde? —.Nat Miller gruñó mientras se tambaleaba en la casa para encontrar a su hija todavía y completamente vestida.
—Esperando a hablar contigo, papá. Algo sucedió durante su ausencia, y yo quería decirle sobre él de inmediato.
Nat juró vilmente como él tiró su sombrero a un lado. Fue entonces cuando se dio cuenta de la correa de arma extraña en la mesa del vestíbulo.
— ¿Que está haciendo esto aquí?
—Pertenece al Ranger.
—¿Ranger? —.Él frunció el ceño.
—Papá, vamos a ir a la cocina. Tenemos que hablar.
Nat se dio cuenta de que había cerrado la puerta de su dormitorio cuando ella había salido, y él pisó fuerte para abrirla. La vista que lo recibió fue un shock. Había un hombre a medio vestir extraño que yacía inconsciente en la cama de su hija. Podía ver las vendas en la cabeza del hombre y en el pecho y se preguntó qué demonios había sucedido mientras él había estado fuera.
—Entra en la cocina le ordenó, cerrando la puerta.
Él siguió a Sarah allí y se sentó frente a ella en la mesa.
—Quiero saber todo, ahora! —. Lo último que él hubiera querido esta noche era encontrarse con un problema. Él había bebido mucho y se había ganado un poco al jugar al póquer. Había estado sintiendo más o menos bien hasta que volvió a su casa.
—Yo cabalgaba a caballo con Andy cuando escuchamos algunos disparos. Fuimos a ver y encontramos al Ranger inconsciente en un barranco. Él tuvo la suerte de estar vivo. Quienquiera que le pusiera la emboscada, no logro matarle. La bala rozo su cabeza, y en ese entonces su caballo le ha debido haber tirado.
—¿Cómo sabes que es un Ranger? —.Le desafió Nat.
—Él estaba usando su placa de identificación—le dijo.
—Entonces, ¿él ha recobrado el conocimiento aún?
—Sí. Se despertó por un rato antes.
—¿Que te dijo?
—No mucho. Creo que él tiene amnesia —.dijo Sarah. —Ni siquiera podía recordar su propio nombre. Le di su placa, pensando que podría recuperar su memoria, pero no sirvió de nada. No podía recordar nada. Fue un poco aterrador para él.
Nat no estaba contento con el estado de las cosas, pero, incluso borracho como estaba, sabía que no había nada más que pudiera hacer esa noche.
—Usted vaya y despierte a su hermano. Yo no te quiero en un dormitorio en la noche con un hombre extraño. No me importa si está herido o no. No es correcto.
Ella comenzó a decirle que Andy no había estado en la cama todo por mucho tiempo, pero sabía lo que pasaría si intentaba contradecir una de las órdenes de su padre cuando él estaba borracho. —Sí, papá.
—Me voy a la cama. Tú te aseguras de que no sea despierto en la mañana.
—Sí, papá—.Ella lo vio desaparecer en su propia habitación y cerró la puerta. Luego se apresuró a despertar a Andy.
Su hermano tenía sueño, pero él entendió por qué ella le despertaba. Ninguno de los dos quería irritar y sacar de quicio a su padre cuando él había estado bebiendo. Ella le contó todo lo que había sucedido.
—¿Qué debo hacer si el Ranger se despierta otra vez?
—Ven a buscarme de inmediato. Voy a estar en tu habitación. "
Andy fue a vigilar el herido, mientras que Sarah buscaba lo demás que pudo en el cuarto de su hermano. Pero incluso tan cansada como estaba, no conciliaba el sueño. Su preocupación por el Ranger la incomodaba. Le preocupaba que los que había tratado de matarlo se enteraran de que estuviera vivo, que volvieran a buscarlo para terminar el trabajo. De alguna manera, tenía que convencer a su padre de que le permitiera quedarse en el rancho hasta que recuperara la memoria. Sólo así el hombre puede estar seguro.
Ya era de día cuando Frank se despertó para encontrarse a solas en la extraña habitación. Se quedó allí un largo rato, tratando de recordar cómo había llegado hasta allí-lo que había sucedido, pero no había nada. Su única memoria era de la muchacha llamada a Sarah, que había estado a su lado la noche anterior y que le había dicho que era un Ranger de Texas. Levantó la placa que aún tenía agarrada en la mano para mirarla, pero no movió nada dentro de él. Toda su vida era un espacio en blanco.
Era como si él nunca había existido antes.
Un momento de pánico amenazó a Frank. Su cabeza todavía le palpitaba y ese lado le dolía. Sólo sabía que había sido herido, nada más.
Se llenó de determinación. Él no podía estar allí. Tenía que moverse requirió de todas sus fuerzas para hacerlo. Él logró balancear sus piernas largas sobre el lado de la cama y sentarse. Una onda de mareo lo invadió, y reposó su cabeza en sus manos mientras luchaban por controlarse.
—Usted se está moviendo—.Sara había estado cocinando el desayuno para Andy y había decidido mirarlo. Se alegró y se apresuró hacia su lado. Parecía como si él todavía tuviera mucho dolor. —¿está bien?
Frank levantó la cabeza para encontrar a la chica, recordó que venía hacia él. Se alegró de volver a verla. Su cara bonita le dio algo en qué concentrarse.
—Yo creo que sí—.logró decir.
Ella se acercó y puso su mano en la mejilla.
Durante un momento, él estuvo sorprendido por su toque suave, pero sus siguientes palabras explicaron todo.
—No tiene fiebre y eso es bueno, pero aun así, va a tomar un tiempo para recuperarse, así que no trates inmediatamente de hacer demasiado. Usted sigue estando débil. "
—eso creo—. estuvo de acuerdo él..
—Estoy preparando el desayuno. ¿Estás preparado para comer algo?.
—Sí, por favor.
—Bien—.Sara sabía que era una señal positiva de que tuviera hambre. —Siéntate en la cama. Ya se lo voy a traer.
Él hizo lo que le había sido ordenado, y como el delicioso aroma de la cocina se abrió camino a través de la casa, sabía que él estaba a punto de experimentar un gusto.
—Aquí está—.dijo Sarah, volvió a la habitación después de varios minutos llevando un plato con bastantes alimentos. Un joven siguió detrás de ella con una taza de café para él. Ella le entregó el plato.
—Este es mi hermano Andy—.explicó ella, el joven asintió con la cabeza.
—Me alegra encontrarme con vosotros—.Después de estrechar la mano de Andy, Frank se quedó mirando la comida casera. Había pasado mucho tiempo desde que había disfrutado de una comida como ésta. Había huevos fritos, tocino, papas fritas y galletas.
—Mi hermana es una buena cocinera—.Como Andy puso el café en la pequeña mesita de noche, vio la mirada del Ranger y se apresuró a tranquilizarlo,
—Yo no estaba preocupado por eso—.dijo Frank, con una media sonrisa. —Me preguntaba si había más de donde salió.
—Ranger, si quieres más, sólo dirlo—.le dijo Sara. —Es bueno que tenga apetito.
—Con la cocina como ésta, ¿quién no? —. Empezó a comer, luego se volvió a Andy. —estuvo con su hermana cuando ella me rescató, ¿verdad?.
—Sí, señor.
—Bueno, gracias por toda su ayuda.
—Estoy contento de que estés mejor—.Andy le sonrió.
—Yo también.
Andy y Sara se fueron a la cocina a comer para desayunar.
—¿Qué vamos a hacer con él? —.Andy preguntó, alzando la vista en su hermana con toda la preocupación que sentía mostrada en su mirada.
—Hasta que él este más fuerte, tiene que quedarse aquí con nosotros por lo que estará a salvo.
—Ya lo sé—. convino Andy. —Estoy preocupado por él, sin saber quién es él y todo. Eso tiene que ser difícil para él.
—Lo sé. Vamos a hablar con papá al respecto cuando se levante.
Los dos sabían que sería difícil convencer a su padre para ayudar al hombre. Su padre no era conocido por su bondad o generosidad con los extraños, pero aun así, ya que este hombre era un Ranger de Texas, esperaban que hiciera una diferencia.
Andy acababa de volver de la cocina después de traer los platos del Ranger cuando su padre apareció en la puerta. Ellos se sorprendieron de que se levantara tan temprano. Por lo general, después de una noche en la ciudad, dormía hasta bien entrada la tarde, pero no hoy.
—¿Está despierto? —.les exigió Nat.
—Sí, papá contestó—. Andy rápidamente. —Y se las arregló para comer su desayuno, también.
—Entonces, creo que necesito tener una charla con él. —Nat dio la vuelta y se dirigió hacia el dormitorio.
Sarah y Andy rápidamente le siguieron.
—Joven, creo que tenemos que hablar—. dijo Nat bruscamente mientras caminaba a la derecha en el cuarto sin anunciarse a sí mismo. Él encontró el extraño sentado en la cama. Nat ha tomado nota de su pecho y la cabeza vendada, y sabía que Sara no había exagerado cuando ella le dijo que tan cerca el Ranger había estado de ser asesinado.
Frank se tensó mientras miraba al hombre, pero no dijo nada por el momento.
—Soy Nat Miller. Esto aquí es mi rancho el Círculo M.
—Aprecio a su familia en ayudarme de esta manera. No se sabe qué podría haberme pasado si Sarah y Andy no me hubieran traído aquí—.Frank asintió con la cabeza ligeramente.
—Mi hija dice que eres un Ranger—.Nat se quedó mirandolo
—Eso es lo que me dijo, pero no tengo recuerdos de nada antes de ayer, cuando me desperté aquí—.respondió Frank honestamente.
—¿Nada en absoluto? ¿Ni su nombre? ¿O quién podría haber tratado de matarle? Yo no necesito ningún problema aquí en el rancho—.Nat estudió al hombre herido, observando para ver si estaba mintiendo.
—No. Nada—.Frank lo miró y lo miró de frente.
Nat aprecio que el hombre le mirara a los ojos. Supo entonces que no era un mentiroso.
— Está bien, le invitamos a permanecer aquí durante el tiempo que sea necesario, y no iremos diciendo a alguien que usted está aquí, por si acaso alguien quiere dispararle a usted. Si menos personas saben dónde está usted, es mejor.
—Te lo agradezco.
—Usted descanse." Nat se volvió y salió de la habitación.
Frank lo vio alejarse, y luego cerró los ojos en señal de frustración mientras trataba desesperadamente de recordar algo que le diera una pista sobre su identidad.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Rosalinda
Admin
avatar

Mensajes : 37
Fecha de inscripción : 14/03/2011

MensajeTema: Implacable Bobbi Smith Capítulo 5   Lun Mar 14, 2011 8:56 pm


Implacable Bobbi Smith Capítulo 5


Tres semanas más tarde.
—¡Oh, Dusty, te ves tan bonita con ese vestido! —.Francie le dijo a su amiga mientras veía Dusty de pie frente al espejo en su habitación usando el vestido turquesa prestado.
—Me siento bonita, por primera vez en años—.admitió Dusty. —¿Está segura de que está bien si me pongo el vestido esta noche?.
—¡Por supuesto, así es! Estoy encantada de que le queda tan bien —.insistió Francie, encantada de que Dusty estaba en la ciudad y sería capaz de asistir a la danza. No era frecuente que Dusty y su padre lograran regresar a tiempo para los eventos sociales de Canyon Springs. Es cierto que tuvieron que salir de nuevo al día siguiente, pero por lo menos su amiga podría tener diversión esta noche.
Dusty llevaba sus pantalones y camisa de trabajo, como de costumbre, cuando había llegado primero a la casa para una visita, y Francie, como buen amiga que era, había insistido, Dusty llegado a su habitación y escoger uno de sus vestidos para desgaste.
Dusty miró su propio reflejo en el espejo una vez más y luego miró a su amiga y sonrió.
—Sabes, realmente me siento como una chica otra vez, incluso con el pelo corto—.Ella giró sobre si, disfrutando de la sensación de la falda que flameaba a su alrededor. Rara vez le molestaba usar un vestido más. La única vez que lo hizo fue cuando ella y su padre estaban en la ciudad en un domingo y tenía que ir a la iglesia. El vestido simple que ella llevó entonces no era nada como el vestido que llevaba puesto ahora. La confección turquesa encantadora tenía un escote recogido y las yardas del cordón neto
—¡Tú eres una chica, y nunca lo olvide! —.su amiga la reprendió, y las dos rieron.
—Ha pasado tanto tiempo desde que he tenido la oportunidad de vestir—. Dusty volvió a obtener una visión aún mejor del vestido elegante.
—Bueno, esta es tu gran noche. Vamos a pasar un buen rato.
—Lo sé.
—Sólo lamento que no esté más en la ciudad.
—Yo también, pero mi padre quiere que me quede con él.
—Estoy agradecida que no has tenido ningún problema en sus viajes—.Francie entendió pero sabía que era una vida difícil para su amiga.
—Oh, hemos tenido problemas, pero papá es uno de los mejores conductores de los alrededores. Se puede manejar casi cualquier cosa. Por qué, sólo la semana pasada una de las ruedas se dañó, y casi nos volcamos.
—¿Qué hiciste? —.Francie quedó sin aliento ante la idea de Dusty sentada en el banco del conductor cuando el Diligencia comenzó a pasar.
—Me agarré fuertemente—.contestó Dusty, mostrando una sonrisa justo cuando ella recordaba el terror de ese momento. —y papá se enderezó. Nadie resultó herido. Algunos de los pasajeros estaban un poco aturdidos, pero se superó.
—Eres es tan valiente. No sé cómo lo hace.
—Yo soy la hija de mi padre.
—Su madre se sentiría orgullosa de usted.
—Eso espero—.Por un momento, Dusty se quedó en silencio.
—Ella lo estaría—.Francie la tranquilizó y le dio un rápido abrazo.
Dusty empezó a decirle que la Diligencia llevaría una nómina grande cuando salieran por la mañana y que su padre había contratado a un hombre aún más para que fuera con ellos, pero ella decidió no hacerlo. El menor número de personas supieran sobre el dinero que transportaban, era mejor.
—Bueno, vamos a olvidarnos de montar armada y pensemos en esta noche solo de baile.
—Montado armada podría ser más sencillo.
—Ahora, tenemos que encontrar un collar para llevar con ese vestido—.Francie se echó a reír, y luego hizo una pausa para estudiar cuidadosamente a Dusty.
—¿Las joyas?.
—¡Por supuesto! Necesitamos sólo el último toque correcto a su vestuario.
—Supongo que sí —.convino Dusty. Entonces ella le preguntó un poco tímidamente mientras observaba de nuevo a su imagen en el espejo e hizo una mueca al verse con sus trenzas cortas, —¿Cree usted que alguna de las damas dirá algo sobre mi cabello? —. Ella sabía que tan desaprobadoras podrían ser las matronas de la ciudad.
—No, si lo arreglaremos muy bonito.
—Pero, ¿cómo? Es tan corto.
—Tengo una idea. Siéntese por un minuto —.Francie, se dirigio señalándole la silla frente a su pequeño tocador.
Dusty hizo lo que le dijo y esperó mientras su amiga fue a abrir uno de los cajones de su tocador.
—Esto debería hacerlo—.dijo Francie con confianza mientras sacaba un trozo de cinta blanca junto con algunas horquillas. Ella agarró su cepillo y un peine y se puso a trabajar. Unos minutos más tarde, ella dio un paso atrás para estudiar críticamente su creación. Había atado una cinta como un lazo de moda que cubrió astutamente la parte posterior del cabello de Dusty, haciéndolo parecer más largo.
—¿Qué te parece?.
—No lo puedo creer—.Dusty miró su propio reflejo y sonrió. —No va a desprenderse , ¿verdad?
—Lo fije lo mejor que pude. Mientras uno haga nada demasiado salvaje esta noche, debe permanecer adentro
Dusty impulsivamente se levantó y le dio un fuerte abrazo a su amiga.
—Tienes razón. Vamos a pasar un buen rato! Y las señoras van a pensar que look más adecuado, gracias a ti.
—Ellos van a estar encantados de verle. A menudo me preguntan por ti y quieren asegurarse de que estás bien.
Dusty se sintió aliviada, y estaba sonriendo de nuevo. Había pasado tanto tiempo desde que hubiera disfrutado de alguna de las actividades sociales de la ciudad.
—Ahora, vamos a conseguir un collar y un par de zapatos—.Francie continuó.
—No te gustaría que usara estos con el vestido? —.Dusty se echó a reír en voz alta mientras se levanta la falda para mostrar sus botas de trabajo.
—Nadie los ve, pero no creo que sería demasiado cómodo tratando de bailar con ellos.
—Yo podría hacerlo—.bromeó.
—Estoy segura de que podía, pero sólo por esta noche, quiero que uses un par de zapatos y ser una mujer de pies a cabeza
—Oh, está bien—. coincidió Dusty.
Se reían de nuevo cuando se pusieron a escoger un par de zapatos para ella. Casi no podía esperar a que la noche viniera.
Poco tiempo después, ya que ambas pusieron los toques finales a su apariencia, Dusty fue a pararse frente al espejo.
—¿Crees que mi padre me va a reconocer cuando me presente? —Se había acostumbrado tanto a pensar en sí misma como un "chico" de su padre, con asombro vio a la chica reflejada de ella ante el espejo.
Su Padre le había dicho que iba a su encuentro en la casa de Randolph y que ellos en conjunto saldrían al evento social.
—Creo que pronto lo averiguaremos. Él debe aparecer en cualquier momento—.dijo Francie. —la nueva apareincia es definitivamente un cambio para usted, eso es seguro.
Ella admiraba la forma en que el vestido se adaptaba a su amiga y el brillo del collar que habían elegido hacia juego con el escote del vestido recatado.
—Es probablemente que tenga a todos los chicos persiguiéndola esta noche.
—¿Incluso el nuevo banquero? —.Dusty bromeó. Francie había dicho que pensaba que era el más guapo, así que sabía que su amiga estaba interesada en el joven.
—¡Él es el mejor! —. exclamó Francie, dando a su amiga una mirada atrevida. —No me gustaría tener que pelear por él.
—Vestida así, asumo no estar segura de que podría —.Se rió Dusty. —¿Cómo dijiste que se llama?.
—Su nombre es Rick Washburn y él es tan guapo.
—¿Le ha llegado a conocer muy bien?.
—Sólo hemos tenido la oportunidad de hablar un par de veces, pero esta noche puede ser la noche.
—Señoritas, es hora de irse. Sus padres les están esperando en la sala— La madre de Francis apareció a continuación en la puerta. Ella sonrió cálidamente a Dusty. —Las dos parecen absolutamente hermosas, y, Dusty, me encanta cómo se fija tu pelo.
—Gracias, pero yo no lo hice. Francie lo hizo—.Viniendo de la señora Randolph, el comentario era un gran elogio.
—Bueno, se ve muy bonita—.Marlene Randolph le dio a cada una un rápido beso en la mejilla y las llevó a la sala para cumplir con sus padres. —Ahora, recuerden. Esta noche deben comportarse como perfectas damas.
Ambas muchachas estuvieron de acuerdo recatadamente cuando ella las llevó adentro en la sala.
—Bueno, señores, estamos listos para irnos—.anunció la señora Randolph.
Charley y Randolph, Fred se había enfrascado en una conversación, y alzaron la vista cuando las mujeres entraron en la habitación.
Al ver a Dusty vestida, él se quedó observando cómo se parecía a su madre, eso sorprendió a Charley. Sintiendo un dolor profundo al darse cuenta de lo mucho que todavía extrañaba a su esposa. Él sabía que siempre. De alguna manera, se las arreglaría para mantener su dolor oculto de su hija le dio una sonrisa de aprobación.
—Estás preciosa.
—¿De verdad lo crees? —.Dusty preguntó, alisando su falda un poco tímidamente.
—Absolutamente—.le aseguró.
—Tenemos a algunas mujeres muy bonitas—.comentó Fred, y besa a su esposa.
—Si lo creemos.
—Creo que vamos a tener las manos llenas asegurándonos de que los chicos se comporten alrededor de nuestras chicas esta noche—.dijo Fred cuando él acompañó a su esposa e hija de la casa.
Charley y Dusty los siguieron, se dirigieron al ayuntamiento donde se celebraba el baile.
El pasillo estaba atestado y los músicos acababan sólo una nueva melodía cuando ellos entraron.
—Te estoy reclamando para mi primer baile, de lo contrario no podrá tener la oportunidad—.dijo Charley a Dusty cuando él la guiaba directamente hacia la pista de baile.
Ella se reía como el la paseaba alrededor.
Francie estaba con sus padres en el lado de la sala, observándolos.
—Bueno, ¿quién quiere bailar conmigo por primera vez? —preguntó Fred, mirando entre sus dos bellas damas.
—Sí, papá—.contestó rápidamente Francie. —No puedo dejar a Dusty tener toda la diversión.
Se unieron a los otros en la pista de baile, dejando a Marlene con una sonrisa de alegría al ver al padre e hija bailando.
Cuando la canción terminó, las chicas comenzaron a visitar a algunos de sus amigos, mientras que Fred exige a su esposa para el próximo baile.
Dusty y Francie No habían andado mucho cuando un peon de un rancho local, Jack Bryan y Steve Wilson, se encontraron con ellas.
—¿señoras les gustaría bailar? —. las invitaron.
—Nos encantaría! —. Francie respondió por las dos.
Ella no era conocida por su timidez, tomó el brazo de Jack sin dudarlo y se fue con él para unirse a las otras parejas en la pista de baile mientras que Steve afirmó a Dusty.
—Bueno, mira quién está bien vestida esta noche—.Madeline Jones, la hija rubia y hermosa del doctor local, dijo maliciosamente a Caroline O’Hara, una de las otras muchachas de la ciudad.
—¿Cómo siquiera la reconoce? —.Carolina se rió, igualmente odiosa acerca de la apariencia de Dusty. Era la mejor amiga de Madeline y siempre de acuerdo con todo lo que decía.
—Lo sé. ¿Por qué, casi parece una chica esta noche, en lugar de un chico. Me pregunto cuánto tiempo le tomó parecer de esta manera? .
—Debe haber tomado horas o tal vez días
Compartieron una mirada burlona al ver bailar a Dusty. Las dos estaban celosas de que Jack y Steve habían elegido para bailar a otras chicas.
Charley se situó a un lado de la habitación por un rato, viendo a Dusty. Mantuvo su expresión cuidadosamente guardada, pero muy dentro, el dolor aumentó. Había asistido a casi todas las funciones sociales desde la muerte de su esposa, y se encontró que lamentaba ahora haber llegado esta noche. Incapaz de soportar su soledad por más tiempo, buscó a Pedro y le dijo que estaría de vuelta dentro de un rato. Luego abandonó la sala. Sabía que mientras Randolph estaba allí, Dusty estaría a salvo.
Se dirigió directamente al bar.
Tenía que consumir algo excesivo alcohol.
—Ahí está—.Francie le susurró a Dusty poco tiempo después, su ritmo cardíaco se aceleró cuando ella vio a Rick Washburn.
—Ese es su banquero? —. Dusty preguntó ansiosamente ya que ella estudió al hombre enigmáticamente guapo, bien vestido.
—Sí—,su amiga le respondió de manera soñadora como ella lo miraba a través del cuarto.
—Él es bien parecido—.acordó Dusty.
—Y él va a ser mío, así que no conciba ninguna de las ideas—.declaró Francie, vigilando su territorio.
—Tú no tienes que preocuparte por mí—.Dusty sólo se rió de su amiga.
—Bueno, Usted se ven muy guapa esta noche,
—¡Gracias!
Ellos compartieron juntos una sonrisa al igual que su baile favorito, cuando se anunció Ladies ‘Choice,
—¡Date prisa! Ve a buscar a tu Rick antes de que una de las otras chicas lo haga! —.Dusty miró a su amiga alentándola.
—Mi Rick—. repitio Francie. —.Me gusta cómo suena eso. —Ella no necesitaba ningún estímulo más. y se apresuró a reclamarlo para el baile.
Dusty, vio como Francie se acercó a la banca. Ella estaba encantada de ver que él sonrió a su amiga y rápidamente se la llevó en su oferta. Ella sabía que Francie estaba en el cielo mientras observaba a su movimiento sobre la pista de baile en sus brazos. Parecía encantado con ella, y Dusty no podía esperar para hablar con su amiga más tarde y escuchar todos los detalles.
Dusty estaba pensando en la petición de alguien le pidiera bailar, pero en ese momento vio a las matronas ancianas de la ciudad sentadas en la sala, mirando a las parejas en la pista de baile. Su madre había sido buen amigo con la señora de cabello blanco, corpulenta Miss Gertrude Stevens, entonces ella la fue a buscar.
—Dusty, cariño, es tan bueno verte—le dijo doña Gertrudis, tomando su mano, y señalo a Dusty para que se sentara en el asiento a su lado.
—Es bueno verle, doña Gertrudis—.respondió, Dusty con sincero entusiasmo.
—Te ves muy guapa esta noche—,la mujer mayor la felicitó.
Dusty en realidad se ruborizó un poco, sabiendo que era un gran elogio viniendo de Miss Gertrude.
—Muchas gracias. Francie me ayudó a prepararme. Ella hizo un buen trabajo en mi cabello, ¿no le parece?.
—Sí, lo hizo—.dijo Miss Gertrude con aprobación. —Todos estábamos diciendo lo feliz que estamos de que por fin logró estar en la ciudad para un baile para poder visitarlo. ¿No es cierto, Betty? —.Miss Gertrude se volvió hacia un amiga que estaba sentada en el lado opuesto de ella.
—Así es.
—Entonces, ¿por qué no solicitar una de estos hombres guapos jóvenes para el baile? —.Miss Gertrude preguntó.
—Porque quería estar contigo—.Dusty sonrió.
—Bueno, me alegro de que lo hiciera.
—Nosotros hemos estado echándole de menos y preguntándonos que ha estado haciendo, había dicho Betty. ¿Cómo está usted?
—Papá y yo estamos bien.
—Es una pena que tu padre no pueda encontrar otra manera de ganarse la vida—.criticó Betty. Ella era conocida como una mujer que siempre decía lo que pensaba. —.Simplemente no me parece civilizado que tu vallas a caballo todo el tiempo, vestida como un muchacho.
—No son tiempos difíciles, pero nosotros nos las arreglaremos. Y, honestamente, no me imagino a mi padre haciendo cualquier otra cosa—.Dusty no pudo evitar una sonrisa. Betty no sabía ni la mitad de lo que sucedió durante la ejecución de la diligencia, y ella no iba a decirle.
—Ya lo sé simpatizaba Miss Gertrude. Su madre solía decir lo mismo de él. Es un hombre que ama la aventura.
—Sí, él es así—.Dusty estaba de acuerdo, y se dio cuenta entonces de que ella realmente era la hija de su padre. Por mucho que había disfrutado de vestirse para la noche y asistir al baile, que honestamente se sentía más como ella misma cuando estaba trabajando con su padre en la Diligencia. Ella miró a su alrededor, dándose cuenta entonces que ella no lo había visto en mucho tiempo, y se preguntó dónde había ido. Estaba a punto de disculparse de las damas e ir a buscarlo al baile terminara, y Ted Anderson la solicitó a salir.
—Vamos, Dusty—.dijo el jornalero. ¡Es hora de que esta noche me conceda un baile! Hasta luego, señora — dijo a las mujeres mayores cuando llevaba a Dusty lejos.
—¡Estaré de vuelta te lo prometo! —.le dijo a la señorita Gertrude!
—Estoy contando con ello, joven!.
Betty no pudo contener la risa que le provocó el comentario escandaloso de su amiga. Cuando la señorita Gertrude estaba cerca nunca hubo un momento aburrido, eso era seguro, y por eso ella la apreciaba mucho.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Rosalinda
Admin
avatar

Mensajes : 37
Fecha de inscripción : 14/03/2011

MensajeTema: Implacable Bobbi Smith Capítulo 6   Lun Mar 14, 2011 9:53 pm

Implacable Bobbi Smith Capítulo 6

—Esta noche usted está bebiendo en serio, ¿verdad? —.comentó Sam, el camarero al final de lazar por la barra otro trago de su mejor whisky a Charley. Los vaqueros camorristas habían estado llegando en toda la noche, y Sam estaba acostumbrado a su comportamiento, pero él sabía que era extraño para Charley beber tan pesadamente.
—A veces un hombre sólo necesita un poco de un buen whisky—.dijo Charley, derribando el licor y empujando el cristal a través de la barra para otro refill.
—¿Qué tienes en mente? —.Sam sabía que Charley estaba preocupado por algo, porque había estado bebiendo constantemente desde que había llegado antes hace casi una hora.
—Nada—.Su respuesta fue concisa.
—¿No estás por salir pronto de nuevo? . —Sam sabía entonces que no tenía sentido tratar de sacar más provecho de él.
—En la mañana temprano—.murmuró Charley. A continuación, olvidando su determinación de mantener callada la noticia de la nómina que llevaba, —Tengo una nómina grande para el transporte en esta carrera, así que estamos tomando guardias extras con nosotros.
—Bien. Ten cuidado.
—Lo vamos a tener.
Sam fue a esperar a algunos vaqueros salvajes que acababa de entrar, mientras que Charley siguió bebiendo. Esta fue la primera vez que Sam había oído hablar que Charley llevara una nómina. Encontró las noticias interesantes.
Había un forastero que había estado bebiendo silenciosamente en el extremo lejano de la barra. Él había oído la mención que Charley hizo de la nómina y había creído también que las noticias eran interesantes, Sin llamar cualquier atención hacia él, él terminó su bebida y dejó la barra, desapareciendo en la noche.
Grant podía oír los sonidos de la música y el jolgorio mientras cabalgaba lentamente por la calle principal de Canyon Springs, y se dio cuenta que algo estaba pasando en esa noche. Sabía que tendría que comprobarlo con el tiempo, pero primero quería parar en el salón. Él creía que Jackson y su banda probablemente bebieran en el baile, si es que no lo había hecho ya en la ciudad.
Grant se había quitado la placa de Ranger antes de que él llegara a la ciudad. Por ahora, quería mezclase y pasar desapercibido. Les Jackson, feo Joe Williams y Pierce Cale se encontraban en el área o sería muy pronto, y estaría listo esperandolos.
Se detubo casi al final del Camino, Grant ato su caballo y se quedó allí por un momento sólo mirando a su alrededor. Aparte del gran baile que estaba pasando, las calles parecían bastantes tranquilas, por lo que se trasladó hacia el salón. Echó un vistazo en la ventana antes de entrar, queriendo asegurarse de que no hubiera ninguna de las sorpresas, pero no vio ningún signo de la banda. Alegre de tener la oportunidad de relajarse por lo menos durante un rato, él entró, más que listo para tomar una copa.
—¿Quién será? —.Sam se preguntó cuándo se trasladó a esperar al forastero alto y delgado, que acababa de llegar a pie en el bar
—Whisky—.le dijo Grant, tomando nota de su entorno. Había varios hombres bebiendo en el bar, unas muchachas de bar llamativamente vestidas que trabajan las mesas, y algunos jugadores que juegan el póker en el fondo de la sala. Parecía un típico viernes por la noche en cualquier bar, aunque no tan poblado como solía ser.
—¿Usted acaba de viajar? —.Sam rápidamente coloco un vaso delante de él y lo llenó con potente licor.
—Sí—. Grant pago al camarero y tomó un trago. —Parece que tienes algo de emoción es este lugar esta noche.
—Está el baile abajo en el pasillo. Los muchachos piensan con mucha ilusión en éste baile durante todo el año. El negocio es un poco lento ahora, pero estará mejor más tarde.
—Yo tendré que dirigirme y tener un poco de diversión
—Encontrarás un montón de chicas guapas—.Sam le aseguró, preguntándose lo que el nuevo hombre de negocios hacia allí en Canyon Springs. —¿Usted sólo de paso o está planeando quedarse un rato?.
—En realidad no he decidido todavía. ¿Hay un hotel en la ciudad?.
—A sólo dos cuadras—.respondió Sam cuando éste iba a esperar a otros clientes.
Grant tomó su tiempo para terminar su bebida. Después del largo viaje, él habría disfrutado de sólo permanecer allí y beber durante el resto de la noche, pero ya era demasiado pronto para bajar la guardia por completo. Tuvo que echar un vistazo en el baile y asegúrese de que realmente había derrotado a Jackson y a sus hombres a la ciudad.
Grant abandonó el salón unos minutos más tarde. Después de tener el cuidado de su caballo, se puso su equipo y se fue hasta el hotel para encontrar un lugar para quedarse. El hotel era bastante limpio y para él era algo que lo ponía contento. La idea de que finalmente dormiría en una cama de verdad esa noche definitivamente le atrajo después de todas las noches en el camino. Sabiendo que era tarde y no tenía mucho tiempo, rápidamente se lavó la cara y las manos y se cambió de camisa antes de dirigirse al salón del baile.
Francie y Dusty estaban tratando de recuperar el aliento después de un baile particular cuando Mark Wagner y Pablo Stanford, dos peones de un rancho cercano, se acercó a ellas.
—Vamos, Francie— dijo Paul, tomándola por el brazo. ¡Este baile es mío!
Pablo era bastante apuesto, pero Francie podía oler el licor en él y que quería declinar.
—Bueno, yo estaba.
—Vamos, cariño. Nosotros nos vamos a pasar un buen rato.
Ella no tenía ninguna posibilidad de evitarlo cuando él la sacó a la pista de baile.
Dusty había sentido las dudas de su amiga, pero antes de que pudiera hacer nada, Mark agarró a Dusty, sabía que Marcos era un mal bailarín, por lo que tenía que prestar atención y concentrarse en evitar lesiones cuando él la tomó en sus brazos.
Pablo había echado el ojo a Francie desde hace algún tiempo. Él sabía que su familia tenía dinero, así que pensaba que sería una buena captura para un vaquero pobre. Planeó su maniobra fuera de la sala y se puso seriamente tratando de atraerla a ella esta noche. Tuvo que admitir que había sido sorprendido por la belleza de Dusty al observarla esta noche. No la había visto con un vestido en un buen tiempo, pero eso no le importaba. Estaba tras el dinero, y este venía con Francie.
La canción era una melodía bien animada, y Pablo sonrió. El baile animado haría más fácil obtener a Francie y llevarla a un lado de la habitación, lejos de sus padres.
Francie sabía que Pablo estaba bailando un poco loco, pero ella atribuye al licor que había estado bebiendo. Se las arregló para mantenerse al día con él y mantener una sonrisa en su rostro al mismo tiempo. Tan torpe como ella se sentía con Pablo, que sabía que Dusty estaba mucho peor con Mark. Ella había bailado ya con Mark una vez esta noche y tenía un dedo del pie dolorido para demostrarlo.
—Vamos—.dijo Paul en voz baja, y en un rápido movimiento se las arregló para girar a su derecha por la puerta trasera.
—Pablo, ¿qué estás haciendo?"
—Creo que un poco de aire fresco de la noche podría sentirse bien ahora. ¿No le parece? -preguntó, manteniendo el asimiento de la mano mientras él la apartó de la luz de la sala y en la oscuridad circundante.
—Realmente necesito volver a entrar. Mis padres se preguntaran a dónde he ido. Ellos se preocupen por mí.
—No hay nada de qué preocuparse,querida—.dijo, deteniéndose y sonriendo hacia ella ahora que estaban fuera de la vista. —Tú estás conmigo.
—Esto no es…
Ella nunca llegó a terminar la frase. Pablo la atrajo hacia sí y la besó, cubriendo su boca con un beso hambriento devorador.
Francie había fantaseado mucho sobre un romántico abrazo en las sombras de la noche. Se había imaginado ser abrazada de sus pies por su héroe, que se declaran y propusiera su amor. Nunca en todos sus sueños de cuentos de hadas había soñado que el hombre que la besara oliera a whisky o fuera tan áspero con ella.
Pablo sintió su resistencia, pero sólo le hizo apretarla más y tener su control sobre ella. Él confiaba en sus caminos románticos para conquistarla.
—Déjame ir—.dijo sin aliento cuando por fin logró romper el beso.
—Sabes que estoy amandote—.él le dijo, tirándola fuertemente contra él otra vez.
—No, no soy—.Francie siseó, tratando de girar lejos de él.
—¡Basta! —.rugió Valenti —¡Basta hijo de puta! ¡No puede respirar!.
Corrió al lado de su compañero, sin preocuparse de su propia seguridad y trató de tirar del cordón de rodeaba el cuello de O´Brian soltándolo, pero fue inútil. El lazo, increíblemente fuerte, era también demasiado delgado para obtener un buen agarre.
—Ay, cariño.
—no lo haga.
—Usted oyó lo que Francie dijo. Déjele ir—.dirigió Rick. Él había estado en su camino terminado para pedir a Francie otro baile, pero peón del rancho lo había hecho primero. Él había estado decepcionado, pero había planeado reclamarla en el próximo, hasta que él vio a Paul casi arrastrarla a la puerta trasera. Él supo entonces que algo andaba mal.
—Esto no es asunto tuyo, hombre banquero, a fin de ir en la parte trasera en el interior—.Paul estaba furioso por la interrupción. Mantuvo un férreo control sobre Francie cuando él miró al otro hombre.
—Si que lo es. —Rick se acercó, queriendo estar seguro de que ella saliera ilesa. —Francie, ¿estás bien?"
—No diga ninguna palabra. —.Paul apretó el puño que tenía en sus brazos cuando murmuró a ella en voz baja
—Pablo, por favor, quiero volver adentro—.insistió, tratando de evitar problemas.
—Nos vamos a quedar aquí—.contestó.
—Le dije que se vaya—.repitió Rick. Se podría decir ahora que el hombre había estado bebiendo, y aunque él no quería una pelea, que iba a hacer lo que tenía que hacer para conseguir a Francie lejos del vaquero y mantenerla a salvo.
—Ella está conmigo. Piérdete—.gruñó Paul. Sólo para probar su punto, el tiró de ella con fuerza contra él y la besó de nuevo.
Francie casi tuvo náuseas en su beso caliente, asqueroso.
Rick la vio tratar de resistir, y él reaccionó al instante. Agarro a Francie, rasgándola cuando la soltó del vaquero borracho antes de columpiarse hacia el hombre y tirándolo al suelo.
Francie estaba temblando de miedo cuando Rick se acercó a ella.
—¿Te duele? -preguntó, con tierna preocupación en su voz.
—No me duele Gracias.
Él puso su brazo alrededor de sus hombros y comenzó a guiarla a su vuelta a la seguridad de la sala.
Pablo había sido tomado por sorpresa por el ataque de la banca, pero ahora estaba furioso. No había manera de que él iba a dejar que el hombre banquero alejara y le robara a la chica que quería. Él se tambaleó sobre sus pies, limpiándose la sangre de su boca mientras iba tras ellos, decidido a vengarse.
—¿Cómo supiste que te necesitaba? —.Francie estaba diciéndole cuando que ella miró a Rick con asombro en los ojos muy abiertos.
Rick sonrió a ella, contento de que ella no había sido herida de alguna manera.
—Yo estaba en mi camino a pedirte un baile, pero Pablo lo consiguió por primera vez. Yo estaba vigilándote para que yo pudiera…
Él nunca llegó a terminar. Pablo atacó, lanzándose sobre Rick y a fuerza de empujones hizo a Francie a un lado.
Impresionada por el inesperado ataque repentino, Francie gritó mientras caía al suelo.
Unas personas que están de pie cerca de la puerta oyeron su grito y miraron fuera, tratando de ver lo que estaba pasando.
¡Hay una pelea! —.uno de los hombres gritó.
Mark había visto a Rick seguir a fuera a Pablo y Francis, así que estaba bastante seguro de lo que estaba pasando.
—Eso debe ser Paul—.dijo Marcos a Dusty. Sin pensarlo, desertó Dusty en medio de la pista de baile y salió corriendo para ver si su amigo necesitaba ayuda.
Dusty miró a su alrededor y, al darse cuenta que no había señal de Francie en cualquier lugar dentro, se apresuró después de Mark.
Los músicos siguieron tocando, con la esperanza de distraer a todo el mundo, sino una aglomeración de gente se apresuró hacia la puerta.
Dusty se encontró atrapada detrás de la multitud, no podia salir a la calle para ayudar a su amiga.
Mientras tanto, fuera de la sala, Rick estaba indignado de que Pablo había brutalmente empujado a Francie a un lado, y él temía que podría haber sido heridos por el asalto. Él sostenía al vaquero borracho de rancho hasta que Mark participo, y los dos hombres formaron un equipo en contra de él. Cuando ellos comenzaron a dominar el Almiar, Francie despertó y comenzó a correr al pasillo para conseguir la ayuda, pero ella no se hizo muy lejana. Paul golpeó a Rick salvajemente, golpeándole a la tierra y luego fue después de Francie, agarrándola antes de que ella pudiera escaparse.
—Si no recuerdo mal, este fue nuestro baile—. dijo, mirando de reojo hacia ella y disfrutar de la mirada de miedo en sus ojos como Mark continuó la lucha con Rick.
“Déjele ir-”
La orden inesperada salió de la nada.
Pablo se congeló con el sonido de la voz autoritaria. No tenía idea de quién estaba allí, y él miró a su alrededor en estado de shock como un completo desconocido dio un paso adelante desde las sombras.
Grant había estado en camino hacia el baile cuando había oído a una mujer gritar. Había pensado que sonaba como si estuviera en peligro, y él se había dirigido de inmediato en su dirección. Ahora Grant apoyó la mano en el arma para que los alborotadores supieran que él hablaba en serio, cuando él los enfrentó.
Pablo por lo general no había escuchado a nadie que le ordenara todo, pero había algo en el forastero en su presencia imponente e intimidante que lo detuvo en seco. Eso, y la forma en la mano del desconocido descansado tan familiarmente en su pistola. Pablo dio un paso hacia atrás, pero él no liberó a Francie. De hecho, la agarro apretándola mas.
—Tal vez no me oyó—.Grant repite amenazadoramente mientras se movía aún más cerca. —Ya te dije que la dejaras ir.
Francie miró al forastero completamente sorprendida. Ella no sabía quién era, pero e estaba muy emocionada de que se presentara en este momento.
Ella sintió la incertidumbre repentina de Pablo acerca de la situación, aprovechó con lágrimas a liberarse de su brazo y distanciarse de él
Marcos había logrado tirar a Rick de nuevo al suelo, y él miró en la dirección de su amigo ahora para ver lo que estaba pasando. Él también se sorprendió por la interferencia del hombre desconocido. Se volvió hacia el desconocido y el pensamiento de ir por su propia arma, sólo para mostrar de que estaba en control de la situación.
—No lo hagas", dictamino Grant—.Se había ocupado de este tipo antes y sabía exactamente lo que el otro borracho estaba pensando.
—¿Quién eres tú? —.Pablo preguntó, todavía sin dar marcha atrás.
Pero antes de la concesión podría contestarle, la multitud que había estado observando desde la puerta se separaron, y Grant vio un hombre mayor que viene corriendo hacia afuera, seguido de cerca por dos mujeres.
—¿Que es lo que está pasando aquí? —.exigió Fred, con razón indignados al ver que lo saludó. ¿Francie?.
Corrió a hacia su padre mientras miraba a los dos vaqueros borrachos y al desconocido, que había ido a ayudar a Rick a sus pies.
—¡Oh, papá, Pablo me obligó a irme con él y Rick vino a ayudarme. —se apresuró a ir al lado de Rick mientras permanecía de pie con el otro hombre. —Gracias a Dios, este señor se presentó cuando lo hizo. — Francie alzó la vista en el hombre alto, enigmáticamente guapo, preguntándose quién era. Ella sabía que ella lo hubiera recordado si ella lo hubiera visto antes.
—¡Nunca te le acerques a mi hija! ¿Entendido? —.Fred volvió su actitud amenazante a Paul,
—Aún no he terminado contigo, forastero—.Paul no hizo caso del hombre más viejo cuando él afrontó al forastero.
—Oh, sí—.Grant dijo con calma y fríamente,
Paul murmuró algo vil bajo su aliento. Él fulminó con la mirada de modo amenazadora al forastero durante un momento más largo y luego acechado lejos en la noche, abandono a Mark para seguirlo.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Rosalinda
Admin
avatar

Mensajes : 37
Fecha de inscripción : 14/03/2011

MensajeTema: Implacable Bobbi Smith Capítulo 7   Miér Mar 16, 2011 12:24 am

Implacable Bobbi Smith Capítulo 7
Dusty se había precipitado desde la sala de baile con el Sr. y la Sra. Reynolds, y cuando ella vio que Francie parecía estar en algún tipo de problema, su primera reacción había sido la de saltar a la derecha y ayudar a su amiga. Ella hubiera querido, pero la señora Reynolds la cogió por el brazo y la retuvo.
—¡Quédate aquí, que los hombres lo están manejando! —.Le había ordenado la señora.
Sólo entonces Dusty, se había dado cuenta que vestida con un traje delicado como el que tenía puesto, ella no habría sido de mucha ayuda a Francie. Pero sentirse indefensa la incomodo, y esperaba que el Sr. Reynolds pudiera romper la pelea.
Cuando ella estaba apartada un paso atrás con la Sra. Reynolds, fue que ella vio al hombre alto, apuesto y misterioso que parecía venir de la nada para ayudar a Francie y Rick. Ella no tenía ni idea de quién era, pero había sido sin duda un regalo del cielo, mostrándose a ahuyentar a los dos borrachos.
Cuando la señora Reynolds finalmente la libero, Dusty se apresuró con la Sra. Reynolds para comprobar que Francie estuviera bien.
Grat retrocedió cuando aquellos que habían estado mirando vinieron corriendo. Miró en la dirección de los dos vaqueros borrachos que se habían ido y se alegró de no ver ninguna señal de ellos al acecho en las sombras. Aun así, no estaba seguro de que hicieran algo causando problemas al pasar la noche. Había tratado muchas veces con tipos como ese en el pasado, y quería asegurarse de que realmente habían escuchado su consejo y abandonaron la zona.
Fue así cuando Grant al darse la vuelta para seguirlos que vio a la joven que vino corriendo hacia el lado de Francie. Alta y delgada, que llevaba un vestido de moda con su cabello oscuro recogido con un cinta formando un arco de lujo, y no creía él haber visto nunca a una chica tan bonita.
No era frecuente que Grant se dejara distraer. Había aprendido desde el principio que las distracciones pueden ser peligrosas en su línea de trabajo, y esta mujer era definitivamente una distracción. Por tan sólo un momento, sin embargo, se permitió disfrutar de la vista de ella antes de obligarse a sí mismo a la realidad.
Tenía que ir a verificar a los alborotadores y mantenerse observando vigilando hacia fuera por Les Jackson y sus hombres.
Grant se trasladó en silencio y desapareció por la calle.
—¿Está bien? —.El momento del de terror había pasado, Francie alzo la vista hacia a Rick cuando ella le tocó el brazo
—Voy a vivir—,dijo Rick con disgusto mientras se limpiaba un poco de sangre de su boca. Miró a su alrededor, queriendo dar las gracias al hombre que lo había ayudado, sólo para descubrir que se había ido. —¿Adonde fue?.
—Estaba aquí hace un minuto—.dijo Francie.
Fred se unió a ellos junto con su esposa y Dusty.
—¿Quién era ese hombre? —. le preguntó Fred.
—No sé, pero me alegro de que se presentara cuando lo hizo, —.dijo Francie.
—Así es—.acordó Rick, decepcionado por no tener la oportunidad de hablar con él.
Le agradezco que haya defendido a mi hija—.dijo Fred a Rick con brusquedad.
Rick asintió con la cabeza. Normalmente, trataba de evitar peleas, pero se alegraba de que hubiera seguido a Francie al exterior. No se sabía lo que Pablo podría haber tratado de hacer con ella si no hubiera estado allí.
—Parecen entusiasmadas la gente acá afuera, —. anunciando uno de los hombres de pie junto a la puerta. —Vamos a bailar un poco otra vez.
Aquellos que habían salido para ver sobre qué era todo el entusiasmo continuaron adentro a disfrutar del resto de la tarde.
La Sra. Randolph todavía estaba preocupada cuando ella rondó alrededor de su hija.
—¿Seguro que no resultaron heridos, cariño?
—Estoy bien, pero me gustaría arreglarme un poco.
—Voy a ir con ella—.se ofreció Dusty.
Las dos muchachas emprendieron el viaje de regreso al pasillo, todavía un poco sacudidas por lo que había ocurrido.
—Tu próximo baile es mío—.Maltratado como se sentía, Rick llamó a Francie,
—Si, lo es—.Ella lo miró y sonrió.
Francie y Dusty entraron y se dirigieron a la sala pequeña de estar privada que había sido dejada de lado para las damas. Se alegraron de no encontrar a nadie más allí cuando llegaron, Francie necesitaba un poco de intimidad para sí, recogerse y para calmarse.
—Tu me dijites que íbamos a tener una noche emocionante, pero esto no era lo que tenía en mente—. dijo su amiga, Dusty.
—Yo sé—.coincidió Francie , comenzando a temblar un poco mientras se sentaba en el sofá pequeño para recobrar la compostura. —Yo no quiero ni pensar lo que podría haber sucedido si Rick no hubiera llegado afuera cuando lo hizo, o si ese otro hombre no hubiera aparecido justo a tiempo ¿Lo conoces?.
—No. Nunca antes le he visto.
—Yo tampoco, y era tan extraño para él apareció recién salido de la nada como lo hizo. Quiero decir, algunos de los hombres en la sala supieron que la pelea estaba pasando, y ellos no hicieron nada, Se quedaron allí mirando. Ni siquiera trataron de ayudar a Ricky entonces el desconocido de pronto apareció y se enfrentó a Pablo y Marcos hacia abajo.
—Había algo en el hombre un borde peligroso o no lo sé. Y a continuación desaparece tal y como lo hizo.
—Me pregunto ¿adónde se fue?.
—Fue probablemente su ángel de la guarda y se fue para asegurarse de que los dos no volvieran a molestar otra vez.
—Oh, no lo sé. Creo que Rick era mi ángel de la guarda esta noche —.dijo Francie, finalmente, gestionando una sonrisa suavizando su expresión.
—Eso fue muy valiente de su parte enfrentar a Pablo.
—Sí, lo es.
—Vamos a refrescarnos entonces. Tu héroe está esperando por ahí para bailar contigo.
—Espero que Rick no esté muy mal herido —.dijo Francie, pareciendo preocupada.
—Si él se queda a bailar contigo, no creo que haya de que preocuparse demasiado por eso.
—Sólo tengo que preocuparme que las otras chicas para que no lo acaparen —.dijo Francie con una sonrisa.
—¡Entonces, date prisa! —.bromeó Dusty.
—Muy bien —.dijo Francie, levantándose para comprobar su apariencia en el pequeño espejo. —¿Cómo me veo?.
—¡Magnífica! Vamos.
Grant siguió en la dirección de los dos borrachos que se habían ido, y esto no le tomó mucho tiempo para agarrar la vista de ellos, tambaleándose a lo largo delante de él. Vio de lejos que entraron al bar. Él no había esperado que ellos se rindieran tan fácilmente, pero él se alegró de que ellos aparecieran. Él sabía que los vaqueros podría tomar un poco más y volver aún más en busca de problemas, pero esperaba que tuvieran el suficiente sentido común para pasar sólo el resto de la noche en el salón, bebiendo. Él tenía cosas más importantes que preocuparse por un par de vaqueros borrachos. Quería asegurarse de que Les Jackson y sus hombres no estén en la ciudad, sin embargo, tuvo que volver al baile y mirar a su alrededor.
Charley estaba bebiendo en el bar, cuando los dos vaqueros entraron y se sentaron en una mesa, gritando para que una de las chicas del salón esperara por ellos. No habían perdido su conversación, ya que se jactaban de la lucha que acababan de hacer en el baile.
—Sí —.uno de los hombres estaba riendo a su amigo.
—yo diría que esa chica era Randolph vale la pena pelear, ¿no?.
—Sobre todo si sólo tuvo que luchar con el banquero por ella —. respondió el otro hombre.
—No hubiera estado demasiado mal el muchacho, mostrándose cuando lo hizo. Si Él no hubiera topado con nosotros nos habíamos divertido esta noche.
—Sí, pues podemos tener un poco de verdadera diversión aquí con el Descarado —.dijo el primer hombre, entusiasmando a la muchacha del bar mientras se acercaba a la mesa, y agarrando a la chica del salón la coloco hacia abajo sobre su regazo.
—Sí, usted puede —.la muchacha le aseguró, inclinándose adelante para darle un hambriento beso grande.
Charley por lo general no le prestaba atención a lo que pasaba allí en el salón, pero al oír la noticia de que había habido problemas en el baile, y que habían participado Francie, le preocupaba. Rápidamente dijirio el resto de su bebida, abandonó el salón y se apresuró a regresar a la sala. Temía que Dusty podría haber quedado atrapada en todo el alboroto, también, y él se enfadó consigo mismo por no estar allí para asegurarse de que ella se quedara segura y fuera de peligro.
Sintió una oleada de alivio cuando él volvió a entrar y se encontró bailando a Dusty con uno de los hombres jóvenes de la bonita ciudad. Se alegró de ver que ella parecía estar disfrutando, así que fue a buscar a Fred para saber exactamente lo que había sucedido antes.
Charley no llegó muy lejos, sin embargo, antes de doña Gertrudis lo viera venir lo arrinconó.
—¡Bien, Charley Martin, usted ha estado evitándome toda la noche, pero usted no se mueve sigilosamente por delante de mí esta vez! ¡Este es mi baile! —.declaró ella, tomando su brazo.
A pesar de que había estado bebiendo, él sabía que no debía tratar de alejarse de la señorita Gertrudis.
—Sí, señora —. respondió cordialmente. — pero tengo que advertirle, que ha sido bastante tiempo que no bailo.
—Una vez que empiece a moverse de nuevo, usted recordará cómo. Te vi anteriormente con Dusty, y parecía estar haciéndolo muy bien —.le aseguró cuando se dirigían juntos a la pista de baile. Ella entendió la vida áspera que Charley tenía y quiso tratar de conseguir una sonrisa de él.
—Tu pequeña muchacha se ha estado comportándose como ella misma, en el caso de que tú estés viéndote tan preocupado —.Ella se vengó de él con una mirada de discernimiento. —¿Dónde estabas tú cuándo toda la excitación se dio afuera? ¿Abajo en el salón?”
—Sí, señorita Gertrudis, me temo que así fue —.admitió. —No pensé que había que preocuparse por ese tipo de problemas esta noche.
—Cuando estos vaqueros interrumpen todos tomados de esta manera, siempre hay que preocuparse sobre la existencia de problemas. Gracias a Dios Francie no resultó herida.
—¿Qué tan grave es?.
—Afortunadamente, el vaquero fue interrumpido muy de prisa, pero si no hubiera sido para nuestro nuevo banquero y el desconocido que apareció justo a tiempo, por qué, sabe Dios lo que podría haber ocurrido. Es gracioso, sin embargo, he estado mirando alrededor, y todavía no he visto a ese desconocido otra vez. Un minuto él estaba allí, y lo siguiente él completamente había desaparecido.
—¿Entonces algún forastero estuvo implicado y rompió la lucha?.
—¿Usted no ha escuchado la historia completa de lo ocurrido aún?.
—No, yo no.
Rápidamente se lo contó todo.
—No sé quién era el hombre, pero tengo la intención de averiguarlo. Necesitamos más hombres como él y Rick alrededor de estas partes, verdad señores, hombres de honor. Si lo hubiera, Canyon Springs, sería más civilizado.
—Bueno, si alguien puede saber quién era este extraño, serás tú—. Charley no pudo contener la risa.
—hago planes de eso—.aseguró ella, y ella estaba alerta de cualquier señal del hombre cuando ella y Charley terminaron su baile y se separaron.
Cuando Grant regresó a la sala, se alegró al descubrir que el baile parecía estar de vuelta a la normalidad. Sabía que el ambiente festivo haría más fácil para él para combinar sólo con los asistentes y mantener un puesto de observación para Jackson y sus hombres al mismo tiempo.
Lo que él no sabía era que la señorita Gertrudis tenía una vista de lince guardando una vigilancia hacia él.
En ese momento en particular, la música hizo una pausa para señalar el final de un baile.
La Señorita Gertrudis estaba abriéndose paso de regreso a su asiento cuando el anuncio vino por el baile. Todo el mundo estaba emocionado, y la señorita Gertrudis se dio vuelta y barrió el cuarto con una mirada fija con ojos de águila. Precisamente entonces ella diviso al forastero en el extremo lejano del pasillo. Alto, delgado, de hombros anchos y de muy buen aspecto, el hombre nuevo en la ciudad se destacó en la multitud, y la señorita Gertrudis estaba lista para él.
Grant vio a la señora anciana remilgada caminando determinadamente a través de la multitud. En un primer momento Él no pensó en ello para nada. Sólo cuando se vino directamente hacia él tomándole la mano y sorprendiéndolo.
—He estado buscándolo a usted—.joven dijo la señorita Gertrudis, dándole una sonrisa conspiradora cuando ella vigorosamente le sacó a la pista de baile.
—¿Tú tienes? —.Él miró hacia abajo en ella como él la llevó en sus brazos para bailar, y fue entonces que él vio el destello inconfundible de travesura en sus ojos y supo que ella era una mujer con quien tratar.
—Vi lo que hizo fuera, rompiendo la lucha de esa manera, y yo quería darle las gracias por su ayuda. ¿Fue usted a seguir a estos dos alborotadores para asegurarse de que no vuelvan?.
—Sí, señora, yo lo hice.
—Eso fue inteligente de su parte—.dijo asintiendo con aprobación. Paul y Mark son conocidos por no ser los muchachos más inteligentes alrededor, y gustan de revolver las cosas y hacer un montón de problemas. Los hace sentir como verdaderos grandes hombres.
—Lo último que vi de ellos, que iban hacia el bar.
—Ese es el mejor lugar para ellos. Espero que permanezcan allí—.le dijo con satisfacción.
—Con un poco de suerte, ellos lo haran—.él estuvo de acuerdo con ella.
—Pues bien, en caso que nadie te haya dicho aun, tú eres realmente un buen bailarín, joven.Vaya, gracias.
—No hay necesidad de darme las gracias. Yo sólo digo la verdad.
—Soy Stevens Gertrudis, por cierto ¿Cómo te llamas? —.Miss Gertrudis le sonrió.
—Soy Grant Spencer.
—Estoy encantada de conocerte, Grant Spencer.
—Estoy encantado de conocerte, también, señorita Stevens.
—Todo el mundo me llama Miss Gertrudis. Espero que hagan lo mismo—.afirmó en su forma habitual.
—Sí, señora…señorita Gertrudis—.él rápidamente obedeció..
—Yo no te he visto por aquí antes, ¿verdad?.
—No, señora. Acabo de llegar al pueblo esta noche.
—¿Planea usted quedarse un rato?” ella preguntó con esperanza.
—No, estoy de paso.
—Qué triste. Podría acostumbrarme a bailar con usted en todos los eventos sociales—.ella bromeó, y su piropo obtuvo una sonrisa de él. Ella había sabido que era guapa antes, pero cuando él le sonrió, su corazón dio un vuelco y la volvió a la realidad. Miss Gertrudis se encontró deseando tener veinte años otra vez. Si ella hubiera sido, habría estado en problemas.
—Y yo podría acostumbrarme a bailar con usted—.respondió él.
—Eres un encanto, eso es seguro. Bienvenido a Canyon Springs, Grant. Espero que tengas un buen momento mientras estés aquí—.Miss Gertrudis se rió de buen humor.
—Yo ya estoy—.dijo él, disfrutando de su compañía. Había pasado mucho tiempo desde que había estado con nadie como la señorita Gertrudis. Sabía que las señoras como ella eran poco frecuentes. —Estoy contigo.
—¡Señoras! ahora! ¿Estás lista? Cambian de pareja!.
Gertrude había conocido el anuncio iba a venir, y que lo sentía para escucharlo. Había algo en este joven que su curiosidad. Quería saber más sobre él, pero tanto como ella hubiera querido aferrarse a él, sabía que tenía que darse por vencido. Por suerte, ella miró a su alrededor y se alegró de ver que Dusty estaba cerca, bailando con uno de los peones locales.
—Yo sé a quién se lo daría —.dijo.
—¿En serio? —.No tenía idea de lo que la señorita Gertrude estaba haciendo.
—Así es.
Ella lo tomó de la mano y rápidamente lo guió hacia Dusty.
—Aquí tienes, cariño. Grant es todo tuyo.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Rosalinda
Admin
avatar

Mensajes : 37
Fecha de inscripción : 14/03/2011

MensajeTema: Implacable Bobbi Smith Capítulo 8   Vie Mar 25, 2011 2:29 am

Implacable Bobbi Smith Capítulo 8
Gertrude vio la mirada del placer en el rostro sorprendido de Dusty cuando ella giró para bailar con su nuevo compañero y se encontró cara a cara con Grant. Gertrudis sonrió para sí mientras, ella se dejaba llevar por el nuevo compañero lejos de donde estaba bailando.
Dusty había estado tan ocupada bailando, que ella no había visto el regreso del forastero a la sala, y ella seguramente no había visto a la señorita Gertrude reclamarlo para el baile de elección de las damas. Ella contempló al hombre alto, guapo, aturdido por un momento.
Grant, también, fue sorprendido por este inesperado giro de los acontecimientos. Había deliberadamente hecho a un lado todos sus pensamientos de esta mujer cuando él había seguido a los dos borrachos de la escena del pleito. Sabía que era una belleza, pero también sabía que no tenía tiempo para una mujer en su vida. Ciertamente no ahora, y había momentos en que comenzaba a preguntarse si alguna vez lo haría. Pero allí estaba, mirando su esbelta figura y la belleza de cabello oscuro mientras la llevaba suavemente en sus brazos.
—¿Vamos? — él invitó.
—Vaya—.ella contestó un poco jadeantemente cuando él comenzó a dirigirla elegantemente sobre la pista de baile.
—Soy Grant, por cierto. —le dijo.
—Y yo soy.. —Por un instante, hizo una pausa y luego dijo—Justine.
Un solo baile y un solo momento en el tiempo ella quiso vivir la fantasía y ser la muchacha que ella pareció ser esta noche
—Es un placer conocerte, Justine. —Había notado su vacilación momentánea de presentarse, pero pensó que era tímida.
—Es un placer conocerte, también. Estoy segura de que la señorita Gertrudis ya le dio las gracias por su ayuda, pero quiero darle las gracias, también, por detener la pelea. Al parecer a nadie le importaba, estaban todos de pie alrededor mirando.
—Ha sido un placer. Es bueno que nadie resultara herido de gravedad.
—Le dije a Francie que pensé que era su ángel de la guarda, apareciendo de la nada como lo hiciste.
—Me han llamado muchas cosas en mi tiempo, pero nunca un ángel de la guarda—.Grant se rió entre dientes.
—Bueno, hay una primera vez para todo—.le dijo con una sonrisa. Ciertamente sentía como si estuviera en el cielo no en sus brazos.
Se quedaron en silencio, mientras seguían bailando.
Grant se obligó a levantar la mirada de la impresionante belleza en sus brazos y observar alrededor de la sala una vez más. Tenía que estar atento. Tenía que vigilar. No creía que Jackson y sus hombres lo conocieran de vista, pero él no podía estar seguro, y él no correría riesgos en lo que concerniese a ellos. Eran asesinos a sangre fría. Él sabía que, dada la opción, no había elección, ellos igual de pronto le dispararían a alguien con solo que los empujaran a ello. Eso era por lo que él iba tras los forajidos, y él no descansaría hasta que sus días de robar y asesinar terminaran.
Dusty quería que el baile no terminara nunca, pero sabía que no podía durar, por lo que saboreo cada minuto. Ella miró a Grant.
—¿Va a estar aquí en la ciudad mucho tiempo?.
—No, estoy de paso—. respondió.
—Es una pena—. comentó ella.
—Sí, lo es—.Él se sorprendió cuando respondió:
Estaban a punto de decir algo más cuando el anuncio se hizo de nuevo para cambiar de pareja.
Antes de que Grant pudiera decir otra palabra, uno de los hombres cercanos agarró la belleza de cabello oscuro y bailó fuera con ella, dejándole abandonado. Siguió sonriendo y fue cordial, pero, en verdad, estaba esperando a que el baile finalizara. Tenía que dar un vistazo alrededor de la ciudad.
Y Grant hizo exactamente eso.
Cuando la elección de las damas finalmente terminó, comprobó la habitación una vez más, no vio señales de Jackson o sus hombres. Lo que realmente vio fue Justine que había sido escoltada atrás al lado opuesto del pasillo por su último compañero de baile. Se vio tentado a ir hablar con ella otra vez, pero se negó. Un sentimiento de pesar se apoderó de él por un momento, pero se las arregló para pasarlo por alto.
Tenía un trabajo que hacer.
Con grades pasos largos, Grant abandonó la sala.
Cuando el próximo baile arranco, Dusty miró a su alrededor y decepcionada en el fondo cuando no vio ningún signo de Grant en ninguna parte. En su fantasía, que ella había imaginado él corriendo en la pista de baile para llevarla en sus brazos de nuevo. Pero no iba a suceder. Fue sólo eso, una fantasía. Grant se había ido.
No fue mucho después, cuando su padre la buscó.
—Si vamos a salir al amanecer, es hora para que Nosotros La Llamemos Una noche—.le dijo Charley.
—Lo sé—.Se dio cuenta ahora que probablemente nunca volvería a ver el guapo desconocido de nuevo.
—¿No la pasaste bien? —.Había estado mirando y había notado que ella se miraba especialmente feliz esta noche.
—Sí, a excepción de la lucha. Si no hubiera estado vestida así, podría haber sido de más ayuda a Francie.
—Todo parece que resultó bien.
Dusty sabía que era verdad, ya que ella había visto a su amiga bailar con Rick varias veces esa tarde.
Buscó a Francie y sus padres para hacerles saber que tenían que irse, y Fred les acompañó de regreso a su casa a buscar antes sus pertenencias personales antes de que padre e hija se volvieras a su casa.
Cuando llegaron a su casa, Dusty dio a su padre las buenas noches y se fue a su dormitorio.
Los efectos del licor que había consumido había desaparecido, y Charley estaba sobrio cuando él la vio alejarse por el pasillo. Él estaba profundamente agradecido de que no le hubiera pasado nada a Dusty mientras él había estado en el salón. Sabía que a partir de ahora pondría su seguridad por encima de todo en su vida. Se fue a la cama, a sabiendas de la mañana iba a venir muy pronto.
Dusty se sentó a su mesa pequeña, simple aderezo y comenzó a tomar la cinta de su cabello. Hizo una pausa por un momento para mirar a su propio reflejo, a la chica que había sido por tan sólo esa noche. En todos estos meses de viajar en la Diligencia con su padre, e había llegado acostumbrarse a ser conocida como "el chico" que había olvidado casi por completo lo que se siente ser una chica. Ella había disfrutado de su tiempo en esta noche de baile, y ella había disfrutado de los pocos momentos de ser "Justine", con el extraño nombre de Grant.
Suspirando, Dusty sacó la cinta del pelo y se quitó las joyas que Francie le había prestado. Hacía poco tiempo de quitarse su vestido y rápidamente se puso su camisón de dormir. Se lavó la cara y se cepilló el cabello y se observó por una última vez en el espejo mientras empezó a meterse en la cama. El cambio fue sorprendente. Esta vez fue Dusty que le devolvió la mirada a ella, no Justine.
Por un momento, ella se permitió preguntarse qué pensaría Grant de ella si la veía ahora, y luego pensó ella. Ningún hombre podría estar interesado en ella cuando se veía así.
No, ella era Dusty Martin-Charley "chico", que montaba con la escopeta en la Diligencia.
Este es quién era realmente.
Esta era su vida ahora. La diversión de esta noche había sido sólo una vía de escape por unas horas. La realidad volvía con el amanecer.
Mañana por la mañana, ella estaría de regreso con la ropa de su trabajo, usando su cinturón de la pistola y llevando su escopeta.
Dusty apago la lámpara de la mesilla de noche y se fue a la cama. Tenía que dormir un poco, si ella iba a estar lista para viajar en la mañana. Como se vería ella se preguntó si volvería a ver otra vez a Grant.
Grant fue prudente, ya que se abrió paso por la ciudad. Él no sólo tenía que mantener un puesto de observación para Jackson y sus hombres, pero ahora, él también tenía los dos borrachos de la danza a considerar.
Se había detenido por el salón para una bebida más y se alegró al ver que los dos vaqueros borrachos que habían causado el problema anterior se habían ido. Tenía cosas más importantes de qué preocuparse que de esos dos. Satisfecho de que había golpeado Jackson y sus hombres a la ciudad, terminó su whisky. Varias de las chicas del salón se acercaron a él, pero él no tenía ningún interés en lo que estaban ofreciendo. En su lugar, dejó el salón y regresó al hotel a dormir para pasar la noche.
Después de encender la pequeña lámpara en la mesita de noche, Grant se desabrochó el cinturón de la pistola y la puso a su alcance. De pie en la ventana, empujó la cortina a un lado para mirar hacia abajo en la calle envuelta en la noche. La ciudad estaba tranquila y pacífica, y se preguntó cuánto tiempo iba a permanecer de esa manera con la banda de forajido pudiera salir en cualquier momento.
Grant sabía que no había nada que pudiera hacer más que esperar, por lo que se desnudó y se tendió en la cama. Apagó la lámpara y estaba mirando al techo. Se preguntó si iba a ver a Justine en la ciudad otra vez, y luego se advirtió a sí mismo en contra de tales pensamientos. La belleza inocente había sido una tentación, pero una chica como ella no se ajustaba a su estilo de vida. Cerró los ojos y buscó lo demás para encontrar.
Dusty se levantó y se vistió antes del amanecer. Matt Collins, la guardia extra que había contratado su padre para el viaje, planeaba reunirse con ellos en la oficina temprano en la mañana, así que sabía que tenía que estar lista. Recogieron las pertenencias personales que necesitaban y salió de la casa, lista para ir a trabajar.
Llegaron a la oficina de la Diligencia y encontraron Hank esperando por ellos junto con Matt. El equipo ya había sido enganchado y ahora era sólo una cuestión de esperar aparecer a los pasajeros. Ellos estaban tomando tres hombres en esta carrera.
—Dusty montará en el Diligencia con los pasajeros. Matt, quiero montar en el banco contigo—. dirigia Charley.
—Voy a mantener mi escopeta conmigo, por si acaso—dijo Matt a Dusty.
—Esperemos que no lo necesiten.
—Tienes razón—.admitió Matt.
Dusty no estaba muy entusiasmada con este viaje. Las horas largas y tediosas de la equitación en los estrechos límites de la diligencia con tres hombres que eran desconocidos para ella no sería fácil, pero ella lo haría. Estaba acostumbrada a montar en el banco con su padre, pero debido a la nómina, esto era necesario.
No pasó mucho tiempo antes de la llegada de pasajeros. Dustys hecho un vistazo a los hombres de forma rápida y luego se dedicó a replegar sus bolsas, mientras que subió a la Diligencia. Cuando terminó, se puso con ellos y se sentó junto al hombre que parecía ser de la parte posterior del Este, ya que viajaba con un traje.
Charley llegó a hablar con los hombres
—Mi hijo, Dusty, le acompañará en su viaje. —Le entregó la escopeta.
—¿Espera problemas? —.preguntó el hombre sentado junto a Dusty, mirando nerviosamente a la escopeta.
—Siempre se espera que haya problemas—, respondió su padre. —Es más seguro para nosotros de esa manera. Es mejor no ser sorprendido.
Charley cerró la puerta de la diligencia y se subió a la banca del conductor, donde Matt ya estaba sentado y esperando por él.
Estaban listos para viajar.
Dentro de la Diligencia, el oriental siguió mirando a Dusty. Él estaba un poco incómodo. La escopeta es un arma de buen tamaño, y pensó que el hijo del conductor no tenía edad suficiente para manejar un arma peligrosa.
—¿Sabe usted cómo usar ese arma? —. preguntó.
—Sí, señor, lo hago—Dusty lo miró y asintió.
El oriental se movió nervioso y se deslizó para alejarse. Quería poner tanto espacio entre ellos como pudiera.
Dusty se dio cuenta de que estaba intimidado y sonrió ligeramente. Cuanto más lejos de ella, mejor. Dirigió su atención hacia la ventana de la Diligencia conducía de la ciudad. A pesar de que no estaba a caballo con su padre, que era su trabajo para estar alerta y atento a problemas sobre todo en esta carrera.
A la noche siguiente
El sol se había puesto y las tinieblas cubrieron la tierra mientras la banda de forajido se encontraban relajados alrededor de la fogata, compartiendo una botella de whisky.
—No pasará mucho tiempo ahora, muchachos—. dijo Les Jackson con una sonrisa mientras tomaba un trago profundo del licor potente. —Mañana es nuestro gran día. Una vez que conseguimos que la nómina de pago, haremos una gran celebración.
—Y estoy deseando que llegue—.Feo Joe Williams agarró la botella de whisky de Les. Con su nariz rota, protuberante con una sonrisa que mostraba pocos diente, el apodo le encaja perfectamente. —las chicas del salón me perseguía por todas partes una vez que vean la cantidad de dinero que tengo.
—¿Vas a hacer que te persiga por mucho tiempo? — Cale Pierce preguntó.
—¡No! Cualquiera de ellas que llegue a mí el primero se va a ganar un montón de dinero!
—y piensa que se te van a resitir—.se burló Cale.
Todos se rieron.
—¿A qué hora vamos a salir? —. Joe Feo preguntó a Les.
—En la salida del sol. Tenemos que estar en el paso temprano
Se había elaborado su plan para robar a la Diligencia con mucho cuidado y creía que no tendría problemas para sacarlo.
—Me pregunto ¿qué pasó con Jim? Cale comentó.
—No lo sé. No es usual en el de no presentarse—. Feo Joe estaba preocupado por el otro pistolero. Con la ley tras ellos, que habían dividido varios días antes y quedado en la puerta Canyon Springs. Ahora, Jim fue el único que falta, y los otros hombres se preocuparon por su ausencia.
—Si es capaz de llegar hasta aquí, que lo hará," agregó Les.
—Sería una vergüenza si él dejara pasar este robo —supuesto Cale.
Todos asintieron unánimes, ya que pensó en el robo que habían planeado. Cale había estado en el salón en Canyon Springs cuando el conductor Diligencia se había emborrachado y mencionó el transporte de la nómina. Cale había buscado de inmediato a Les para hacerle saber de lo que se había enterado. Ahora, después de encontrarse con Joe Feo, ellos estaban listos para llevar a cabo el robo. Había una nómina en la Diligencia y que iban a hacer ellos. era una lástima que Jim no los había alcanzado todavía.
—Bueno, si no se presenta, significaría más dinero para cada uno de nosotros! —riéndose entre dientes mientras Joe el Feo lo decía, sin embargo, sabía que podría utilizar el arma extra que traía en los caballos con ellos.
—Si Jim no aparece, eso significa que está muerto", dijo Les sombrío. No le gustaba pensar de esa manera, pero él sabía que tenía que considerar la posibilidad. Después de todo, los Ranger iban tras el rastro de la cuadrilla.
Todos ellos volvieron a beber, no querian creer que lo peor podría haber pasado a su amigo, y esperanzados de que la ley habíera alcanzado a Jim, y que este no había revelado ninguna de sus planes. Ciertamente no quería encontrarse con Ranger de Texas, listo y esperando para cuando robaran la Diligencia.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Rosalinda
Admin
avatar

Mensajes : 37
Fecha de inscripción : 14/03/2011

MensajeTema: Implacable Bobbi Smith Capítulo 8   Vie Mar 25, 2011 2:31 am

Implacable Bobbi Smith Capítulo 8
Gertrude vio la mirada del placer en el rostro sorprendido de Dusty cuando ella giró para bailar con su nuevo compañero y se encontró cara a cara con Grant. Gertrudis sonrió para sí mientras, ella se dejaba llevar por el nuevo compañero lejos de donde estaba bailando.
Dusty había estado tan ocupada bailando, que ella no había visto el regreso del forastero a la sala, y ella seguramente no había visto a la señorita Gertrude reclamarlo para el baile de elección de las damas. Ella contempló al hombre alto, guapo, aturdido por un momento.
Grant, también, fue sorprendido por este inesperado giro de los acontecimientos. Había deliberadamente hecho a un lado todos sus pensamientos de esta mujer cuando él había seguido a los dos borrachos de la escena del pleito. Sabía que era una belleza, pero también sabía que no tenía tiempo para una mujer en su vida. Ciertamente no ahora, y había momentos en que comenzaba a preguntarse si alguna vez lo haría. Pero allí estaba, mirando su esbelta figura y la belleza de cabello oscuro mientras la llevaba suavemente en sus brazos.
—¿Vamos? — él invitó.
—Vaya—.ella contestó un poco jadeantemente cuando él comenzó a dirigirla elegantemente sobre la pista de baile.
—Soy Grant, por cierto. —le dijo.
—Y yo soy.. —Por un instante, hizo una pausa y luego dijo—Justine.
Un solo baile y un solo momento en el tiempo ella quiso vivir la fantasía y ser la muchacha que ella pareció ser esta noche
—Es un placer conocerte, Justine. —Había notado su vacilación momentánea de presentarse, pero pensó que era tímida.
—Es un placer conocerte, también. Estoy segura de que la señorita Gertrudis ya le dio las gracias por su ayuda, pero quiero darle las gracias, también, por detener la pelea. Al parecer a nadie le importaba, estaban todos de pie alrededor mirando.
—Ha sido un placer. Es bueno que nadie resultara herido de gravedad.
—Le dije a Francie que pensé que era su ángel de la guarda, apareciendo de la nada como lo hiciste.
—Me han llamado muchas cosas en mi tiempo, pero nunca un ángel de la guarda—.Grant se rió entre dientes.
—Bueno, hay una primera vez para todo—.le dijo con una sonrisa. Ciertamente sentía como si estuviera en el cielo no en sus brazos.
Se quedaron en silencio, mientras seguían bailando.
Grant se obligó a levantar la mirada de la impresionante belleza en sus brazos y observar alrededor de la sala una vez más. Tenía que estar atento. Tenía que vigilar. No creía que Jackson y sus hombres lo conocieran de vista, pero él no podía estar seguro, y él no correría riesgos en lo que concerniese a ellos. Eran asesinos a sangre fría. Él sabía que, dada la opción, no había elección, ellos igual de pronto le dispararían a alguien con solo que los empujaran a ello. Eso era por lo que él iba tras los forajidos, y él no descansaría hasta que sus días de robar y asesinar terminaran.
Dusty quería que el baile no terminara nunca, pero sabía que no podía durar, por lo que saboreo cada minuto. Ella miró a Grant.
—¿Va a estar aquí en la ciudad mucho tiempo?.
—No, estoy de paso—. respondió.
—Es una pena—. comentó ella.
—Sí, lo es—.Él se sorprendió cuando respondió:
Estaban a punto de decir algo más cuando el anuncio se hizo de nuevo para cambiar de pareja.
Antes de que Grant pudiera decir otra palabra, uno de los hombres cercanos agarró la belleza de cabello oscuro y bailó fuera con ella, dejándole abandonado. Siguió sonriendo y fue cordial, pero, en verdad, estaba esperando a que el baile finalizara. Tenía que dar un vistazo alrededor de la ciudad.
Y Grant hizo exactamente eso.
Cuando la elección de las damas finalmente terminó, comprobó la habitación una vez más, no vio señales de Jackson o sus hombres. Lo que realmente vio fue Justine que había sido escoltada atrás al lado opuesto del pasillo por su último compañero de baile. Se vio tentado a ir hablar con ella otra vez, pero se negó. Un sentimiento de pesar se apoderó de él por un momento, pero se las arregló para pasarlo por alto.
Tenía un trabajo que hacer.
Con grades pasos largos, Grant abandonó la sala.
Cuando el próximo baile arranco, Dusty miró a su alrededor y decepcionada en el fondo cuando no vio ningún signo de Grant en ninguna parte. En su fantasía, que ella había imaginado él corriendo en la pista de baile para llevarla en sus brazos de nuevo. Pero no iba a suceder. Fue sólo eso, una fantasía. Grant se había ido.
No fue mucho después, cuando su padre la buscó.
—Si vamos a salir al amanecer, es hora para que Nosotros La Llamemos Una noche—.le dijo Charley.
—Lo sé—.Se dio cuenta ahora que probablemente nunca volvería a ver el guapo desconocido de nuevo.
—¿No la pasaste bien? —.Había estado mirando y había notado que ella se miraba especialmente feliz esta noche.
—Sí, a excepción de la lucha. Si no hubiera estado vestida así, podría haber sido de más ayuda a Francie.
—Todo parece que resultó bien.
Dusty sabía que era verdad, ya que ella había visto a su amiga bailar con Rick varias veces esa tarde.
Buscó a Francie y sus padres para hacerles saber que tenían que irse, y Fred les acompañó de regreso a su casa a buscar antes sus pertenencias personales antes de que padre e hija se volvieras a su casa.
Cuando llegaron a su casa, Dusty dio a su padre las buenas noches y se fue a su dormitorio.
Los efectos del licor que había consumido había desaparecido, y Charley estaba sobrio cuando él la vio alejarse por el pasillo. Él estaba profundamente agradecido de que no le hubiera pasado nada a Dusty mientras él había estado en el salón. Sabía que a partir de ahora pondría su seguridad por encima de todo en su vida. Se fue a la cama, a sabiendas de la mañana iba a venir muy pronto.
Dusty se sentó a su mesa pequeña, simple aderezo y comenzó a tomar la cinta de su cabello. Hizo una pausa por un momento para mirar a su propio reflejo, a la chica que había sido por tan sólo esa noche. En todos estos meses de viajar en la Diligencia con su padre, e había llegado acostumbrarse a ser conocida como "el chico" que había olvidado casi por completo lo que se siente ser una chica. Ella había disfrutado de su tiempo en esta noche de baile, y ella había disfrutado de los pocos momentos de ser "Justine", con el extraño nombre de Grant.
Suspirando, Dusty sacó la cinta del pelo y se quitó las joyas que Francie le había prestado. Hacía poco tiempo de quitarse su vestido y rápidamente se puso su camisón de dormir. Se lavó la cara y se cepilló el cabello y se observó por una última vez en el espejo mientras empezó a meterse en la cama. El cambio fue sorprendente. Esta vez fue Dusty que le devolvió la mirada a ella, no Justine.
Por un momento, ella se permitió preguntarse qué pensaría Grant de ella si la veía ahora, y luego pensó ella. Ningún hombre podría estar interesado en ella cuando se veía así.
No, ella era Dusty Martin-Charley "chico", que montaba con la escopeta en la Diligencia.
Este es quién era realmente.
Esta era su vida ahora. La diversión de esta noche había sido sólo una vía de escape por unas horas. La realidad volvía con el amanecer.
Mañana por la mañana, ella estaría de regreso con la ropa de su trabajo, usando su cinturón de la pistola y llevando su escopeta.
Dusty apago la lámpara de la mesilla de noche y se fue a la cama. Tenía que dormir un poco, si ella iba a estar lista para viajar en la mañana. Como se vería ella se preguntó si volvería a ver otra vez a Grant.
Grant fue prudente, ya que se abrió paso por la ciudad. Él no sólo tenía que mantener un puesto de observación para Jackson y sus hombres, pero ahora, él también tenía los dos borrachos de la danza a considerar.
Se había detenido por el salón para una bebida más y se alegró al ver que los dos vaqueros borrachos que habían causado el problema anterior se habían ido. Tenía cosas más importantes de qué preocuparse que de esos dos. Satisfecho de que había golpeado Jackson y sus hombres a la ciudad, terminó su whisky. Varias de las chicas del salón se acercaron a él, pero él no tenía ningún interés en lo que estaban ofreciendo. En su lugar, dejó el salón y regresó al hotel a dormir para pasar la noche.
Después de encender la pequeña lámpara en la mesita de noche, Grant se desabrochó el cinturón de la pistola y la puso a su alcance. De pie en la ventana, empujó la cortina a un lado para mirar hacia abajo en la calle envuelta en la noche. La ciudad estaba tranquila y pacífica, y se preguntó cuánto tiempo iba a permanecer de esa manera con la banda de forajido pudiera salir en cualquier momento.
Grant sabía que no había nada que pudiera hacer más que esperar, por lo que se desnudó y se tendió en la cama. Apagó la lámpara y estaba mirando al techo. Se preguntó si iba a ver a Justine en la ciudad otra vez, y luego se advirtió a sí mismo en contra de tales pensamientos. La belleza inocente había sido una tentación, pero una chica como ella no se ajustaba a su estilo de vida. Cerró los ojos y buscó lo demás para encontrar.
Dusty se levantó y se vistió antes del amanecer. Matt Collins, la guardia extra que había contratado su padre para el viaje, planeaba reunirse con ellos en la oficina temprano en la mañana, así que sabía que tenía que estar lista. Recogieron las pertenencias personales que necesitaban y salió de la casa, lista para ir a trabajar.
Llegaron a la oficina de la Diligencia y encontraron Hank esperando por ellos junto con Matt. El equipo ya había sido enganchado y ahora era sólo una cuestión de esperar aparecer a los pasajeros. Ellos estaban tomando tres hombres en esta carrera.
—Dusty montará en el Diligencia con los pasajeros. Matt, quiero montar en el banco contigo—. dirigia Charley.
—Voy a mantener mi escopeta conmigo, por si acaso—dijo Matt a Dusty.
—Esperemos que no lo necesiten.
—Tienes razón—.admitió Matt.
Dusty no estaba muy entusiasmada con este viaje. Las horas largas y tediosas de la equitación en los estrechos límites de la diligencia con tres hombres que eran desconocidos para ella no sería fácil, pero ella lo haría. Estaba acostumbrada a montar en el banco con su padre, pero debido a la nómina, esto era necesario.
No pasó mucho tiempo antes de la llegada de pasajeros. Dustys hecho un vistazo a los hombres de forma rápida y luego se dedicó a replegar sus bolsas, mientras que subió a la Diligencia. Cuando terminó, se puso con ellos y se sentó junto al hombre que parecía ser de la parte posterior del Este, ya que viajaba con un traje.
Charley llegó a hablar con los hombres
—Mi hijo, Dusty, le acompañará en su viaje. —Le entregó la escopeta.
—¿Espera problemas? —.preguntó el hombre sentado junto a Dusty, mirando nerviosamente a la escopeta.
—Siempre se espera que haya problemas—, respondió su padre. —Es más seguro para nosotros de esa manera. Es mejor no ser sorprendido.
Charley cerró la puerta de la diligencia y se subió a la banca del conductor, donde Matt ya estaba sentado y esperando por él.
Estaban listos para viajar.
Dentro de la Diligencia, el oriental siguió mirando a Dusty. Él estaba un poco incómodo. La escopeta es un arma de buen tamaño, y pensó que el hijo del conductor no tenía edad suficiente para manejar un arma peligrosa.
—¿Sabe usted cómo usar ese arma? —. preguntó.
—Sí, señor, lo hago—Dusty lo miró y asintió.
El oriental se movió nervioso y se deslizó para alejarse. Quería poner tanto espacio entre ellos como pudiera.
Dusty se dio cuenta de que estaba intimidado y sonrió ligeramente. Cuanto más lejos de ella, mejor. Dirigió su atención hacia la ventana de la Diligencia conducía de la ciudad. A pesar de que no estaba a caballo con su padre, que era su trabajo para estar alerta y atento a problemas sobre todo en esta carrera.
A la noche siguiente
El sol se había puesto y las tinieblas cubrieron la tierra mientras la banda de forajido se encontraban relajados alrededor de la fogata, compartiendo una botella de whisky.
—No pasará mucho tiempo ahora, muchachos—. dijo Les Jackson con una sonrisa mientras tomaba un trago profundo del licor potente. —Mañana es nuestro gran día. Una vez que conseguimos que la nómina de pago, haremos una gran celebración.
—Y estoy deseando que llegue—.Feo Joe Williams agarró la botella de whisky de Les. Con su nariz rota, protuberante con una sonrisa que mostraba pocos diente, el apodo le encaja perfectamente. —las chicas del salón me perseguía por todas partes una vez que vean la cantidad de dinero que tengo.
—¿Vas a hacer que te persiga por mucho tiempo? — Cale Pierce preguntó.
—¡No! Cualquiera de ellas que llegue a mí el primero se va a ganar un montón de dinero!
—y piensa que se te van a resitir—.se burló Cale.
Todos se rieron.
—¿A qué hora vamos a salir? —. Joe Feo preguntó a Les.
—En la salida del sol. Tenemos que estar en el paso temprano
Se había elaborado su plan para robar a la Diligencia con mucho cuidado y creía que no tendría problemas para sacarlo.
—Me pregunto ¿qué pasó con Jim? Cale comentó.
—No lo sé. No es usual en el de no presentarse—. Feo Joe estaba preocupado por el otro pistolero. Con la ley tras ellos, que habían dividido varios días antes y quedado en la puerta Canyon Springs. Ahora, Jim fue el único que falta, y los otros hombres se preocuparon por su ausencia.
—Si es capaz de llegar hasta aquí, que lo hará," agregó Les.
—Sería una vergüenza si él dejara pasar este robo —supuesto Cale.
Todos asintieron unánimes, ya que pensó en el robo que habían planeado. Cale había estado en el salón en Canyon Springs cuando el conductor Diligencia se había emborrachado y mencionó el transporte de la nómina. Cale había buscado de inmediato a Les para hacerle saber de lo que se había enterado. Ahora, después de encontrarse con Joe Feo, ellos estaban listos para llevar a cabo el robo. Había una nómina en la Diligencia y que iban a hacer ellos. era una lástima que Jim no los había alcanzado todavía.
—Bueno, si no se presenta, significaría más dinero para cada uno de nosotros! —riéndose entre dientes mientras Joe el Feo lo decía, sin embargo, sabía que podría utilizar el arma extra que traía en los caballos con ellos.
—Si Jim no aparece, eso significa que está muerto", dijo Les sombrío. No le gustaba pensar de esa manera, pero él sabía que tenía que considerar la posibilidad. Después de todo, los Ranger iban tras el rastro de la cuadrilla.
Todos ellos volvieron a beber, no querian creer que lo peor podría haber pasado a su amigo, y esperanzados de que la ley habíera alcanzado a Jim, y que este no había revelado ninguna de sus planes. Ciertamente no quería encontrarse con Ranger de Texas, listo y esperando para cuando robaran la Diligencia.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Vaquera Sexy
Admin
avatar

Mensajes : 14
Fecha de inscripción : 12/03/2011

MensajeTema: Implacable Bobbi Smith Capítulo 9   Jue Mar 31, 2011 9:29 pm

Implacable Bobbi Smith Capítulo 9
Dusty estaba agotada cuando llegó a la estación de paso la segunda noche. El día había sido largo. El viaje había sido sin incidentes hasta el momento, y estaba bien, pero el calor había estado sintiéndose sofocado y el paseo en la diligencia estrecha había sido hueso chirriando.
Lo único que había conservado su espíritu a lo largo de los muchos kilómetros que había viajado era el recuerdo de su baile con el apuesto extraño en el pueblo. Ella se permitió fantasear acerca de usar el vestido de fantasía y estar en sus brazos, ya que ayudó a distraerla de la realidad de estar atascada en la diligencia con varios gordos, sudoroso, maloliente pasajeros. Estaba tan cansada, sin embargo, los ronquidos de los hombres acostados cerca de ella en el dormitorio grande no le molestaba en absoluto. Ella se quedó dormida rápidamente y se durmió profundamente toda la noche. Cuando se despertó justo antes del amanecer, se dio cuenta que su padre ya se había levantado y estaba en movimiento, así que ella se levantó y fue a ayudarlo.
La esposa del hombre que dirigía la estación de paso era una excelente cocinera, y para cuando Dusty y su padre llegó a entrar, ella ya había comenzado a preparar el desayuno para los pasajeros. Dusty esperaba con ansia por la comida. La comida en esta estación del camino siempre fue deliciosa. Todo el mundo comió con avidez, a sabiendas de que iba a ser otro largo día de viaje.
Cuando había terminado de comer, Charley, Matt y Dusty salió a buscar la diligencia dispuesta.
—¡Muy bien, vamos a obtener un pase! —.Charley llamo cuando se cargaron para arriba.
Como se había convertido en costumbre, los hombres subieron en primer lugar. Dusty estaba con su padre y Matt cerca del equipo para que los pasajeros no podía oír la conversación.
—Vamos a llegar al paso hacia el mediodía—.dijo Charley, frunciendo el ceño. —Ustedes dos, estar listo. Si alguien va a intentar cualquier cosa, que va a ser el lugar .
—Vamos a estar observando—.Matt le aseguró.
Dusty se unió a los hombres en la diligencia, llevando su escopeta, mientras que Matt y Charley se asentaron en el banco del conductor. Incluso tan temprano en la mañana, el calor era sofocante y Dusty podría decir, ya que se retiró de la estación de paso que iba a ser otro día duro.
Les, Cale y Ugly Joe estuvieron levantados al romper el alba y sobreviviendo. Cuando alcanzaron el paso Les sostuvo una mirada cuidadosa a su alrededor para asegurarse de que no había nadie más en la zona.,
—¿Dónde quieren que lo esperemos? —.Feo preguntó a Joe. Se imaginó que acababa de tomar posiciones a ambos lados del paso y disparaba al conductor y al hombre montado con escopeta cuando se dirigían a través. Él sabía que iba a ser un poco difícil ponerse al día con la Diligencia después, el equipo estaría corriendo como salvaje, pero lo único que le importaba era conseguir sus manos en el dinero. No importa lo que pasara con pasajeros.
—Muy bien, muchachos, esto es lo que vamos a hacer —.dirigia Les, mirando hacia arriba en la ladera empinada, escarpadas. —Vamos a impulsar algunas de las rocas aquí y bloquear la carretera, por lo que la Diligencia se tiene que parar.
—Eres muy inteligente Les—.dijo Joe feo, impresionado por su plan. Que sin duda haría que el robo simple para ellos.
—Una vez que deje de mover las rocas, será aguantaran fácil para nosotros", coincidió Cale.
—Debería ser, pero no se olvide, algunos de los pasajeros podrían estar llevando armas, también. No vaya a pensar que esto va a ser demasiado fácil—.Les les advirtió. Sabía que siempre había una oportunidad para los problemas.
—Tienes razón, Les. Esto no hay tiempo para estar recibiendo por descuido—.dijo Joe feo.
—Muy bien, vamos a hacer esto—.Les ordenó. —La Diligencia debe pasar por dentro de la hora siguiente.
Cale y Joe Feo atenuaron sus humores radiantes de alegría y empezaron a subir la ladera para hacer rodar abajo las rocas más grandes que ellos podrían mover. Ellos tuvieron que asegurarse apareciera a un desprendimiento de tierras natural,.
Charley estaba tenso como la carretera se redujo y se dirigieron hasta en el pase.
—Cuanto antes pasemos por aquí, mejor—.dijo a Matt que mantuvo un control cuidadoso del equipo. Esta preparado.
— Lo estoy.
No había ido demasiado lejos y había comenzado a la vuelta de una curva cuando Charley vio lo que parecía ser un deslizamiento de rocas en el camino por delante. Él juró en voz alta mientras luchaba para frenar los caballos.
Dusty se dio cuenta de que su padre habían frenado con fuerza en el equipo, y ella se asomó por la ventana para gritar a él: —¿Qué tiene de malo?
—Hay algunas rocas en el camino!" -gritó de nuevo que trajo la diligencia se detuvo.
—¿Qué es? —. el oriental preguntó, mirando preocupado.
—Parece que vamos a tener que parar y despejar algunas rocas de la carretera—.explicó el Dusty como ella abrió la puerta del carruaje y bajó. Ella se aseguró de mantener su escopeta con ella.
Charley miró a Matt.
—¿Puedes permanecer aqui? Voy por los otros hombres para que me ayude. —.Él saltó y fue a hablar con los pasajeros. —Vamos, muchachos, necesito un poco de ayuda. —Mirando a Dusty, ordenó—Tú mantener un ojo en la diligencia con Matt.
Charley echo un rápido vistazo alrededor, pero no vio otra cosa que parecía fuera de lo común. Mientras los tres pasajeros se unieron a él, empezaron a rodar las rocas más grandes fuera del camino.
—Lo bueno es que vi las rocas a tiempo—.uno de los hombres, dijo. Se dio cuenta de cuánto daño podría haber hecho a la Diligencia si se había quedado en las rocas. Podrían haber sido atrapado por ahí por un día o dos, se hacen reparaciones.
— No llaman a Charley el mejor conductor alrededor de estas partes para nada,” Matt los aseguró
Hacia fuera por encima de ellos, se esconden entre las rocas, Les, Joe Feo y Cale que estaban viendo y esperando el momento adecuado para hacer su movimiento. Hasta ahora, su plan estaba funcionando tal y como se había planeado. No suelen ocurrir de esta manera, y Les sentía confiado.
Se mantuvo un ojo en la escopeta al hombre a caballo y el muchacho que había salido de la fase de llevar a otra escopeta. La presencia de la pistola extra Les aún más convencido de que la nómina fue en este Diligencia.
Él había visto, ya que parecía mirar nerviosamente alrededor y luego fue a ayudar al conductor a despejar el camino. Una vez que había empezado a trabajar, le dio feo Joe y Cale señal.
Ya era hora.
Dusty estaba de guardia, de exploración de la ladera empinada, en busca de problemas. La única advertencia que tenía era el reflejo del sol en el cañón de un fusil de los forajidos . Levantó la pistola a bajar de un tiro en esa dirección ya que gritó para advertir a su padre, —¡Papá! Ahí está el.
Sorprendido por su llamada desesperada ya que disparó su escopeta, Matt y su padre miraron a su dirección, pero antes de que pudiera reaccionar ya era demasiado tarde.
Una lluvia de balas cayeron sobre ellos.
Matt murió en el acto en el que estaba sentado encima de la diligencia, y Dusty había sido alcanzada fue por una bala que la tiró hacia atrás entre las rocas junto al camino.
¡Dusty! —.Charley gritó con horror. Y fue por su propia arma.
Les y Joe Feo tuvo varias rondas más y vio con satisfacción como el conductor Diligencia se cayó y estaba inmóvil en el suelo. Luego volvió su atención a los tres hombres que habían corrido a esconderse.
—¡Salgan con tus manos arriba y les dejaremos vivir! —.Les gritó a los pasajeros.
El oriental y los otros dos hombres sabían que estaban atrapados. No tenían forma de escapar. Uno de los hombres estaba armado, pero sabía que no era rival para estos asesinos. Arrojó el arma de donde los bandidos podían verlo.
—¡No es mi arma!
—Muy bien, ahora despacio salgan.
—¡Estamos saliendo!.
Los tres hombres llegaron a pararse en el medio del camino.
—Cale tu te queda aquí. Si alguno de ellos hace un movimiento, pegarle un tiro—.Les le dijo que él y feo Joe empezó a bajar para amarrar los tres hombres y recibe la caja fuerte.
Los tres pasajeros sabían que se trataba de asesinos a sangre fría. Ellos no ofrecieron resistencia cuando los dos bandidos los empujó al suelo y les ataron las manos a la espalda. Feo Joe hizo poco tiempo de tomar sus carteras y otros objetos de valor. El oriental intentó protestar, y lo feo Joe le golpeó en la cabeza con su arma, dejándolo inconsciente. Luego fue a tomar el dinero al conductor y los dos guardias en ellas.
—¡Yee-ha, muchachos! ¡Estamos pagando hoy en día muy bien! —.Les no perdió tiempo en subir al Diligencia y transportar la caja fuerte. Lo tiró al suelo y se bajó para disparar el bloqueo. Él la abrió.
Empezó a meter todo el dinero en las alforjas que había traído, emocionado por el recorrido que había hecho.
Feo Joe tomó el poco dinero del conductor y el guardia había muerto en él y luego se dirigieron a comprobar el otro guardia. Se arrodilló y al lado más joven guardia comprobando que había sangre en la frente del niño, y cuando el chico dio un gemido bajo, feo Joe se dio cuenta de que no estaba muerto.
Feo Joe agarró la pistola al niño y lo arrojó lejos, por si acaso. Cuando empezó a buscar los bolsillos del muchacho flaco descubrio algo que le obligo a alzar la mirada hacia Les en estado de shock.
—¡Les Ven aquí!.
—¿Qué es? —.Les preguntó, irritado. No quería perder el tiempo. Necesitaban a recoger el dinero y salir de allí. Tenían que poner un poco de kilómetros de largo entre ellos y la escena del robo.
—Nunca en toda mi vida había visto nada como esto.
—¿Cómo qué? Todavía está vivo?.
—Sí, la bala sólo le rozó, pero…
—Pero, ¿qué?
—Esto no es.. él
—¿De qué me está hablando?.
—¡Esta guardia aquí es una niña!.
Una chica.
Les terminó guardando todo el dinero y luego se acercó a ver lo feo Joe estaba hablando.
Así como Les unió al margen de la ley otros, Dusty comenzó a recuperar la conciencia. Ella dio otro gemido mientras ella luchaba por abrir los ojos. Ella podía oír las voces de los hombres y pensó que era su padre hablando con algunos de los otros hombres en el Diligencia.
—¿Papá? ¿Que sucedió? —.Finalmente logró mirar hacia arriba, y sólo entonces se dio cuenta de que era las manos del bandido en ella. La conmoción y el horror del ataque volvió con una venganza y ella trató de tirar violentamente lejos de él.
Su escaso esfuerzo resultó inútil. Su dominio sobre ella era de gran alcance. Él no estaba dispuesto a dejarla ir.
—No vaya a intentar nada, pequeña dulcura. No me gustaría que usted se lastima peor de lo que ya esta—.dijo Joe feo, mirando de reojo hacia ella.
Les sorprendió todavía por el descubrimiento feo de Joe. Había pensado que bastante extraño que el conductor tendría un niño con escopeta , pero se sorprendió al descubrir la guardia era una niña.
—¡Suéltame! Dusty seguido tratando de escapar, pero fue imposible.
—No vas a ninguna parte—.Les finalmente dijo—Amárrela y preparara para montar.
—¿Qué vamos a hacer con ella? —Feo Joe no podía imaginar lo que les tenía en mente.
—Ya verás—.dijo Les, ya está haciendo su plan.
—Pero ella sólo nos va a reducir la velocidad.
—No vaya a cuestionar mis órdenes. —.Les mascullo. —¡Haz lo que te digo!.
Les dejó que feo Joe cuidara de la niña y se fue a su vez el equipo suelto. Cuanto durara para que la interrupción sea divulgada, más grande la ventaja que los proscritos tendrían en cualquier pandilla que intentara venir después de ellos.
Feo Joe se levantó y tiró a la niña a sus pies. Le ató las manos delante de ella mientras se tambaleaba débil frente a él.
Cuando estaban terminando, Cale cabalgó hacia abajo, al frente de sus caballos.
—Vamos a salir de aquí—. Había dicho Les. —Voy a mantener a la niña conmigo.
Cale se sorprendió al enterarse de la identidad de la guardia. —¿La estás tomando el tiempo?
—Como le dije a Joe feo, tengo un plan. Así que no te vas a preocuparse por él. Salgamos/
Les había cargado las alforjas y comenzó a arrastrar a la niña hacia su caballo.
Dusty estaba en agonía. El dolor en su cabeza era casi insoportable. Ella estaba teniendo problemas tratando de concentrarse en lo que estaba sucediendo a su alrededor como el margen de la ley la obligó junto con él a su caballo.
Fue entonces cuando vio el cuerpo de su padre y la agonía desgarradora rasgó a través de ella. —Mi padre Usted mató a mi padre.
—Cállate—. Les gruñó—.a menos que usted quiere que disparare a los otros tres."
Dusty guardó silencio aterrorisada. El apretón del hombre en ella era dura y áspero, y se dio cuenta que no había escapatoria El líder la empujó para arriba en su caballo y después montó detrás de ella.
—¡Vamos a andar, chicos! Tenemos algunas millas para cubrir! —.Les estaba sintiendo muy bien cuando se marchó, dejando feo Joe y Cale a seguir.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario http://clvaquerasapasionas.foro-gratis.net
Rosalinda
Admin
avatar

Mensajes : 37
Fecha de inscripción : 14/03/2011

MensajeTema: Implacable Bobbi Smith Capítulo10   Lun Abr 04, 2011 9:21 pm

Implacable Bobbi Smith Capítulo10

Con las pocas fuerzas que tenía, Dusty se agarró con fuerza a medida que corrían fuera del lugar del robo. la desesperación oscuro la llenó . A menos que los pasajeros lograron de alguna manera soltarse, ella sabía que iba a ser largas horas antes de que alquien descubriera que la Diligencia había sido robada y matado a su padre y Matt. Ella pensaba en la tentativa de lanzarse de la espalda del caballo, pero el forajido la tenía muy bien sostenida, de modo que no podría escaparse. En la agonía silenciosa, ella lloró la muerte de su padre.
Les abrió el camino a medida que cubrió la milla de largo. Se imaginó que tendría cerca de ventaja de un día completo en cualquier pandilla que vinieron después de ellos, por lo que se sentía seguro de que conseguiría limpiar y quitar. Cuando se detuvieron por primera vez para darles agua a los caballos, se apeó y luego llegó a arrastrar a la niña fuera de la silla.
—No se te ocurra intentar cualquier cosa—.le advirtió.
Dusty miró a su alrededor y sabía que no había posibilidad de escapar de este momento, por lo que en silencio se fue hasta el agua para beber y para lavar parte de la sangre seca de la cara. No era fácil con las manos atadas, pero ella hizo todo lo posible.
—Ella no parece gran cosa de una mujer. Entonces, ¿por qué la has traído Les?—.Joe feo estaba mirando a su prisionero como él se acercó a Les.
—Ya te lo dije, no vas preocuparse acerca de mis planes para ella.
—Ella nos va a hacer perder tiempo—.repuso Cale, repitiendo de preocupación feo de Joe.
—Ella no nos está haciendo lentos, no ella—.Les respondió airadamente.
—Usted no tiene ningún lugar para mantenerla—. dijo Joe feo.
—Tienes razón. Yo tengo donde. Sin embargo no la traía para mí. Más bien ella es parte del botín de la Diligencia que acabamos de robar.
—¿De qué me está hablando? — Cale preguntó.
—Eduardo de la cantina está buscando algunas chicas nuevas. Me dijo que pagaría muy bien si se las llevara sobre todo si eran vírgenes.
—¿Así que usted no está planeando en compartir con ella nosotros? —.Cale preguntó. Había pensado que al menos se va a tener su diversión con la chica poco.
—Oh, no! Ella vale mucho dinero, y pienso en la inversión. —.Les sonreía ante la idea. —Ahora, vamos a montar. Tenemos cosas más importantes de qué preocuparse. Como hacer que no haya Ranger en nuestra cola.
Montaron y salió otra vez, sin detenerse para pasar la noche hasta que era casi de noche. Ellos construyeron una pequeña fogata, y Les obligó Dusty a sentarse junto a él allí. Cale excavó la carne seca que habían traído, y Les tomó una cierta cantidad de él y lo tendió a ella.
—come
Dusty lo miró, con todo el odio que sentía por su captor y sus ojos ardían.
—No—.dijo ella, desafiante.
Les había esperado tanto, y él sonrió con frialdad hacia ella. —Vas a comer o de lo contrario te lo meto hasta la garganta y yo no creo que quieres que haga eso. —Su expresión se tornó amenazadora.
Dusty no tenía ninguna duda de que el forajido haría exactamente como la amenazaba. Ella también sabía que si quería tener alguna esperanza de escapar, que tenía que comer para mantener sus fuerzas. Fue bastante difícil lidiar con el dolor y los mareos que sufría. Con asco, ella tomó la carne que él ofrecía y se lo comió rápidamente. Después de que había terminado la comida, Les levantó y volvió con su cuerda. Él se sentó cerca de ella.
—Mantenga sus brazos—.le ordenó.
Les rápidamente ató la cuerda a la longitud que se había acostumbrado a obligar a sus muñecas. Ató el otro extremo a su propio brazo.
—Quiero hacer que su estancia agradable y cerca de mí toda la noche. —.La cuerda era suficiente para ella para cuidar de sus necesidades sin que tener que estar parado sobre ella, pero si ella tratara de huir en medio de la noche, él lo sabría.
Feo Joe se reía como él consiguió su botella de whisky de sus alforjas y tomó un trago.
—Sí, caballero, las cosas no podría haber sido cualquier día de hoy mejor. Lo hicimos muy bien. Tengo ganas de hacer alguna fiesta.
—Estoy de acuerdo—.acordó Cale, agarrando la botella de feo Joe cuando él lo ofreció. Tomó un trago y se la pasó a su líder. —Aquí, Les.
—Eso es un buen whisky, pero debemos de beber demasiado. Tenemos que cabalgar al amanecer—.Les disfruto de una copa y se la devolvió a Feo Joe
Se quejó un poco, pero sabía que tenía razón.
—¿Piensas que Jim va a poder encontrarnos? —.Feo Joe le preguntó.
—Es difícil de decir—.Les respondió.
—Tuvimos suerte de que no necesitaba el arma adicional hoy.
—¡Sí, pero con él no está aquí, eso es más dinero para nosotros! —.Feo Joe sonrió con avidez en el pensamiento.
—De acuerdo—.convino Cale. Iba a disfrutar haciendo algo serio con el juego tan pronto como tuvo la oportunidad. Sabía que iba a ser un tiempo, sin embargo. Él y sus compañeros tuvieron que asegurarse de que la ley no fue acercando a ellos antes de que realmente podía permitir que se relaje y pasar un buen rato.
Les echó una manta pequeña Dusty como él se preparó para acostarse cerca.
—Cale, que velan en primer lugar.
El otro pistolero se alejó del fuego para sentarse en la oscuridad y mantener un puesto de observación para los problemas. Les no creo que haya alguna cerca pandilla cerca, pero era mejor en publicar un guardia y estar seguro.
Dusty se envolvió en la manta, y buscó consuelo que lo que encontramos en el duro suelo. La tristeza y el miedo la abrumó, y se echó a llorar. Ella luchó para ahogar los sollozos que su sacudida al pensar en su padre y Matt. Ella suponía que debería estar agradecida de estar viva, pero se pregunta de lo afortunada que era en realidad. Ella había oído los planes que el líder de la banda tenía para ella, y se pregunta qué nuevos horrores que le esperaba. En la oscuridad de la noche, comenzó a rezar desesperadamente, pidiendo ayuda y la fuerza para salir de esto.
Al amanecer, los bandidos estaban arriba y montados al cabo que no descansaría hasta la noche otra vez.
Canyon Springs
Grant durmió hasta mas tarde de lo habitual por la mañana. Él se había quedado en el salón tarde la noche anterior, bebiendo y jugando para encajar, con la esperanza de aprender algo acerca de los bandidos, pero no había oído nada. Su estado de ánimo se tenso cuando se levantó y se vistió. No era un hombre acostumbrado a la espera de problemas. “Problemas” por lo general lo encontró, y allí sentado en Canyon Springs esperarando por Les y sus muchachos que aparecieran estaba poniendo a prueba su paciencia. Él sabía que la información que había recibido acerca de su lugar de encuentro había sido fiable. Se dijo a relajarse, que los bandidos ya aparecerían.
Grant abandonó el hotel y se dirigió a la tienda para obtener los suministros que iba a necesitar para sobrellevar el viaje. Cuando estaba a una cuadra de la tienda, vio a un joven salir corriendo del lugar y correr por la calle a la cuadra. El niño parecía estar desesperado por algo, y Grant se preguntó qué estaba pasando. Encontró a cabo tan pronto como él salió por la puerta.
—¡Yo no lo puedo creer! —.exclamó Alicia Jones, el empleado de la tienda, su expresión horrorizada mientras hablaba con las otras señoras que estaban allí.
—No puede ser..Simplemente no se puede.
Grant reconoció la voz de la señorita que estaba de espaldas a él. Fue Miss Gertrude. Podía escuchar la angustia en su voz y se preguntó qué había sucedido. De inmediato fue a su lado.
—Miss Gertrude ¿Hay algún problema? —.preguntó, al ver las lágrimas en sus ojos mientras miraba hacia él.
—Oh, Grant no sabía que estaba todavía en la ciudad. De alguna manera, siempre se las arreglan para aparecer en el momento adecuado—.dijo ella con voz ahogada.
—¿Qué sucedió? —.No pudo evitarlo. Él puso un brazo protector sobre los hombros mientras miraba a las otras dos mujeres que están allí con ella.
—La Diligencia fue robada y Charley Martin los hombres fueron asesinados—.Alicia empezó.
Grant se tensó en las noticias.
—El telegrama llegó en tan sólo poco tiempo atrás— Betty agregó.
—Y lo han secuestrado, Dusty —.Miss Gertrude le tocó el brazo mientras explicaba el resto.
—¿Dusty? —.Grant frunció el ceño, no reconocer el nombre.
—¿Ella no le dijo? —.Miss Gertrude se dio cuenta de que Dusty debe haber mantenido su otra vida oculta de él la noche del baile. —Apodo de Justine es Dusty.
—¿Ella estaba en la diligencia? —.expresión de Grant endurecido.
Miss Gertrude explicó rápidamente la verdad de la vida de Dusty a él. —Ha sido duro para ella ya que su madre murió, montar la escopeta en el Diligencia con su padre, pero ella lo hizo y que estaba orgulloso de ella. ¿Y ahora?
—¿Dónde está el atraco llevará a cabo? —.No podía imaginar la belleza que había bailado estuviera en manos de los bandidos.
—En el paso—. dijo Betty. —Por lo que el chico nos estaba diciendo, que creo que era notorio que la banda de Jackson.
Grant se enfureció. Mientras que había estado esperando por los forajidos aparecieran en la ciudad, ellos ya había logrado sacar un robo a mano mortal y tomar a la muchacha con ellos.
—Tenemos que avisar a Fred —.repuso Alice conociendo a su jefe y su familia tenía que saber lo que había pasado.
—Esto va a romper el corazón a Francie—.Miss Gertrude parecía aún más triste por la noticia.
—Se supone que el sheriff se va a poner un pelotón juntos, pero los bandidos ya han iniciado un día completo de la cabeza de ellos—.Betty continuó
—Sheriff Perkins es inútil—.declaró Miss Gertrude. "Nunca voy a ser capaz de encontarr a Dusty, no después de todo este tiempo. ¿Por qué, no podía encontrar su propio camino a casa si no tienen direcciones?. Él nunca será capaz de rastrear
—Ahora, la señorita Gertrudis—.Alice reprendió.
—No Ahora, la señorita Gertrudis—. respondió ella con enojo. —No puedo decirle cuántas veces se ha ido después de un alborotador y volver las manos vacías.
—Si las señoras me lo permite", dijo Grant, dejando bruscamente.
Miss Gertrude le miró salir en zancadas de la tienda.
—Me pregunto ¿por qué se fue así? —.dijo Alicia.
—No lo sé, pero tengo la intención de averiguarlo—.Miss Gertrude le dijo que ella corrió tras él.
—Pobre de Dusty—.Betty miró a Alicia.
—Espero que puedan encontrarla y traerla de vuelta.
-Sí ojala.
—Uno de nosotras debe ir a decirle a Francie y su familia lo que ha pasado.
—Voy a ir—.ofreció Betty, sabiendo que iba a ser una conversación difícil.
Grant se dirigió directamente al hotel. Él no iba a molestarse en hablar con el representante de la ley local. De lo que la señorita Gertrude había dicho, sería un desperdicio de su tiempo, y él ya había hecho bastante de eso.
—¡Grant Espere! —.Miss Gertrude llamó. Ella había pensado que podría estar pasando más para ayudar al sheriff, pero parecía que iba al hotel.
Se detuvo en su llamada y esperó respetuosamente a que ella ponerse al día con él.
—¿A dónde vas? La oficina del sheriff es por el otro lado—.señaló. Ella siempre había la sensación de que este hombre era algo más que un vagabundo que pasa por la ciudad, y tenía la sensación de que estaba a punto de descubrir su verdadero propósito al venir a Canyon Springs.
—Si el alguacil es tan malo en el seguimiento como usted dice que es, no me lo esperaba— Grant alcanzado en el bolsillo y sacó su placa mostrándola.
—Usted es un Ranger—.Gertrude ojos se abrieron como ella lo miró.
—Sí, señora, y yo voy tras de Les Jackson.
Una mirada de orgullo entró en sus ojos cuando vio a su feroz determinación.
—Sabía que había algo especial en ti desde la primera vez que puse los ojos en usted—.Ella lo tomó del brazo y tiró de él hacia ella para que pudiera besarle la mejilla. " Grant buscar a Dusty y traela de vuelta a casa.
—Lo haré—.le prometió.
Con eso, se marchó hacia el hotel para obtener sus pertenencias.
Había perdido bastante tiempo ya.
Menos de veinte minutos más tarde, Grant salió de Canyon Springs.
Más de una hora más tarde, Francie estaba todavía en brazos de su madre, llorando histéricamente como su padre empacó sus alforjas prepara para viajar fuera de la ciudad con la pandilla.
—Vamos a necesitar sus oraciones", dijo Fred a su esposa e hija. —Con la gran ventaja que tienen sobre nosotros, no sé si seremos capaces de encontrar o no.
Francie levantó la cabeza para mirar a su padre. —¡Hay que buscarla, papá! ¡Tienes que hacerlo! —.Dejó a su madre el abrazo y se fue a abrazar a su padre. —Por favor, por favor, dime que vas a su encuentro!
—Yo voy a hacer mi mejor esfuerzo, Francie. Si somos capaces de encontrarla, lo haremos. —.Fred abrazó con todo su corazón mientras la abrazaba
—¿Quién se unira con usted? —.Marlene preguntó.
—Hasta ahora, he oído que Rick se unan a nosotros, y varios de los hombres de negocios de la ciudad. Creo que algunos de los ganaderos son aún el envío de algunos de sus manos para que nos ayude, por lo que deben tener las armas suficientes en caso de que se las arreglan para ponerse al día con la banda de Jackson. Es simplemente tomar Sheriff Perkins tanto tiempo para poner el pelotón junto. Cada minuto cuenta en este momento, y el sheriff es lento "
—Ya lo sé—.dijo Francie en una emoción voz ahogada. —Me gustaría poder viajar contigo y ayudarte.
—No, querida—.dijo su padre en serio — te quedas aquí con tu madre, así que sé que estás a salvo. —Él levantó la mirada para mirar a su esposa. -Será mejor que vuelva más a la cárcel. No se sabe a qué hora vamos a estar en la cresta a cabo.
Marlene fue a sus brazos para darle un beso. Fred le dio un abrazo paternal Francie y luego cogió su fusil y alforjas y salió de la casa para montar y trayecto.
Francie estaba en la puerta con su madre, luchando desesperadamente para controlar sus lágrimas mientras observaba a su padre salir. —Tienen que encontrarla Madre… ¡Ellos tienen que encontrarla! ¿Quién sabe lo que los delincuentes podrían hacer a Dusty! "
Marlene entiende el miedo de su hija de su amiga. Ella sentía lo mismo. Dusty era una mujer amable, dulce que habían pasado por momentos muy duro en su vida. Parecía tan injusto que la tragedia había golpeado de nuevo, Marlene se enfermaron por el pensamiento.
—Lo mejor que podemos hacer es rezar para Dusty. Vamos a rezar para que ella es segura y que la pandilla puede realizar un seguimiento de la banda hacia abajo y rescatarla.
—Ella tiene que volver—.Francie miró a su madre, sabiendo que ella estaba en lo cierto.
Marlene abrazó a su hija de nuevo y ofreció una oración en silencio por la seguridad de Dusty.
Cuando Fred llegó a la cárcel, encontró Sheriff Perkins de pie al frente con nueve hombres sobre otros, incluyendo a Rick. Ellos tenían sus caballos y su equipo, y parecía que estaban listos para montar.
—Perkins, ¿cuando nos vamos? —.Fred exigió. —Cada minuto cuenta ahora mismo! Mataron a Charley y Matt y han secuestrado Dusty! .
Sheriff Perkins, era un hombre arrogante, de pelo negro, bigotudo, lo miró y se burló, —Nos vamos cuando estoy bien y listo.
Un murmullo pasó por los hombres reunidos.
—No me vayan a ocasionar problemas muchachos. Soy la ley en esta ciudad.
Se quedaron en silencio, pensando que todas las Canyon Springs podría utilizar un hombre mejor.
—Sheriff, lo respetamos, pero que han tomado Dusty", dijo Rick, dando un paso hacia arriba. —Tenemos que recuperarla.
Fred fue a pie con el joven banquero. Él había llegado a respetar Rick en el poco tiempo que había estado allí en la ciudad. —Rick tiene razón Sheriff. Dustys nos necesita
Sheriff Perkins estaba agitado, y seriamente asustado de dar caza a la banda mortal. Sabía que Les y sus hombres que eran capaces de matar a sus perseguidores a la vista, y él no tenía ninguna prisa en morir. Le gustaba su trabajo allí en una pequeña y tranquila Canyon Springs. No hubo problemas mucho más que un par de borrachos lucha de vez en cuando, y él podría manejar eso muy fácilmente. La banda de Jackson, sin embargo, le había aterrorizado, y él estaba peleando duro para no dejar que su programa de miedo frente a los otros hombres. Si él quería mantener su trabajo, tuvo que desempeñar el papel.
—Muy bien, muchachos, Fred está aquí ahora. Vamos a ir a buscar a los asesinos!
Rick y Fred se miraron preocupados, ya que fueron al monte arriba. Ellos sabían que iba a ser un trabajo difícil seguir a los forajidos cuando tenían una ventaja tan grande, pero que estaban decididos a hacer todo lo que esté a su alcance para llevar a casa Dusty.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Rosalinda
Admin
avatar

Mensajes : 37
Fecha de inscripción : 14/03/2011

MensajeTema: Implacable Bobbi Smith Capítulo 11   Mar Abr 05, 2011 7:26 pm

Implacable Bobbi Smith Capítulo 11

Dusty siempre había pensado a sí misma como una persona fuerte, especialmente después de que los largos meses viajando armada como guardia con su padre. Había llegado a creer que podía manejar cualquier cosa que viniera en su camino, pero los últimos cuatro días de haber sido secuestrada por la banda de forajidos la hizo dudar. Todavía atada con el líder de la banda, ella yacía escarolada arriba debajo de la manta cerca del fuego de campamento.. Ella había oído la conversación del hombre sobre los planes que tenía para ella, y ella sabía la suerte que le esperaba al llegar a la cantina. La idea de ser forzada a vender su cuerpo la horrorizó, y ella había estado desesperadamente tratando de sacar en claro una forma de escaparse de los tres asesinos. La milla después de milla en un viaje desolador, y con Les Jackson muy cerca de ella no le había dado la oportunidad para escaparse, sin embargo. Ella se sintió completamente desvalida, y eso no le gustaba en lo absoluto.
Dusty había escuchado la conversación de los tres hombres que estaban sentados alrededor de la fogata, compartiendo una botella de whisky. Desesperada, se preguntó si había cualquier posibilidad de una tropa podría alcanzarlos y rescatarla. Se había negado a renunciar a la esperanza para los primeros días, pero ahora, con cada kilómetro que pasaba la llevaba cada vez más lejos de casa, y empezó a creer que no había nadie que viniera por ella, estaba sola.
Con una respiración profunda hacia ella misma, Dusty encontrado la fortaleza que necesitaba.
Tenía que encontrar una manera de escapar.
No podía contar con nadie más que consigo misma.
Aquella noche sabia que los bandidos estaban bebiendo exageradamente, creía que podría tener una oportunidad de escaparse si podía encontrar una manera de cortar la cuerda. Con sumo cuidado, miró a su alrededor y vio a una pequeña roca a su alcance. Ella lo atrajo hacia ella y empezó a frotar con cuidado la cuerda que la ataba a Les Jackson más duras contra el borde de la roca. Lo que hacía sería la más difícil de quitar, pero era el más importante. Si ella no pudiera liberarse de ello, entonces no tenía ninguna posibilidad en absoluto para escaparse.
Un sentimiento de determinación renovada lleno a Dusty cuando empezó a luchar por su libertad. El tiempo se agotaba. Tenía que hacer algo rápido.
Feo Joe miró el líder de la banda, que estaba recostado en la fogata de él.
¿Qué piensa Les? ¿ No es hora que nos encontramos algún lugar para hacer un poco de celebración?.
Habían estado viajando duro desde el atraco cuatro días antes, y estaba más que dispuesto a encontrar un pueblo con un salón y algunas mujeres calientes, dispuestas. El dejó que su mirada recorriera a la niña que se encontraba arrucada junto a Les. Ella parecía estar dormida.
Les sabía qué clase de hombre feo Joe, y sabía el problema que vendría si no encontrara un lugar para descansar muy pronto.
—No estoy seguro de que hemos huidos de ellos todavía.
—Sabemos que el sheriff de Canyon Springs es inútil—. argumentó Feo Joe. —Incluso si se levantó un pelotón, que nunca nos encontramos.
—No, no, pero no se olvide de los Ranger. Tuvimos cuidado de uno, pero eso no significa que no haya otros todavía detrás nosotros.
—Dame el whisky condenado—.Feo Joe maldijo entre dientes ante la idea de los Ranger. Eran conocidos por ser implacables en su seguimiento.
Cale tendió la botella de licor que había estado bebiendo y feo Joe se lo arrebató de su mano.
—No hay ninguna razón cerdo Hay suficiente para todos —.le dijo Cale.
—No, si yo tengo mi manera—.gruñó el otro forajido.
—Tómelo con calma, muchachos. Vamos a viajar por Flat Rock y nos detendremos allí por un día o dos tan pronto como este seguro de que nadie nos siga en nuestro camino. Entonces todos ustedes tendrán un poco de diversión antes de bajar a la cantina para conseguir mi dinero extra por la chica—.Les habló, el reconocía el mal humor de feo Joe.
Cale no dijo una palabra más. Él sabía lo mucho que feo Joe le gustaba pelear, y la última cosa que quería hacer era pelearse por la botella de licor.
—Aquí, Cale. Tengo una botella —.Les ofreció, tirando a cabo su propio whisky de su alforja. —No es ninguna razón por la que no todos pueden compartir.
—Te lo agradezco—.dijo Joe feo como él tomó la botella de Les y la abrió para tomar un trago. —Te debo,
—Lo recordaré."
Bebieron hasta bien entrada la noche hasta que el líquido alcance finalmente hizo su trabajo y todos ellos se desmayarón.
El silencio que superó el campamento lleno a Dusty con esperanza. Ella nunca había tenido mucho uso del whisky antes, pero que realmente aprecia su poder adormecedor sobre Jackson y sus hombres mientras se empuja con cuidado la manta a un lado y miró a su alrededor. Los tres forajidos parecía estar durmiendo, y ella sabía que esta era su única oportunidad para escapar. No había sido fácil, se libera de la cuerda, pero ella lo había hecho. Ahora sólo tenía que llegar lo más lejos de los forajidos ya que antes puede que se despertaran y se dieran cuenta que faltaba.
Dusty silenciosamente se arregló su manta para que se viera como si estuviera todavía acurrucado durmiendo allí. Pensó en tratar de obtener una de las armas, pero los hombres estaban vestidos con sus fundas y se acostó con sus fusiles al lado de ellos. Ella no tendría ninguna oportunidad de conseguir uno sin ser descubierta. Había tenido la suerte de lo que va de noche, pero no quería empujarlo. Le hubiera gustado haber tenido uno de los caballos, pero no había manera. Incluso tan borracho como estaban, los forajidos se despertaba de inmediato si escucha a los caballos agitación.
Orando desesperadamente para fugarse sin despertar ellos, Dusty se deslizo en la oscuridad, decidida a llegar lo más lejos del campamento como pudo antes del amanecer. Ella se alejó en la dirección por donde habían venido, esperando que el terreno accidentado ayudaría a ocultar su rastro. También espero, en que podría encontrarse con una pandilla de la ciudad. Si aún no lo hay
Dusty ni siquiera pensó en lo que le pudiera pasar sin comida, sola y a pie o desarmada y sin el agua. Pero lo iba a hacer , iba a escapar y encontrar su camino a casa, y luego volvería a montar con la ley y ayudar a capturar a los asesinos de su padre. Ella tenía toda la intención de estar ahí cuando la banda de Jackson fueran llevados ante la justicia.
Ella había oído hablar a Les sobre Los Ranger de Texas que estaban detrás de ellos, también, pero que había visto ningún señal de cualquiera acercarse Ella esperó que los Ranger estuvieran ahí , pero pase lo que pase, de alguna manera, de algún modo, ella iba a ver a los asesinos pagar por lo que ellos habían hecho. Su tristeza y la furia le volvió a la determinación para huir en la noche, y ella sabía que su furia la sostendría.
Grant fue hasta antes del amanecer y vio el tinte rojo siniestro en el cielo del este como el sol. Sabiendo el mal tiempo que iba a venir, y se alegraba de que no se había molestado en esperar por el sheriff y su pandilla. No había visto ninguna señal de ellos desde que había abandonado la ciudad. Si la pandilla había encontrado aún el camino, que por lo menos a un día bueno que hay detrás de él, y él no tenía tiempo que perder si él iba a ponerse al día con Les Jackson.
Su pensamiento en Justine, o Dusty como Miss Gertrude había llamado, le perseguía mientras él salía. Ella había sido tan hermosa, tan femenina, la noche del baile, le resultaba difícil creer que alguien por error lo confundiera con un chico, incluso si ella llevaba ropa de hombre. Su expresión se oscureció como se imaginaba lo que Les podría haber hecho con ella. Instó a su caballo a un ritmo más rápido. Dusty estaba ahí en algún sitio, y él no iba a marcharse hasta que él la encontrara..
Les despertó primero y gimió. El licor había sido como magia la noche anterior, pero ahora estaba pagando el precio.
—Es hora de empezar a moverse—.gruñó Les
Cale comenzó a moverse. Le dolía la cabeza, y él estaba enojado consigo mismo por beber tanto. Sabía que iba a ser un día largo y doloroso de la equitación. Se sentó y miró hacia donde estaba la chica acurrucada en su manta. Pensó que con el ruido que acababa de hacer, ella estaba fingiendo estar dormida, así que tiró de la cuerda que la mantenía atada, para que se moviera.
A Ver la cuerda libre Les se quedo sorprendido.
—Que de…
Él pasó por encima de su manta y lo arrojó de nuevo buscándola pero no estaba
—¿Qué pasa, Les? —.Cale preguntó mientras se sentaba con rapidez y miró por encima. Una mirada le dijo lo que necesitaba saber. Se ha ido...
Les juraba vilmente mientras se acercó a donde feo Joe seguía durmiendo. Le dio una patada al otro hombre enojado, exigente.
—¿Dónde está ella? ¿Qué hiciste con ella?.
Joe Feo sufría por la resaca dolorosamente. Cuando el se detuvo a su lado no se sentia bien con él en absoluto. Acusó a sus pies, listo para una pelea.
—¿De qué me está hablando?.
—¡Estoy hablando de la chica!
—¿Que pasa con ella? — En su niebla de la juerga de borrachera, él sólo podría fruncir el ceño y mirar fijamente tontamente a Les.
—¡Mira, pedazo de idiota! —.Señaló hacia su petate vacío.
Joe feo estaba sorprendido como Les haberse encontrado que que no estuviera en ninguna parte
—Yo no hice nada con ella. Me desmayé después de que tu lo hicera—Le gustaba la buena batalla, pero él no estaba en condiciones de asumir con Les esa mañana, sobre todo tan loco como el líder de los forajidos estuviera.
—ella no tomo las armas y caballos, no debe ser demasiado difícil de encontrarla—.Les seguía maldiciendo y empezó a buscarla en todo el campamento.
—¿Quieres perder el tiempo buscándola? Tenemos que seguir adelante—.Cale lo miró como si estuviera loco.
—Yo voy tras ella—.Les gruñó mientras se dirigía a ensillar su caballo.
Cale miró a feo Joe, con la esperanza que trataría de ayudar a convencer a Les cambiar su mente, pero el otro hombre se encogió de hombros solamente. Ellos tenían una mejor oportunidad de evitar problemas si se quedaron juntos. No había seguridad en los números. Después de todo, había visto todavía ninguna señal de Jim. No se sabía qué había pasado con su amigo.
Cale y Joe Feo fue a ensillar los caballos, también. Si había pensado que los días anteriores había sido muy duro, hoy iba a ser aún peor.
Dusty estaba agotada cuando la luz del día se extendía por todo el país. Ella no había dejado su huida desesperada en toda la noche , pero ahora con el calor del día, ella sabía que necesitaba encontrar agua y un lugar para esconderse. Los forajidos estarían iniciando la búsqueda y ella tenía que tener cuidado de no entregarse de inmediato. Siguió buscando alguna señal de una pandilla, pero no veía ni rastro de nadie.
Dusty finalmente encontro un pequeño manantial y se detuvo lo suficiente como para llenar su copa. Lamentaba profundamente por no tener una cantimplora con ella, pero no había manera que ella podría haber tenido un sin despertar a los bandidos que dormían. Su sed estaba satisfecha por el momento, se trasladó viajando otra media milla antes de buscar cubrir las profundidades de una saliente rocosa. Se alegraba de que no había serpientes allí, y tomó lo que pudo encontrar consuelo en el duro suelo.
—Hay una tormenta—.señaló Cale a cabo, aprovechando una mirada sucia de Les.
—Así que viaje más difícil—.Les ordenó.
Oscuros nubarrones se estaban reuniendo en el noroeste, y quería encontrar a la chica antes de que la lluvia eliminara sus pista.
—Hemos estado tras ella durante más de dos horas—.Feo Joe se quejó, —y no la hemos encontrado todavía.
—Ella ocultado muy bien su rastro—.acordó Cale.
—Nos mantenemos montando bastante más en esta dirección, y vamos a encontrar a un grupo de rescate de pueblo, no la chica—.Ugly Joe dijo.
Les estaba furioso. No estaba acostumbrado a ser burlado por nadie, y mucho menos por una mujer. Había sobre todo quería encontrar a la chica para enseñarle una lección por tratar de escapar de él, pero esta vez sabía que los muchachos estaban en lo cierto. Ellos tenían su dinero. Era el momento de cuidar de sí mismos y olvidar la muchacha. Les creía que ella no duraría mucho tiempo a pie de todos modos, sin comida ni agua ni armas. Refrenar, , Les miró fuera por el campo rocoso, rugoso, pero no vio ningún rastro de ella.
—Tienes razón, los niños. Es hora de que se dirigió a Flat Rock. Creo que hay algunos buenos momentos que nos espera allí.
Joe feo y Cale compartieron una mirada de alivio cuando ellos giraron sus caballos y montaron a caballo hacia Flag Rock. La ciudad salvaje sería el lugar perfecto para esconderse y divertirse.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Rosalinda
Admin
avatar

Mensajes : 37
Fecha de inscripción : 14/03/2011

MensajeTema: Implacable Bobbi Smith Capítulo 12   Jue Abr 07, 2011 6:52 pm

Implacable Bobbi Smith Capítulo 12
Grant había desmontado para comprobar el camino que había estado siguiendo. Una hoja de hierba aplastada le aseguró que iba en la dirección correcta y que él se acercaba a los forajidos. Miró a través del terreno rugoso, pero no vio señales de la banda en cualquier lugar de la distancia. Lo mejor que podía entender, todavía estaban cerca de montar un buen día por delante de él. Según lo determinado como siempre, montó de nuevo y siguió adelante, manteniendo un ojo en las nubes reunidas.
El profundo retumbar de un trueno en la distancia advirtió a Grant que la tormenta que amenazaba rompería pronto. El rastreo por la tierra rocosa era bastante difícil, pero si la tormenta resultara ser tan grave como parecía, él sabía que iba a mojar el rastro por completo. El mejor Grant podría decir, Jackson y sus hombres estaban conduciendo al sudoeste, así es que él iría hacia allá una vez que el clima se despejara, y esperar en que él pudiera darse cuenta de alguna señal de ellos otra vez. No iban a escaparse.
El viento rugió, y un estalló un rayo sobre las nubes, Grant buscó un refugio en lo que pudo encontrar debajo de un afloramiento rocoso. Tiró de su impermeable y pasó la noche, frustrado por el retraso, pero más decidido que nunca a no darse por vencido.
Mientras esperaba la tormenta, Grant se preguntó donde Frank había ido. Él esperaba que su amigo siguiendo el sendero de la banda le hubiera resultado difícil también. Él miró hacia el aguacero y oró para que Dusty no le hubiera sufrido daño.
Dusty permanecía en su escondite por más tiempo después de la tormenta se había movido a través. La fiereza y emoción que sentía no le hacía sentir incomoda por estar mojada, porque sabía que el fuerte aguacero había borrado todo rastro de su muerte. Ella esperó hasta media tarde antes de salir. Cuando no vio ningún signo de Les y sus hombres, ofreció una oración de gracias continuando en camino. El hecho de que ella no podía verlos ahora mismo no significa que no estaban en algún lugar, por lo que mantiene una estrecha vigilancia ya que comenzó a tomar el camino en dirección de Canyon Springs nuevo.
El hambre era fuerte y comenzó a buscar todo lo que era comestible. Encontró algunos caquis y cebollas silvestres. No era mucho, pero ofrecía algún sustento. Ella necesitaba toda la fuerza que podría llegar a mantenerse en movimiento.
A medida que la tarde avanzaba, el calor se hizo insoportable, pero Dusty no quería arriesgarse a parar a descansar de nuevo. El peligro era demasiado grande.
Gracias a la fuerte lluvia, fue capaz de encontrar un poco más de agua que de costumbre en esta tierra dura. En una piscina pequeña, se arrodilló a su taza de las manos y tomar un trago. Cuando lo hizo, por primera vez en días, ella alcanzó a ver su propio reflejo. Ella miró la imagen reflejada en el agua, con la cara sucia y el cabello.
¿Si hubiera sido sólo hace unos días que había sido "Justine"? ¿Cuando su cabello se había cobrado un aspecto femenino, y ella se había puesto un bonito vestido y las joyas? Parecía una eternidad desde la noche que había sentido como una princesa fuera de un libro de cuentos de hadas, y bailando con el desconocido en el pueblo llamado Grant.
“Grant”
Recordó cómo había aparecido de la nada para salvar a Francie de los vaqueros borrachos, y se preguntó dónde estaba ahora.
Tan pronto como lo había hecho la idea, ella se enfadó consigo misma.
No hubo príncipe hermoso caballo a su rescate.
Su padre había muerto.
Ella estaba sola, por sí misma.
Se podía contar con nadie más que a sí misma.
Las lágrimas borraba su visión, pero los obligó de inmediato. No era el momento de ser débil. Sólo podía pensar en seguir con vida.
Se levantó y se mantuvo en movimiento.
Estaba oscuro cuando Dusty decidió correr el riesgo y subir por una pendiente pronunciada. Ella esperaba detectar cualquier fogatas que se encontraban cerca, por lo que sabría qué tan cerca los bandidos iban a ponerse al día con ella. El pie era peligroso, pero ella lo hizo, y su alivio fue grande cuando descubrió ningún indicio de una fogata de vuelta en la dirección que había venido. Ella decidió comprobar por delante de ella, y fue entonces cuando vio a débil resplandor de una fogata en la distancia.
Un torrente de emociones la asaltaron. Ella se debatía entre la alegría de pensar que podría ser una pandilla de la ciudad, al terror llena de temor a que podría ser otros desconocidos, como fuera de la ley y peligrosa como la banda de Jackson.
Dusty se calmó y tomó su decisión. Ella estaba agotanda y se había estado sintiendo un poco mareado. A pesar de haber encontrado un poco de agua desde principios de la tarde, necesitaba un trago. Sabía que su mejor oportunidad de supervivencia era hacer su camino hasta cerca del campamento y saber que estaba allí. Ella tenía la esperanza de descubrir el campamento atestado de hombres de la ciudad. Ella tenía la esperanza de ver al sheriff y amigos de su padre.
A pesar de que estaba creciendo cada vez más inestable, ella hizo su camino de regreso por la pendiente y se alejó hacia el resplandor de la hoguera a más de un kilómetro de distancia.
Grant estaba contento de que el tiempo había borrado. Él había sido capaz de compensar parte del tiempo que había perdido por andar aún más difícil esa tarde, pero su estado de ánimo se turbó aún mientras comía su comida escasa. Algo le molestaba, y no estaba muy seguro de lo que era. La noche parecía bastante tranquilo. Él había visto ninguna amenaza de peligro en todo, pero tenía una sensación de malestar que lo dejó más alerta que de costumbre. Fue a ver a su caballo por última vez, luego volvió a sentarse junto al fuego, manteniendo su estrecha rifle a su lado.
Dusty se movia silenciosamente a través de la oscuridad. Ella sabía que podría ser un guardia de vigilancia de mantenimiento, por lo que había que tener cuidado. A medida que se acercaba a la luz, buscó un terreno más alto y trató de posición para poder obtener una visión clara del campamento. En el resplandor lejano de la pequeña fogata, se podía ver un solo hombre. Apoyado sobre sus ancho hombros, él estaba sentado de nuevo lejos del fuego y llevaba el sombrero calado hasta bajo, ocultando su cara, así que no podía distinguir sus rasgos.
El espíritu de Dusty se hundió cuando se dio cuenta que no era un pelotón de la ciudad. Temerosa de ser descubierta, empezó a alejarse rápidamente para encontrar un lugar donde esconderse por el resto de la noche. Sus movimientos bruscos la dejó aún más mareada y desorientada. Las pocas fuerzas le había fallado, y ella perdió el conocimiento.
Grant había estado a punto de acostarse cuando oyó el sonido de alguien que se movía entre la maleza. En un movimiento rápido, echó tierra sobre el fuego y agarró el fusil y sacó su arma y se quedó abajo, dando vueltas a cabo lejos de la luz que desvanecía muriendo.
Después de varios minutos de búsqueda, vio lo que parecía ser un hombre inconsciente, tendido boca abajo en la tierra, no muy lejos. Era prudente, y cauteloso Había aprendido por las malas que las cosas no siempre eran lo que parecían.
Grant pensó que estaba listo para cualquier cosa cuando se arrodilló junto al hombre y puso su fusil a un lado.
Con mucho cuidado lo entregó, sólo para descubrir que no era un hombre en absoluto.
“Es Dusty”
No, la Dusty de la forma que la recordaba, pero sin lugar a dudas era la misma chica Y ella estaba viva.
Todo lo que Miss Gertrude le había hablado de las dificultades en su vida fue a través de sus pensamientos mientras miraba su forma inerte. Era obvio que había estado viviendo un infierno estos últimos días.
Grant rápidamente enfundó su arma y la tomó en sus brazos. Podía sentir el calor de su cuerpo cuando él la abrazaba, y se dio cuenta de que estaba ardiendo en fiebre. Después de agarrar el fusil, la llevó de vuelta al campamento y la puso suavemente en su petate. Trató de hacer que se sienta cómoda en su manta. Él construyó el fuego una copia de seguridad para que pudiera ver lo que estaba haciendo, entonces se comprobó si ella había sufrido cualquier daño. Él la encontró herida en la cabeza de inmediato y sabía que la suerte de estar viva. Cuando no encontraron otras lesiones, se sintió aliviado. Se puso a trabajar limpiando la herida y luego empapado su pañuelo para limpiar la cara y el cuello, con la esperanza de su refrescarse y lavar un poco de la suciedad de sus largos días en cautiverio.
Él se encontró preguntándose como ella había logrado escaparse de los forajidos Ella había demostrado ser una mujer asombrosa, como la señorita Gertrude había afirmado. Él levantó su mirada fija para mirar fijamente lejos en la oscuridad, preguntándose si los forajidos podrían venir por ella. Si ellos fueran, esto le daría la oportunidad perfecta de atraparlos, pero él seriamente dudó que los asesinos gastaran su tiempo. Ellos tenían que saber que una tropa de la ciudad estaba en su rastro y que después de la evitación, Dusty se dirigiría atrás hacia Canyon Springs. No, con la cantidad de dinero ellos habían robado, era lógico para ellos seguir montando a caballo. Ellos podrían comprarse toda la compañía femenina que ellos nesecitaran en la siguiente ciudad en la cual ellos decidieron pararse. Ellos no arriesgarían su posibilidad de hacer un escape limpio que corre después de una muchacha.
Momentáneamente convencido de que no había peligro inmediato, Grant se concentró en cuidar a Dusty lo mejor que pudo. Él esperaba que ella era lo suficientemente fuerte para combatir la fiebre que se apoderó de ella. A lo largo de las largas horas de la noche, se quedó cerca de su lado, velando por ella.
—No, papá! ¡No!.
Su grito frenético golpeó a Grant despertandolo en las horas justo antes del alba, rápidamente fue donde Dusty cuando ella se esforzó por sentarse en su delirio..
—Tranquila—.dijo con voz suave mientras él la tomó en sus brazos, con ganas de calmar su terror.
—¡Le dispararon! Lo mataron! —.sollozó en su febril, y sin sentido tormento. Sus ojos mostraba la confusión que sentía . Ella trató de concentrarse, pero el poder de la fiebre la dejó desorientada y perdido por completa. Ella miró al hombre que la sostenia. La sombra oscura de crecimiento de varios días de la barba a lo largo de su mandíbula fuerte, delgado le lanzó una mirada peligrosa, y de repente luchó contra su dominio sobre ella.
—¡Suéltame!.
—Dusty, estás a salvo.
—¿Donde estoy? ¿Quiénes?
—Soy yo Grant. Nadie va a hacerte daño —.le aseguró.
—Grant—.Dusty se quedó inmóvil ante sus palabras. Ella creía que era sólo estaba soñando con su héroe que venia a salvarla. Ella estaba segura de que cualquier momento iba a despertar y encontrarse a sí misma un cautivo de la banda de Jackson de nuevo. Ella cerró los ojos contra la miseria del pensamiento.
—Dusty, vas a estar bien. Te tengo ahora.
El delirio de la fiebre la abrumó, y ella se desvaneció otra vez en la inconsciencia.
Grant se puso a trabajar una vez más, tratando de calmarla, esperando que la fiebre aliviaría pronto.
Pero no fue asi.
En el Amanecer Grant que se encontraba todavía vigilante al lado de Dusty. Mientras observaba la salida del sol, él sabía lo afortunado que había sido la llegada a su campamento. La idea de lo que podría haber sucedido a ella si había perdido la conciencia sola en el desierto le preocupaba. Por suerte, había estado en el lugar correcto en el momento justo la noche anterior. Estaba agradecido de que él había estado allí para ayudarla, pero sabía que estaba perdiendo un tiempo valioso en la búsqueda de la banda. No había ciudades muy cerca, así que él a la cuidaría hasta que ella estuviera lo suficientemente fuerte como para montar con él, y la llevaría a la población más cercana y dejarla allí, donde sabía que ella estaría a salvo, mientras continuaba la búsqueda de Jackson y sus hombres.
Era tarde en el día en que, Dusty comenzó a moverse. Ella abrió los ojos para encontrar el sol bajo en el cielo del oeste. Sus pensamientos eran confusos, y ella frunció el ceño mientras trataba de averiguar qué había pasado con ella. Lo último que recordaba era ver a una fogata en la distancia y la esperanza de que era el campamento. Ella se movió ligeramente, con ganas de sentarse, y se dio cuenta que estaba acostado en una manta. Sorprendida, ella se levantó sobre un codo y lucho contra una oleada de mareo mientras miraba alrededor. Era obvio que los bandidos no la había alcanzado con ella por que no estaba restringido de ninguna manera, pero no parecía haber nadie alrededor. Ella estaba sola. Desconcertada, se las arregló para sentarse mientras trataba de enfrentarse a todo lo que había sucedido
Fue entonces cuando oyó la voz familiar detrás de ella.
—Así que finalmente se ha despertdado.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Contenido patrocinado




MensajeTema: Re: Implacable Bobbi Smith    

Volver arriba Ir abajo
 
Implacable Bobbi Smith
Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba 
Página 1 de 1.
 Temas similares
-
» El "negociador implacable" no consigue fichar a Neymar y/o Agüero
» LA REINA..IMPLACABLE COMO SIEMPRE....
» BANDAS SONORAS (Score / Instrumental)
» 09/11/2014: cercedilla-fuenfria-cospes-smith-whisler-cerced

Permisos de este foro:No puedes responder a temas en este foro.
Club de Vaqueras apasionadas :: Libros Romanticos :: Lectura Online-
Cambiar a: